11.8 C
Zacatecas
martes, 27 septiembre, 2022
spot_img

Tercer Concurso de Calaveras Literarias

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Admin •

LA CALACA TRISTE

La Muerte seria cavilaba,
entre tanto y tanto ajetreo,
en sí sólo renunciaba
o si se unía al jaleo.

- Publicidad -

Pensé, decía, en emigrar
a un lugar más pacífico,
no le hallo chiste en llevar
hasta la mamá del perico.

Apenas voy por un encomiendo
cuando, en la obscura vereda,
me encuentro ya muriendo
a cuanto cristiano se enreda.

Ya me canse de este México,
dice la catrina llorando,
ya hasta por un mal léxico,
se la andan a uno madreando.

Montón de criminales
me están tumbando el jale;
ya ni huesitos me dejan
para llevar en costales.

Los queman o los cocinan,
no queda ni rastro apenas;
entre sus restos combinan
sus vidas y tristes penas.

Estas nuestras tradiciones
sufren un triste buyo,
en estas fechas los sones
eran nuestro gran orgullo.

Ahora en el extranjero
critican nuestro negro humor,
piensan que somos hierro
con gusto del propio dolor.

Pidan ya por sus hijos,
y luchen por su honor,
que sea de fama canijos
su gran dignidad y amor.

Así cavilaba aquella,
entre montes y ciudades,
cuando encontró la huella
de otros 43 cadáveres.
Autora: Sonia Díaz Tía
Sacramento, California, E.U.

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias