8.6 C
Zacatecas
miércoles, 1 febrero, 2023
spot_img

No se fue, se la llevaron!!!

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

Autor: José Guadalupe Rodríguez Sandoval
Residencia: Zacatecas, Zacatecas, México

- Publicidad -

Una muerte muy sonada
fue la de Chole Luévano.
Se la cargó la Huesuda,
se la llevó de la mano.

Fue una tarde de verano,
Chole se regocijaba.
Ella era la elegida,
ya su triunfo festejaba.

No contaba la «alcaldesa»
con aquella negra estrategia
de tumbarla de su puesto
en un acto que a los tranzas privilegia.

Ay, Soledad Luévano,
no aguantaste tal afrenta,
te moriste del coraje
de una forma cruel y lenta.

Los morenos se enlutaron,
el Oso llora su pena,
David aún no lo concibe,
AMLO este acto condena.

Carlitos Peña se retuerce
de la risa en su curul;
pudo tumbar a la Chole,
que ya lo tenía «hasta el full».

Se habla de mano negra,
todo es muy sospechoso.
¿Quiénes mataron a Chole?
Es algo muy misterioso.

Se convocó a extraordinarias.
El hueso ya saborean
Judit y Lupita Medina,
y hoy por hoy ya «campañean».

El gober quiso jugarle
al pueblo el dedo en la boca,
propuso «planilla única»,
todos pensaron ¡qué poca!

Mejor se fue sigiloso
a atender en su despacho;
que no se meta en honduras,
lo que hicieron fue muy gacho.

En la capital se respira
aire de indignación
por la muerte de la Chole,
que hoy descansa en el panteón.

¡Ay, hermoso Zacatecas!,
versa un hermoso corrido,
el voto han traicionado,
el pueblo está muy dolido.

La Chole ha fallecido;
no murió, la asesinaron.
Con sus triquiñuelas chuecas
al panteón ya la mandaron.

Su epitafio lo escribió
Monreal, el diablo mayor:
“Aquí yace la alcaldesa
que un día fue, pero ya no».

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img