Un rockcito para todos los roles / Rock para la cultura VI. Los Festivales Culturales

Un rockcito para todos los roles / Rock para la cultura VI. Los Festivales Culturales

A mediados de la década de los ochenta, Zacatecas entraba al circuito de los grandes festivales culturales donde destacaban los artistas de otras latitudes, para dejar en claro que los de aquí habrían de esperar otros foros para poder difundir su arte, sin embargo, ya se presentaba a la cuasi leyenda Mr. Máquina en Plaza de Armas para, posteriormente, dar paso a una camada de agrupaciones que deambulaban por los corredores del rock pop; de esta manera, la audiencia comenzó a escuchar a Lodo, una excelente agrupación que desde el Apostol XIII dio de qué hablar. En 1989 hizo su debut en el teatro del CREA, al lado de, a fuerza, la banda del Sr. Máquina; su participación fue ovacionada por los pocos seguidores de la música para más chavales.

Los tiempos eran muy difíciles para los músicos, debido, en gran parte, a la proliferación de la música disco; los chavos andaban más clavados en conservar una figura delgada, con ropa de caché, peinado de estética y unos movimientitos acá, delicadones que, poco a poco, se fueron incorporando a la cultura de los zacatecanos; todo mundo quería lucir sus nuevos pasitos en la disco y retratar las evoluciones y vestimentas más excéntricas para irlas adquiriendo a la de ya en las boutiques de moda.

Sólo los muy aferrados continuaban en la senda del rock; otros, más chavos por supuesto, siguieron a pie juntillas la línea que marcaba la radio comercial, el cine, la televisión y, en un dos por tres, ya estaban en escena Sombras Blancas, Salida de Emergencia y, desde luego, la banda que no únicamente tocaba el pop de las discoteques, la música de consumo, sino que traía puestas unas rolas de esas de vanguardia, de esas que sólo podías adquirir en tiendas de importación, claro, las rolas de Pink Floyd. N´ombre, se discutían ese material como si fueran piezas de ellos y, bizarramente, interpretaban esas rolas en eventos especiales. En realidad, eran músicos muy completos, por lo que cada año eran invitados a tocar en la conocida Semana Cultural, como se le llamaba entonces al ahora Festival Cultural.

Lodo

“La música pop ha trascendido las estructuras de cantera y plata para recomponer una oleada de músicos que destacaron a finales de la pasada década de los ochenta. La cita era para el lunes 5 de abril de 1993 en Plaza de Armas; eran las siete de la tarde y ésta estaba a la mitad de su capacidad. Tocaba Lodo, banda local de rock pop que interpretaba algunos rocanrolitos, varias rolas alusivas a nuestra hermosa ciudad (única en el orbe, dicen los extranjeros que nos visitan). La agrupación, surgida en una tocada en el Tecnológico Regional en el ochenta y ocho, bajo el nombre de Apostol XIII, donde interpretó Stand by me, Get back, Rasp y El Rey ha muerto, se dio a conocer al año siguiente como Lodo, ahora como cuarteto, y participó en un festival de rock pesado, al lado de Disturbio Clandestino, Escape y Mr, Máquina (El Lorenzo y su primo “El Flais” les echaron el canillazo como secres, tras haberse dejado caer unos mezcales). Rito Rosales Núñez, en la batería; Guillermo Dueñas González, al bajo; Víctor Félix Delgado, en teclados y voz; Gustavo Félix Delgado, en la guitarra, teclados y voz, y Omar Mata Ramírez, en guitarra. La entrada de la década de los noventa trajo consigo un sinnúmero de participaciones, comenzando con su intervención en la Semana Cultural Zacatecas, durante todo el decenio. Brotaron las primeras composiciones originales: Nadie le puede tocar, De nuevo atrás, Luna de cantera, Humedad y niebla; siguieron Tú en el Edén, Abanico de otoño y Cara de cielo, de sus mejores obras, las cuales se escucharon por buen tiempo en la radio, piezas logradas después de fusionarse con el grupo Estasis, para presentar The wall, de Pink Floyd, bajo el eslogan de Bizarro; continuaron presentándose con bandas locales que también comenzaban a figurar y concretar una de sus mejores actuaciones en el Festival Cultural 93, como abridores de Juguete Rabioso. Las propuestas musicales de la banda eran bastante aceptables, con un buen ritmo entre bajo y batería, destacando Rito, quien le ponía con todo a los tambores, sobresaliendo los teclados y las guitarras; todo bien, sólo que las vocales se escucharon algo temerosas en momentos, aspecto que fueron puliendo con la experiencia y la dedicación, para ocupar un lugar preponderante en la escena estatal, alcanzando a llegar al circuito nacional en eventos importantes como el de Yamaha. Hubo un receso por ahí, para continuar con los ensayos y presentaciones ya iniciado el nuevo milenio, y reaparecer en el circuito con una producción por demás extraordinaria, más madurez, experiencia, sensibilidad y toda una gama de estilos que hacen de este trabajo lo mejor de su carrera, claro, sin dejar de lado aquella rolísima que se quedó para el gusto de los nostálgicos, Tú en el Edén.

Lodo

 

2007 marcó el retorno en las producciones y fue con El relato principal que se hicieron presentes en la escena, ahora con piezas más cercanas al contexto regional, líricas que retrataron un Zacatecas prevaleciente, por medio de sus personajes, de sus avatares, y fue aquí donde la musicalidad se hizo notar, melodías que envolvieron a una ciudad con historia, con inolvidables pasajes que nos hacen retroceder en el tiempo, al ritmo de sublimes tonalidades que imprime Gustavo a sus requintos, avalados por una excelente dupla que te pone en los precisos movimientos alterados del apremiante bajista Guillermo y el incansable Rito, quien toma los tambores con avasalladora maestría, mientras  Víctor repleta los espacios vacíos con peculiares escalas melódicas que evocan los mejores momentos de la banda.

El disco El relato principal refleja las características de unos músicos que han adquirido la maestría y sensibilidad que proporcionan el tiempo, la dedicación y el talento. La producción está integrada por las piezas Juana Gallo, Rumor, La niña que andaba perdida, Humedad y niebla, El cielo perdió junto a ti, ¿Dónde estabas?, Playa Cozumel, La barda, Luna mariguana, Viento de octubre y Siempre regreso, la cual fue grabada, mezclada y producida por Gus y Víc, en DAF Estudio, Zacatecas, México.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ