21.8 C
Zacatecas
sábado, 13 agosto, 2022
spot_img

La economía, el empleo y la inflación, de mal en peor

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ARTURO HUERTA GONZÁLEZ •

Para alcanzar Banxico el objetivo de reducir la inflación ha incrementado la tasa de interés para contraer la actividad económica e incrementar el desempleo para reducir consumo y las presiones de demanda sobre precios. Los aumentos de la tasa de interés están dando resultados con relación a la desaceleración de la actividad económica, aumento del desempleo y caída del consumo, pero no respecto a su objetivo de reducir la inflación.
El Indicador Oportuno de la Actividad Económica del INEGI reportó que en mayo de 2022 muestra solo un crecimiento de 1.03% respecto a mayo de 2021, por lo que se manifiesta la tendencia decreciente de la actividad económica. Asimismo, el INEGI reportó que el mercado laboral perdió 518,079 empleos en el mes de mayo, de los cuales más de 315,000 fueron despedidos por el gobierno, como consecuencia de que la política fiscal se suma al objetivo de Banxico de bajar la inflación a través de reducir el gasto público, para así contribuir a la contracción económica y aumentar el desempleo, para bajar el consumo y las presiones de demanda sobre precios. La tasa de desocupación en mayo fue de 3.4%, un aumento de 0.3 puntos porcentuales, respecto de lo observado en abril. El mayor desempleo reduce el ingreso de estos y sus familias y su poder de compra, pero a pesar de que reduce el consumo y la demanda, las presiones inflacionarias siguen y de ahí que al 15 de junio la inflación anualizada pasó a ser 7.88%, lo que evidencia que la inflación no es porque haya aumentado el consumo (demanda), sino de problemas de producción, de que no hay productos suficientes para satisfacer la escasa demanda, lo que se traduce en alza de precios y en mayores importaciones, las cuales ahora son caras.
Banxico, al tratar de bajar la inflación a través del alza de la tasa de interés, beneficia a la banca a costa de atentar sobre el crecimiento económico y afectar a los que están quedando desempleados y los que tienen deudas que les disminuye su capacidad de gasto, debido a que transferirán mayores recursos a la banca y muchos perderán sus hipotecas y casas por incapacidad de pago. Las menores perspectivas de crecimiento que se están configurando, están impactando sobre la Bolsa Mexicana de Valores, la cual registra una pérdida de 15.94% en el segundo trimestre del presente año. Al caer el valor de las acciones se reduce el ingreso de sus tenedores por lo que se complica el pago del servicio de la deuda de las empresas y familias, lo que afectará al sector bancario.
La banca gana en un inicio con el alza de la tasa de interés, pero al contraer ésta la actividad económica y disminuir el ingreso de empresas e individuos y al reducirse el precio de las acciones, aumentará la deuda impagable y desestabilizará al sistema bancario.
Para Banxico es fundamental la estabilidad de precios para supuestamente no afectar al que menos tiene y para retomar el crecimiento económico, de ahí que dicen, al igual que Agustín Carstens que los costos de corto plazo de desempleo y caída de la actividad económica, se compensará con el crecimiento de largo plazo. Hay que señalar que una cosa es conseguir la estabilidad de precios aumentando la oferta, es decir, en condiciones de crecimiento de la producción y productividad y otra es tratar de bajar la inflación aumentando la tasa de interés para contraer la actividad económica, aumentar el desempleo y disminuir consumo. Ésta ha sido la práctica seguida por la mayoría de los bancos centrales. En el caso de Banxico, su política de altas tasas de interés ha reducido el crecimiento potencial y la generación de empleo, lo que ha mantenido bajos salarios e incrementado la desigualdad del ingreso a favor del sector bancario-financiero. El costo de corto plazo de bajar la inflación con alza de la tasa de interés ha llevado a que dicho costo se prolongue en el largo plazo y de ahí la tendencia decreciente de la actividad económica, el crecimiento de la economía informal. La pobreza se ha incrementado con tal forma de tratar de bajar la inflación, pues ha aumentado el desempleo, lo que mantiene bajos salarios. La economía ha venido reduciendo su crecimiento potencial, su capacidad de generar riqueza, empleo y de ahí los bajos salarios y el deterioro del nivel de vida de la población. Al no haber perspectivas de crecimiento y de pago de la deuda, disminuirá la entrada de capitales, a pesar de la mayor tasa de interés, lo que desestabilizará al tipo de cambio y a la economía.
La política de alzas de la tasa de interés de Banxico es irresponsable, considerando que la actividad económica del país se encuentra en los niveles del 2016, y se contraerá más el potencial de la capacidad productiva y de mano de obra para encarar los problemas de escasez de productos estratégicos y de alimentos que están aumentando las presiones inflacionarias. Dicha política nos conduce a la recesión con inflación, que tendrá severos costos económicos, políticos, sociales y de más desempleo, pobreza y delincuencia, donde los responsables de ello son los funcionarios de Banxico y de Hacienda.
Banxico debe estabilizar los precios en condiciones de crecimiento económico y generación de empleos y no a costa de sacrificar crecimiento y empleo. Los tomadores de decisiones son incapaces de compatibilizar tales objetivos y de ahí que no consiguen ni lo uno ni lo otro, atentando así sobre los propósitos nacionales.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias