Morena, presa del cacicazgo: ¿la (des)esperanza de México?

Morena, presa del cacicazgo: ¿la (des)esperanza de México?

Prominentes promotores de Morena que vienen de luchas históricas de la izquierda y son, entre otras cosas, analistas sociales reconocidos en el mundo, como el caso de Enrique Dussel y Paco Taibo 2; han externado acidas y demoledoras críticas al partido que tiene pocos meses de vida y se erigió como la base partidaria de ‘la esperanza de México’. Las críticas sobre todo van dirigidas a la reproducción de los vicios de los partidos respecto a los cuales quería distinguirse. Había dos apuestas: (1) que se llenaría de nuevos cuadros distintos a los formados en el viejo régimen, y (2) que la centralidad en la formación política haría la pieza angular de la edificación de una institución partidaria no pragmática que se comprometiera con un programa de lucha o proyecto de nación. Ninguna de las dos ocurrió. A la primera apuesta se le respondió con la hegemonía de los cacicazgos regionales a lo largo del país, y a la segunda con el ninguneo de la función de la formación política por parte de la dirigencia nacional.

A la dinámica que ha transcurrido al interior de la poca vida activa en Morena, se suma el enfrentamiento del Ejecutivo con las organizaciones sociales que fueron una base social fundamental para lograr el triunfo electoral y el acercamiento efectivo a grupos ultraconservadores como las iglesias evangelistas que se organizan políticamente en el PES. Además, la conformación de Morena como una federación de cacicazgos regionales ocurrió desde la campaña: no sólo en Zacatecas, sino en Sinaloa, Puebla o Jalisco. Cacicazgos que tenían el mando en estructuras paralelas a las instancias electas. En Zacatecas el monrealismo tenía facultades en la designación de candidatos por encima del Comité Estatal. Situación ratificada por el propio candidato a la república en su paso por el estado. Un acto lleno de rasgos significativos fue aquella humillación pública al famoso ‘cepillo’, para el agrado de los caciques locales. Rasgos: descalificación sin derecho a defensa, por fuera de las instancias oficiales y en actos públicos que ponían de relieve el poder de los caciques.

Ahora se revela el uso del poder de la Delegación Federal para imponer a la hija del Clan Monreal en la dirigencia estatal de Morena, fuera de toda norma y dentro de todos los vicios políticos. Si llega a ser Presidenta Estatal de Morena significa que este partido ha caído en los fangos que tanto criticó. En Morena hay militantes esforzados, honestos, de heroicas trayectorias y luchadores incuestionables. Eso no lo dudamos porque es evidente. Pero está ocurriendo que los ideales y sudores de dichos militantes están siendo burlados por los poderes caciquiles. El uso de la Delegación Federal para apuntalar a los candidatos de la mafia local se traduce en el uso político de los Programas de la República como Jóvenes Construyendo Futuro o el de Ganadería para afianzar candidatos leales, claro está, a intereses mafiosos. Si no se logra revertir esta situación, estamos ante la resurrección del PRI con morados colores. La Esperanza, a pocos meses, se estará coloreando de DesEsperanza.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ