20.8 C
Zacatecas
sábado, 24 septiembre, 2022
spot_img

Zacatecas se embriaga bien

Más Leídas

- Publicidad -

Por: LUCÍA MEDINA SUÁREZ DEL REAL •

Bien les decía Alejandro Martí, “si no pueden, renuncien”, y eso parece estar haciendo cada nivel de gobierno con sus obligaciones: renunciando a ellas. Eso sí, sin dejar de cobrar por hacerlas.

- Publicidad -

Lo hemos visto con la educación, con el sistema de salud, las pensiones de los trabajadores, y amenazan con hacerlo hasta con el agua y el servicio de limpia.

La ineptitud confesa y la corrupción evidente de nuestras autoridades les hace entregar todas sus responsabilidades a la iniciativa privada.

Pretextos sobran, pero el más habitual es la falta de recursos. Nunca hay dinero suficiente para centros de rehabilitación, escuelas, hospitales, etcétera, por ello hay que esperar que particulares hagan lo que la ciudadanía requiere y cobren por ello. Aunque siempre hay guardaditos para espectáculos y conciertos.

En el colmo de la claudicación a sus obligaciones, se informó el pasado jueves que el Grupo Modelo, sin especificar a cambio de qué, remodelará con sus propios recursos el Mercado González Ortega.

En un gesto de penosa indignidad, el anuncio fue hecho por la empresa cervecera mientras las autoridades gubernamentales esperaban en sumiso silencio a que el directivo informara y respondiera algunas preguntas de los medios de comunicación, hasta que el alcalde intervino para decir que apenas estudiarían la figura jurídica que permitiría que el proyecto se concretara.

Ante el previsible descontento, las autoridades insistieron que la situación era “ganar-ganar”, sin embargo, que quien informe de ese trato sea la propia compañía, y que se haga además sin haber lanzado antes alguna convocatoria que permitiera a otros empresarios interesados hacer alguna propuesta, hace pensar que cuando menos el interés inicial de este proyecto vino desde la cervecera.

Si la autoridad del presidente municipal fue disminuida, la del cabildo fue aniquilada, pues apenas ese mismo día por la noche, una vez que ya estaba el anuncio hecho, casi por concluir la sesión de cabildo y fuera del orden del día, el alcalde habló al cuerpo edilicio de ese proyecto, esperando que ya tuvieran conocimiento debido a lo que habían publicado los medios de comunicación, y manifestó que en unos días les presentaría la propuesta integral de rehabilitación, asegurando que no se haría nada que el cabildo no avalara.

Comparto la percepción de que al mercado le hace falta una renovación que vaya más allá de las intervenciones que han hecho recientemente como la rehabilitación de los baños. Podría tener más vida y ser un centro de concurrencia de visitantes y zacatecanos, pero me resulta peligroso, por decir lo menos, que el Grupo Modelo sea quien se encargue de eso.

Y es que esta no es la primera vez que el gobierno muestra un especial favoritismo por esta empresa, pues como bien se sabe, invirtió cien millones de pesos en la creación de un gasoducto que prácticamente sólo los beneficiaba a ellos, y que poco a poco, y casi forzadamente ha empezado a dar servicio a otras empresas.

Aunado a ello, está en el imaginario colectivo el poco apoyo que han recibido los empleados de la empresa que denuncian violaciones a su contrato, despidos injustificados y otras arbitrariedades, y el abuso de los mantos acuíferos de la planta que se vanagloria de producir 40 por ciento de la cerveza que se consume en el mundo.

El trato que recibe el Grupo Modelo es a todas luces desigual. Los artesanos se quejan de los obstáculos que les ponen para la venta de sus productos en el portal de Rosales, y a la asociación de libreros le regatean la posibilidad de instalar una feria de libro, mientras las principales plazas de la ciudad se convirtieron en cantinas bajo el elegante nombre de Zacatecas Fest, con la anuencia del Poder Ejecutivo, cuyo titular inauguró y clausuró dicho festival, diciendo que ojalá algún día sea tan importante como uno similar que tiene lugar en Múnich, Alemania.

En la misma semana que Grupo Modelo ponía la cereza al pastel de trato preferencial que recibe, los legisladores opositores reclamaban en la glosa al quinto Informe de Gobierno el descuido a mezcaleros y agaveros de la entidad, e incluso cuestionaron qué programa de apoyo había para el productor que según los cálculos más modestos tiene 50 mil litros de mezcal sin comercializar.

Más allá de compadrazgos en las élites, llama la atención la hipocresía moral de esta sociedad en la que los productores de alcohol comen con los gobernantes y son un ejemplo empresarial, mientras los padres de una niña que padece 300 convulsiones al día tiene que entablar juicios y hacer trámites burocráticos enormes para recibir el único medicamento que de acuerdo a los médicos es capaz de tranquilizarla, pero que sin embargo está prohibido por derivar de la marihuana. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias