15.3 C
Zacatecas
jueves, 26 mayo, 2022
spot_img

Reformar al Instituto Nacional Electoral y al Tribunal

Comentarios Libres

Más Leídas

- Publicidad -

Por: SOCORRO MARTÍNEZ ORTIZ •

El presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que pasando el 10 de abril próximo, después de la consulta con motivo de la revocación del mandato, enviará a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, una iniciativa de reforma constitucional en materia electoral para garantizar la democracia en México. Entre los objetivos, se encuentra particularmente la renovación de los integrantes de los órganos y las autoridades en esta materia, es decir de los consejeros y de los magistrados.

- Publicidad -

Más allá de los enfrentamientos que han caracterizado al Jefe del Ejecutivo con el organismo encargado de organizar y vigilar los comicios, sobre todo con su titular Lorenzo Córdova y el consejero Ciro Murayama, es necesario destacar que las normas jurídicas son vigentes en tanto cambian las condiciones que permitieron su creación. Actualmente son muy distintas y se hace necesario adecuarlas a la nueva realidad.

Sin embargo, la iniciativa de reforma tal y como lo adelanta el Ejecutivo merece serios cuestionamientos, ya que, acostumbrado a resolver todo tipo de situaciones inclusive las muy graves, mediante “sus consultas al pueblo pobre y bueno”, podría lograrse que en lugar de una verdadera reforma, tanto el INE como el TEPJF, llegaran a una situación nada mejor que la actual.

     Ha mencionado en Palacio Nacional: “que los tres Poderes de la Unión, presentarán a ciudadanos independientes, de inobjetable honestidad: cada Poder propondrá a 20 ciudadanos, 60 para el caso de los consejeros y algo parecido en el caso de los magistrados, y ocurrirá en votación abierta, buscando que sean mitad hombres y mitad mujeres. El pueblo va a elegir de forma directa, se acabó o espero que se acabe, lo de los acuerdos cupulares, contrario al interés del pueblo”.

     Quiero destacar los siguientes puntos que me parecen cuestionables:

1.- Acostumbrado también a descalificar a los académicos e intelectuales, ¿cuál será entonces el perfil idóneo que habrá de exigirse a los candidatos para ocupar esos cargos? Tanto en el INE como en el TEPJF, se requiere de conocimientos en la materia, inclusive, para ocupar el cargo de magistrado, estrictamente se exige ser licenciado en derecho, con título profesional. Mientras no se definan los perfiles, tendremos órganos y autoridades integradas por personas que gozarán de popularidad, pero en algunos casos no reúnen los conocimientos exigibles en la materia.

Un líder popular, que carezca de un título de licenciado en derecho, obviamente que, aunque cuente con enorme popularidad jamás podrá ocupar el cargo de magistrado por ejemplo.

2.- Si en verdad se pretende que esos cargos los ocupen personas honestas, imparciales y más atributos, se debe permitir que participen los mejores ciudadanos y ciudadanas, pues de lo contrario, encontraremos en ellos a personas muy cuestionadas y cuestionables. Decimos esto porque, en algunos casos tenemos funcionarios y servidores públicos cuya conducta se encuentra en tela de duda frente a la sociedad, pero que cuentan con el respaldo y el aval del presidente en turno. Eso es lo que estamos viendo en este sexenio, que ocupan cargos de muy alto nivel, personajes que han sido cuestionados: Alejandro Gertz Manero; Rafael Ojeda, Crescencio Sandoval por citar un ejemplo. Pero en fin.

3.- Reducir el costo de los procesos electorales. En nuestro país, los comicios son excesivamente costosos, se requiere una disminución de lo que se destina a las candidaturas, campañas y jornada electoral.

4.- Dentro de los recursos, sería interesante que las prerrogativas destinadas anualmente a los partidos políticos haya o no elecciones, se reduzcan. Que se tome en cuenta que la distribución que se realiza, es en proporción al resultado obtenido.  Por ejemplo, existen partidos que sólo buscan mantener registro para recibir los recursos que por ley, les corresponda.

5.- De proceder la iniciativa de reforma en los términos que ha planteado el Presidente, se corre el riesgo de que en un afán por “acomodar a su gente”, los líderes de los partidos políticos, “hagan campaña”, con el objeto de que obtenga el cargo el que sea más popular y sea simpatizante de esa organización.

6.-Realmente es necesaria una reforma electoral seria, pero para llevarla a cabo se requieren opiniones y debates de ciudadanos, académicos, intelectuales, profesionistas. Los problemas de México son muchos. Uno es precisamente el electoral, no se puede dejar a que lo resuelva una sola persona, todos los ciudadanos y las ciudadanas, también tienen derecho a opinar sobre el tema.

Mientras no se analice bien la iniciativa que habrá de presentar el Ejecutivo, será muy difícil que realmente se llevara a cabo una auténtica reforma. Aunque ciertamente, nunca habremos de tener una definitiva, es posible perfeccionarla. Debemos mencionar que se adelanta la propuesta de eliminar las diputaciones y senadurías plurinominales, lo cual sería benéfico al igual que la propuesta para federalizar las votaciones con objeto de evitar duplicidades en los organismos estatales.

Una reforma que tenga como objetivo primordial la renovación de los integrantes del INE y el TEPJF, no ayudará para garantizar la democracia en México. Se requiere de una que trascienda al sexenio y no sólo favorezca al gobierno actual.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias