19.2 C
Zacatecas
lunes, 15 julio, 2024
spot_img

Presentaron obra de René Avilés en la 13 Feria Nacional de Libro

Más Leídas

- Publicidad -

Por: REDACCIÓN •

El Evangelio según René Avilés Fabila (Universidad Autónoma Metropolitana, 2013), podría ser, en opinión del autor, un libro conmemorativo de sus 50 años como escritor. En él se reflejan las lecturas tempranas que su abuelo le compartiera sobre el más universal de los libros, la Biblia, y la propia facilidad que él mismo encontró casi desde sus inicios en la literatura, a la edad de 17 años, en reescribir estos relatos que en su versión se caracterizan por la desacralización, irreverencia y humor. También confiesa de ellos su intención de salvar “asesinos, traidores y rufianes en general” y despojar de “vestiduras inmaculadas a una larga hilera de personajes epopéyicos”.

- Publicidad -

Los cuentos se fueron acumulando a lo largo de los años hasta que surgió la idea de conjuntarlos en un volumen que ya suma una segunda edición. La presentación del mismo realizada en el contexto de la 13 Feria Nacional del Libro Zacatecas fue realizada mediante la Epístola del apóstol Simitrio a los demonios ocultos de cada zacatecano.

En lectura de su autor, el también periodista y escritor Simitrio Quezada, se dio seguimiento a la herejía cómica y la hermenéutica sarcástica para calificar a la obra de Avilés Fabila como una medioparodia y sobrecrítica de la Biblia y traer a colación lo que hiciera de misma forma con Juan José Arreola, mentor de René Avilés, y su programa televisivo Vida y voz, el cómico Alejandro Suárez en La Palabra Canta, sección cómica de aquél programa La Carabina de Ambrosio.

Para la reedición de los cuentos de Avilés Fabila contenidos en su Evangelio, comentó su autor, fue necesario releer la Biblia en la mejor traducción que pudo encontrar al español y agregar los evangelios apócrifos, que celebra por sus versiones mayormente conmovedoras de las santas escrituras.

Los textos fueron escritos dijo, sin “el ánimo de ofender a nadie”, cosa que no ha ocurrido pues ya en una presentación radiofónica en la que por cierto le acompañaron un escritor y un especialista en religiones, ambos católicos, hubo comentados airados del público, al que sin embargo, invita mejor a conocer el libro antes de opinar.
En España agregó, lo acusaron de “ateo ingenuo” por su recreación literaria de las historias bíblicas, nada hay de eso comentó, sino una lectura detenida de un libro que “rezuma sangre, violencia, asesinato y mucho sexo”, esto último señaló, está bien.

La historia que escribió más emocionado fue la que reivindica a Judas Iscariote y que intitula Judas Super Star. Aquí reconoce que “si él no interviene y no traiciona, se vende y vende al maestro, no pasa nada, no hay Pasión. Y al no existir Pasión ni martirio sería, (la católica), una religión muy débil”.

Pero su recuento por las historias bíblicas incluye las peripecias de Noé y su familia conviviendo 40 días con un par de cada una de las especies animales, Sansón cargando las puertas de Gaza, del que recupera sus contradicciones, un juez y a la par un conquistador infatigable, “que les gusta mucho a las mujeres”. No se escapan María Magdalena, quien siempre le gustó mucho, acotó, pero también aborda el idioma de Dios o confiesa “que en algún momento quieres matar a un hermano tuyo…yo he querido matar a mi hermana sobre todo cuando heredó todo”, dijo para añadir a la lista de referentes, a Caín.

En el camino de la publicación del Evangelio, según René Avilés Fabila el Vaticano suprimió el limbo, como ya había escrito un cuento sobre él, comentó, decidió dejarlo esperando que no decidieran desaparecer el infierno porque “a Luzbel, a este miserable del diablo le doy un papel  importante. No nos olvidemos que fue un ser muy cercano a Dios y le tocó jugar el papel del villano”.

Le hubiera gustado, agregó, al no saber que más decir de su libro “que lo leyeran sus abuelitos para que vean que sí entendí y aprendí la lección”. Sin embargo añadió sobre esta obra, trayendo a la memoria otra vez a Juan José Arreola, que el autor del Confabulario le comentó en algún momento que sería recordado por cuatro o cinco cuentos, entre ellos el Guardagujas, a lo que Avilés contestó, “no Juan José, tu literatura es sin duda una de las mayores del castellano, te quedarás todo completo”.

“Yo me pondría humildísimo como Arreola mi maestro” agregó el autor de El gran solitario de Palacio para referir que “quizás estén aquí algunas de las páginas que mejor he podido escribir, en cuanto estilo, en cuanto a prosa y en el intento de mezclar el español que usamos los mexicanos hoy en día con el lenguaje bíblico”.

En esta presentación René Avilés recordó sus vínculos con Zacatecas iniciados en los años 60 del siglo pasado mediante una invitación que le hiciera para presentar su primer libro en esta ciudad el poeta José de Jesús Sampedro, y su amistad con el también poeta Roberto Cabral del Hoyo, figura de la que celebró la reciente reedición por el Instituto Zacatecano de Cultura de su libro Casa Sosegada.

Avilés Fabila recibió un reconocimiento por sus 50 años como escritor que le fue entregada en este contexto por Gustavo Salinas Iñiguez, director del IZC.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -