“En Zacatecas la gente me ha tratado bien, como mexicana, como buena amiga”: Risper Biyaki

“En Zacatecas la gente me ha tratado bien, como mexicana, como buena amiga”: Risper Biyaki
La atleta Risper Biyaki Gesawa ■ foto: miguel ángel núñez

■ Dice que se parece a su lugar de nacimiento (Kisumu, Kenia) por el clima y la comida

■ Llegó al estado en agosto del 2011; encontró las condiciones idóneas para desarrollar el deporte que le ha dado glorias, el atletismo

■ Vive desde hace 8 años en el municipio de Guadalupe y ahora se ha convertido en una atleta mexicana reconocida mundialmente; hizo historia en los Panamericanos de Lima

■ Advierte que ha sido víctima del racismo; en otros estados no la quieren inscribir en competencias de mexicanos y la orillan a participar en la categoría libre

 

Seguramente la niña de 9 años que comenzó a correr en las pistas de Kisumu, en Kenia, jamás imaginó que el deporte al que decidió dedicarle la vida la llevaría al podio representando a otro país, a otra bandera.

Risper Biyaki Gesawa ha hecho historia este 2019 en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, no solamente por pertenecer a una delegación triunfadora, sino también por haber ganado una medalla de plata a unos meses de haberse convertido en mexicana, en zacatecana.

Risper llegó a Zacatecas en el octavo mes del 2011. Encontró aquí las condiciones idóneas para desarrollar el deporte que le ha dado glorias, el atletismo, pero también porque asegura, se parece a su lugar de nacimiento por el clima y la comida. Vive desde hace 8 años en el municipio de Guadalupe y ahora se ha convertido en una atleta mexicana reconocida mundialmente.

Las competencias internacionales se convirtieron para Risper en el puente para conocer el mundo. Venía todos los años a competir a México, dice, hasta que decidió quedarse por 8 meses, antes de regresar a Kenia para estar con su familia. Sin embargo el que sería su nuevo país la llamaba, aunque antes hizo escala en el vecino del norte.

Llegó a Estados Unidos donde participó en varias competencias. Luego volvió a Kenia para entrenar más y mientras eso sucedía, su esposo que actualmente vive en Atlanta, Georgia, le dijo que había otro país con la misma altura y clima de Kenia donde podía entrenar. La zancada de la atleta se encaminaba hacia México.

Aterrizó en Zacatecas para entrenar durante 3 meses, luego supo que ya no se quería ir, pues a pesar de la larga distancia, vio que esta tierra era similar a la suya y en el que además la comida estaba buena. Fue cuando supo que quería vivir en México y luego competir como mexicana.

“México es como mi país. Allá yo nací pero el clima es como México, la comida es como México”, dice Risper con su español aún no tan fluido. Además descubrió que esta tierra era de deportistas, con gusto por las competencias, donde los atletas se preparan bien, por lo que comenzó a pensar en los trámites para nacionalizarse y representarlo. “Porque ya he vivido mucho tiempo, yo no tengo problema en representar a México”.

Risper Biyaki lleva más de una década participando en competencias de alto rendimiento. En 2017 dominó el Medio Maratón de la Ciudad de México y el pasado 2 de junio la atleta se consagró en las pruebas de 5 y 10 mil metros en Chihuahua, triunfo que le valió su pase a Lima, por lo que alistó su nuevo pasaporte, el mexicano, para presentarlo ante el Instituto de Cultura Física y Deporte de Zacatecas (Incufidez) y la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo (FMAA)

Risper menciona que la federación mexicana la ha tratado bien, pues asegura que como compite en todas las carreras nacionales y siempre terminaba entre los primeros tres lugares ya la conocían, pero siempre la vieron como Keniana hasta que presentó su carta de nacionalidad.

Si bien esta tierra es cálida y a lo largo de su historia ha abierto sus brazos para los hermanos extranjeros, por otro lado también es cruel, pues como en todo el orbe, mucha de su gente es dominada por un profundo racismo. El periódico La Jornada publicaba hace unos días que Risper había sido víctima del racismo mexicano, y es que a pesar de que ya es también mexicana, hay quienes no la consideran así por no haber nacido en la tierra de la bandera que colgó de su espalda el pasado 6 de agosto en Lima.

Cuenta que ha tenido muchos problemas cuando compite en otros estados, porque no la quieren inscribir en competencias de mexicanos y la orillan a competir en la categoría libre, como extranjera. En una competencia en Chihuahua, dice, solamente podían acceder al dinero de los premios los mexicanos y ella ganó, pero no la consideraron así a pesar de tener su pasaporte.

En Guadalajara, Jalisco, en la competencia de 21 kilómetros tuvo el mismo problema, y en Matehuala, San Luis Potosí lo volvió a vivir. “Me afecta mucho”, asegura.

En Zacatecas, cuenta la atleta, no ha tenido ese problema. Aquí, dice contenta, la gente la ha tratado bien, como mexicana, como buena amiga. Y las personas platican mucho con ella, además tiene muchos amigos atletas.

“Me gusta el clima –repite-, la comida y las personas. Toda la comida está bien, menos el chile picante. Pero está bien el pollo, las verduras, los frijoles y las papas”.

Lo que sigue ahora para Risper es la preparación. Planea ir a Berlín, Alemania, a competir y entrenar en una altura distinta. “Quiero prepararme bien. Necesito la marca en 5 mil y 10 mil metros. Voy a buscarla para ir a Tokio, Japón en 2020”, dice, porque hay algo que supo que quería cuando llenaba su nuevo pasaporte, y eso es representar a México a nivel internacional y por supuesto, darle más medallas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ