14.2 C
Zacatecas
domingo, 26 junio, 2022
spot_img

“Travieso” Arce y “Terrible” Morales protagonizan pelea de exhibición en Zacatecas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALEJANDRO ORTEGA NERI •

La amenaza que un día significó su nombre quedó en un pasado lleno de gloria. Jorge “Travieso” Arce, pentacampeón mundial tiempo atrás, llevaba en la rapidez de la lengua y los brazos los triunfos asegurados. Por su parte, Erick “Terrible” Morales, tenía en el mote el poder para derrotar a la primera. El primero de los Mochis, Sinaloa; el segundo de Tijuana, Baja California, dos norteños que demostraron que el territorio forja el coraje para abrirse paso en la vida entre jabs y rectos.

- Publicidad -

La pelea de exhibición pactada por ambos ex pugilistas y que regalaron la noche del viernes a los zacatecanos en el Gimnasio Marcelino González, fue solamente para dejar constancia que lo bien aprendido jamás se olvida, y que los reflejos, una de las principales preocupaciones del día a día del boxeador, siguen ahí, aunque ahora sea nada más para convivir.

Los seis rounds en los que se enfrentaron “Travieso” y “Terrible” se fueron rápido como el primer trago a una cerveza. Iniciaron calmo, casi haciendo sombra, con los golpes medidos y pensados como si movieran piezas de ajedrez, la experiencia a cuestas se notaba, pero esta vez sin ganas de hacerse daño. Incluso, hasta con careta subieron al encordado, como si un golpe más en el rostro cincelado a puñetazos fuera a ser la diferencia.

“Travieso” Arce, en su más puro estilo, buscó más con insistencia, retando incluso a Morales a que soltara los brazos enguantados en color amarillo, pero éste, tranquilo, parecía más un tío que juega a hacerse el boxeador contra el sobrino, cubriéndose siempre con el hombre, fintando de vez en cuando un uppercut para luego dar pacitos cortos hacia atrás, cuando el más bajo de los dos atacaba.

El abucheo, los gritos del público un tanto desencantado y el despojo de las caretas avivaron un poco la pelea, pero el tiempo era corto y el cansancio de tantos años es largo y los puñetazos apenas subieron de intensidad, aun así, el público que esperó expectante la aparición de estas dos leyendas del boxeo mexicano se deshizo en aplausos al último campanazo y hasta los diputados locales, que si de algo saben es de espectáculos decepcionantes, pareció que se les olvidó el encono y disfrutaron la pelea.

La noche de leyendas estaba consumada, no hubo perdedores sino sólo ganadores. Ambos ex boxeadores levantaron triunfales sus brazos y la noche siguió, pues cerraría la función la pelea por el campeonato de la Fecombox en peso pluma, que enfrentó a Edwuin “Pupo” Palomares contra Edgar Alor, que a diferencia del encuentro estelar, este enfrentamiento sí hizo gala del vigor de la juventud y de la sacudida de los cuerpos que se fueron amoldando a tanto golpe. Al final “Pupo” Palomares se quedó con el triunfo y el cinturón brilló sobre su cintura para coronar finalmente una noche pugilística que además contó con otras siete peleas antes.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias