El que empresas no repartan utilidades produce un daño “enorme”: abogado laborista

El que empresas no repartan utilidades produce un daño “enorme”: abogado laborista
Gustavo Castillo Vera, abogado laboralista ■ FOTO: ALEJANDRO ORTEGA NERI

■ No sólo es una lesión a la clase trabajadora, tampoco hay un beneficio para el Estado

■ Considera que si las compañías otorgaran debidamente este beneficio, “2 mil millones de pesos podrían circular en Zacatecas de manera extraordinaria, pero no hay nada”

 

El que las empresas no repartan utilidades produce un daño “enorme”, considera el abogado laboralista, Gustavo Castillo Vera, porque no sólo es una lesión a la clase trabajadora, sino porque tampoco hay un beneficio para el Estado. “Si todas las empresas que generan utilidades las pagaran debidamente, yo creo que estamos hablando de más de 2 mil millones de pesos que podrían circular en Zacatecas de manera extraordinaria, pero no hay nada”.

Para Castillo Vera, quien es uno de los abogados laboralistas más reconocidos en la entidad, la forma en que circula la riqueza es a través del salario, por lo que cuando un trabajador deja de tener este complemento, las utilidades, el capital también deja de circular en la sociedad y por lo tanto hay menos consumo, hay menos IVA y no hay ISR. Por eso, también considera importante el especialista, que las empresas deben tener su domicilio fiscal en Zacatecas, ya que los beneficiados son otros estados y en la entidad no se queda nada de esas ganancias.

Este aspecto que lesiona al obrero, el no reparto de utilidades, se debe, a decir del abogado, al llamado outsourcing, un término que surgió en la década de los 80 para describir la creciente tendencia de grandes compañías que estaban contratando a proveedores para que manejaran sus sistemas de información. En palabras de Castillo Vera, es tener una empresa dentro de la empresa que se encargará de suministrar personal, la nómina, el Seguro Social y el Infonavit de los trabajadores, y que al tener este poder, deja a la empresa beneficiaria sin obreros a quien darle utilidades, cayendo en lo que se considera una evasión fiscal.

Así pues es el llamado outsourcing o subcontratación en español, quien se ha encargado de desaparecer las utilidades en las empresas, porque al ser un intermediario, no genera utilidades, pues ellos mismos las consumen, mientras que la empresa verdadera sí las genera pero no las reporta a los trabajadores quedándose con la totalidad de ese 10 por ciento que les correspondería, de acuerdo con el abogado.

Ante la denuncia que publicara La Jornada Zacatecas en días recientes de un ex trabajador de Yusa Autoparts en su fábrica del municipio de Guadalupe, en la que argüía que no se le habían entregado sus utilidades, sino que a los trabajadores se les estaban otorgando bonos, el laboralista explicó que esto consiste en un nuevo mecanismo de las empresas que han sustituido el reparto de utilidades por bonos de productividad que llegan mediante pactos, sin embargo éstos no son fijos.

Además si la empresa que subcontrata mantiene salarios bajos, explicó Castillo Vera, no está generando utilidades porque tampoco es productora de nada, sino más bien administradora de la nómina solamente, de ahí pues que se reporte en ceros, siendo la beneficiaria del servicio la verdadera dueña, la empresa matriz que se queda con toda la utilidad, pero, advirtió, al no darle su dinero a los trabajadores están incurriendo en una evasión de carácter laboral y también fiscal , ya que no están pagando Impuesto Sobre la Renta, lo que hace de esto un problema grave.

Castillo Vera adelantó que tanto el Servicio de Administración Tributaria (SAT) así como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se están poniendo de acuerdo para que ese tipo de simulaciones ya no se den, porque el outsourcing mantiene salarios bajos y por ende también la seguridad social y el Infonavit son más baratos.

Tal situación, a decir del abogado laboralista afecta mucho a los trabajadores mexicanos y zacatecanos que están desprotegidos porque ni siquiera saben en ocasiones a cuál sindicato pertenecen, cómo se llama éste y quiénes son sus líderes, hasta que hay una huelga y saben que existe un contrato colectivo. Sin embargo, dijo, los obreros desconocen la realidad de sus utilidades porque no tienen acceso a la copia de la declaración de impuestos y por ende se les contenta con un bono de productividad.

El trabajador ha tenido que luchar también contra el sindicalismo tradicional, opinó el abogado, pues incluso hay contratos colectivos de protección patronal más que de protección obrera, sin embargo aseguró que esto acabará dentro de poco porque ahora se habla del concepto de “representación”, que consiste en que los trabajadores sindicalizados o no, pero siendo de base, elegirán quién los va a representar para las negociaciones colectivas futuras, que pueden seguir siendo los mismos líderes sindicales más ahora legitimados por la asamblea.

Luego de la denuncia que el ex trabajador de Yusa Autoparts hiciera con respecto al papel parcial de las dependencias, que supuestamente defienden al trabajador, pero que no es así, Castillo Vera detalló que para el caso concreto de las utilidades si el patrón no exhibe primeramente ante el inspector su personalidad jurídica, la declaración del Impuesto Sobre la Renta, el acta donde expuso al sindicato de los trabajadores el ISR, la integración de la comisión mixta del reparto de utilidades, la elaboración de un proyecto de reparto de utilidades y la exhibición de este proyecto en un lugar visible del establecimiento o la empresa y el nombre de los trabajadores y la cantidad que les corresponde, se le pueden fijar multas de hasta 300 veces las unidades de medición.

Sin embargo, lamentó, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) sólo puede llegar a eso, a la multa, ya que no pueden exigirle al patrón que pague las utilidades, por lo que corresponde al trabajador en lo individual, sabiendo a cuánto ascienden sus utilidades, acudir a la Junta de Conciliación y Arbitraje a demandar el pago correspondiente.

Los trabajadores, explicó, pueden emplazar a huelga, teniendo sindicato o no, exigiéndole al patrón la exhibición de la copia del ISR así como las nóminas del año anterior, las listas de asistencia y la integración de la comisión mixta, un mecanismo que no utilizan los obreros porque lo ignoran.

Ante tal panorama, y luego de la que la reforma constitucional de la Ley Federal del Trabajo no aborda el tema del reparto de utilidades, Gustavo Castillo Vera consideró que será necesario ver cómo hacer efectivo el derecho de reparto de utilidades que se establece en el propio Artículo 123 de la Constitución Mexicana, que se puede lograr mediante una reforma laboral en la que se permita que a través de la STPS se les imponga a las empresas el pago real de la utilidad, ya que lo que hacen es un “robo” al trabajador, a quien debería permitírsele también, a decir del laboralista, las denuncias ante el MP por evasión para lograr después la reparación del daño que sería el pago efectivo de esas utilidades.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70