Participan tres especialistas en el foro La educación pública y el cambio de gobierno

Participan tres especialistas en el foro La educación pública y el cambio de gobierno
Participantes del foro educativo FOTO: ALEJANDRO ORTEGA NERI

Movimientos populares tienen dos retos: la Reforma Educativa y próximas elecciones: Gómez

io de gobierno” fue el nombre del foro con el que el movimiento magisterial pro Andrés Manuel López Obrador (AMLO) convocó a sus agremiados para escuchar las disertaciones en torno al tema por parte de Rosalío Gómez, analista político del Frente Popular por Chuihuahua; Lev Moujahid Velázquez Barriga, columnista del periódico La Jornada y miembro del magisterio michoacano, y Manuel Gil Antón, especialista en temas de educación de la Universidad Iberoamericana.
En primer lugar, Rosalío Gómez expuso que los movimientos populares tienen dos batallas en curso que le son ineludibles; la primera es apoyar y reforzar la movilización de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) para echar atrás la Reforma Educativa, y la segunda batalla es en las urnas el próximo primero de julio.
En la primera batalla el magisterio ha estado inmerso durante este sexenio intentando echarla abajo, sin embargo, no se ha logado, lo que quiere decir, para Gómez, que algo está faltando. La segunda refirió que ante el ambiente que se avecina en estas últimas semanas de campañas electorales, es importante que las fuerzas democráticas vean con seriedad las urnas para revertir la crisis política y el desmantelamiento del país.

Andrés Manuel López Obrador, dijo Gómez, aspira a un cambio del sistema, tiene sus avances pero también sus limitaciones, aclaró; por un lado es un producto acumulado de los movimientos populares que viene desde décadas y tiene que ver con el actual estado de ánimo para derrotar a los neoliberales, pero por otra parte hay retrocesos en los discursos dijo, lo cual no quiere decir que los maestros no vayan a votar contra el régimen conservador, que si gana sería una tragedia.
¿Qué hacer antes, durante y después del proceso electoral? Cuestionó el ponente. Se tuvo una primera derrota al no lograr las firmas para Marichuy, dijo, quien era la única candidata verdaderamente independiente. Además aseveró que no se tiene asegurado el triunfo por lo que pidió a los maestros no ser ingenuos en esta lucha porque harán todo lo posible para impedir el cambio, por lo que exhortó a apoyar el movimiento en curso y triunfar en las urnas para convocar luego a un nuevo pacto constituyente para el país.
“Se puede convertir en una victoria de cambio histórico –advirtió- porque cuando los oprimidos dejan de actuar en silencio es que el fin de la dominación se atisba en el horizonte”.
En su turno al micrófono Lev Moujahid Velázquez Barriga dijo que el movimiento magisterial está dividido en dos visiones, aquellos que dicen que con López Obrador no va a cambiar nada, que significa la continuidad del régimen, y los que creen que va a cambiar todo.
Ambas posturas, planteó el columnista, le parecen erróneas, porque consideró que no es cierto que no vaya cambiar nada, pues hay experiencias en Latinoamérica con los gobierno progresistas en los que sí ha habido cambios, aunque también expuso que tampoco va a cambiar todo porque los neoliberales van a seguir transitando en la ruta durante el próximo sexenio.
Respecto a la parte educativa, en el proyecto de AMLO, dijo Velázquez Barriga, confluyen algunas contradicciones pues se ha formado una coalición en la que conviven luchadores de toda la vida que le están apostando al cambio pero también hay sectores de la derecha incrustados en donde se toman las definiciones de los proyectos.
En el proyecto de López Obrador, dijo el maestro, se insiste en que se va a cancelar la Reforma Educativa y sus consecuencias, sin embargo, hay un discurso ambiguo, aseveró, porque no dice que va a cancelar lo referente a la dimensión laboral y administrativa, porque se está refiriendo sólo a la evaluación y la permanencia de la reforma. No nos engañemos, dijo.
De igual manera expuso que no hay referencias a la evaluación para el ingreso, por lo que no queda claro si se va a cancelar. También con respecto a lo administrativo, lo cual parece invisible pero que tiene que ver con la reforma fiscal que es la que crea problemas para el pago de los maestros que trabajan en escuelas de tiempo completo y los profesores de inglés, además de los problemática también con los pagos de prestaciones y bonos.
Ninguno de los candidatos, acusó Barriga, se opone a la evaluación que es el centro de la Reforma Educativa. Se invierte más en evaluación que en formación, es ahí donde se advierte la idea de atentar contra los docentes. No hay diferencia, dijo, en el proyecto educativo de Morena, por lo que sería importe recuperar las propuestas alternativas de los estados.
Informó que la CNTE no se declaró a favor de ningún partido político, pero sí dice que van contra los partidos del pacto, por lo que sólo queda un partido como opción, por lo que habrá que organizarse para informar y conformar comités para la defensa del voto y actuar como ciudadanos sin faltar a la propuesta de la CNTE.
De triunfar el proyecto de López Obrador, Velázquez Barriga hizo un llamado a acompañar el proceso de cancelación de la reforma y sus diversos mecanismos para contrarrestar el nuevo modelo educativo, por lo que habrá que tomarle la palabra también a los movimientos estatales alternativos.
Para el especialista en temas de educación, Manuel Gil Antón, es muy probable que después de las elecciones haya algún cambio, pero éste, advirtió, implicará mucho trabajo. Por lo tanto planteó aprender de la “mal llamada Reforma Educativa” para discutir y demostrar que hay una agenda de cambio diferente.
Antón explicó que la reforma impuesta durante este sexenio lo único que logró fue dañar al sector educativo, no fue educativa porque jamás propuso una transformación pedagógica, por ende propuso que se revise a contraluz cuáles son las fallas estructurales de la reforma para que se pueda pensar en una agenda posible.
El investigador de la Universidad Iberoamericana consideró que los grandes problemas de la Reforma Educativa fueron “el problema, el diagnóstico y la acusación”. Explicó que el gobierno propuso que el problema eran los resultados de las evaluaciones, sin embargo, el especialista enfatizó que el verdadero problema era la falta de equidad, el contexto social en el que se desempeñaban los maestros. La deficiencia, dijo, venía del propio proceso educativo.
Y es que para Gil Antón si no se toma en cuenta el contexto socio cultural y económico, habrá una falta de equidad que se reflejarán en los resultados derivando en una catástrofe social. En este sentido, las voces oficiales, denunció Antón, fueron las que acusaron al magisterio de ser responsable del desastre educativo del país.
Una de las cuestiones más importantes de la reforma va a ser distinguir entre un proyecto de equidad e igualdad. La equidad, dijo, sería que en el sistema educativo no haya barreras para el acceso a la educación. Y es que, para Antón, el gobierno elude que hay 5 millones de analfabetas, 10 millones de personas sin primaria, 16 millones de personas sin secundaria y que cada año un millón de jóvenes se van de la escuela , lo que significa que en este país cada minuto en promedio dos personas abandonan la escuela.
El 43 por ciento de los mayores de 15 años no han podido ejercer la educación, dio a conocer, y cada año este desastre se acumula con un millón de jóvenes adicionales, de los cuales 600 mil sólo proceden de la educación media superior, la cual en algunos años será obligatoria creando un mayor desastre del rezago educativo, expuso.
Si no se ve a la educación en el proyecto de un contexto social alternativo ésta no va a mejorar, la educación, dijo el investigador, por sí sola no camina. Gil Antón detalló que para tumbar la reforma se tiene, incluso, que modificar la Constitución, la que “tocaron en 2012 hasta que se cansaron” y así como este gobierno tuvo el derecho de hacerlo, el nuevo también debe tenerlo. “Estos tipos hicieron una reforma con mala leche, con un desprecio brutal para quitarles la seguridad del empleo” sentenció, de ahí que calificara a la reforma como “cínica”.
Lo que se puede hacer para enfrentarla, planteó el investigador, es estudiarla y hacer lo necesario para que exista un proyecto educativo de cambio, y si eso implica ir a la Constitución, señaló, hay que hacerlo. No es el pragmatismo el que decidirá si se deroga o no, debe ser un proyecto definido el que puede derogarla. “Sólo se destruye lo que se sustituye”, enfatizó Antón citando a Emile Durkheim.
Finalmente el catedrático propuso que la lucha sea poner al país de cabeza y pensar que los más grandes intelectuales son los profesores de educación básica, quienes forman desde los cimientos a los niños. Invitó a reconocer que se tiene que mejorar y trabajar mucho, pero enfatizó, oponerse a la reforma no es una opción sino una obligación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70