7.2 C
Zacatecas
lunes, 17 enero, 2022
spot_img

Leer vidas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Carlos Eduardo Torres Muñoz •

Alguna vez, en una conversación fuera de clase, la querida Maestra Yrene Ramos, me recomendó que hiciera una combinación entre mi gusto por la política y la literatura. Me dijo entonces: Lee biografías, Torres. Para entonces yo era poco fanático de las mismas, la controversia que las figuras despertaban, me impedía gozar de la perspectiva que aporta dicho género. Sin embargo, al paso del tiempo, he caído en la cuenta de que las aportaciones que hacen dichos textos son acaso los más ricos, en su contexto, atendiendo la poca o nula objetividad que pueden gozar los mismos: no solo permiten acercarse a las circunstancias, al pensamiento, a los razonamientos y a los tiempos, sino extrapolar las experiencias y tomarlas para las decisiones públicas de las que formamos parte, o simplemente apreciamos en nuestro propio tiempo. Las vicisitudes propias de un año tan complejo como lo fue el 2021, limitaron mi tiempo de lectura por placer. Sin embargo, de lo poco que leí en este bienaventurado hábito, lo fueron biografías. Lo que me ha llevado a acercarle al lector de esta participación, siendo la última del año, la presente reflexión y recomendación, más aún si se trata de actores de la vida pública: lea biografías o memorias. Leer las vidas de quiénes tuvieron en su oportunidad la responsabilidad de la toma de decisiones, y cómo las abordaron, así sea equivocándose, es una de ésas valiosas herramientas que el autor de Grandes estrategias, John Lewis Gaddis, recomienda en el arte, justo de la estrategia. En mi caso, este año, en lo poco que pude, me aventuré por las memorias de Barack Obama, que tienen en mi mesa de lecturas ya más de un año, un par de biografías realizadas por periodistas del hoy presidente de los Estados Unidos, Joe Biden y una más de la vicepresidenta del mismo país vecino, Kamala Harris. También me aventuré por las memorias de José López Portillo (sinceras al extremo, ricas en la idiosincrasia cultural, política y social, que no se va en nuestro país), así como Confesiones de un gobernador, de Carlos Loret de Mola. Volví a los trazos biográficos que Federico Reyes Heroles escribió sobre su padre, el arquetipo de político mexicano, Don Jesús Reyes Heroles, y aprecié las líneas de intimidad compartidas por Benjamín C. Bradley, sobre John F. Kennedy, en su texto: J.F. Kennedy en la intimidad. Cierro el año, haciendo esta humilde recomendación, como la fórmula para mezclar la literatura, la política y el, cada vez más necesario ejercicio de la empatía, a través del esfuerzo por humanizar a los actores de la historia, a través de entender contextos, tiempos y momentos: la historia está más allá de la simpleza, de los héroes y los villanos, del blanco y el negro, la gran historia, cada vez me convenzo más, está en las pequeñas historias de mujeres y hombres que la forjaron, a partir de sus defectos, virtudes, necesidades y retos.

- Publicidad -

Finalmente: que el 2022 sea un año de prosperidad, empatía, solidaridad y paz, es mi deseo para todas las personas, pero en particular, para quiénes hoy, como cada semana, me honraron con su lectura. Felices fiestas.

@CarlosETorres_

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias