11.9 C
Zacatecas
miércoles, 27 octubre, 2021

Capacidades relacionales del gobierno y las condiciones para vacunar

Más Leídas

En la atención de todos los problemas públicos los gobiernos son insuficientes para responder con efectividad. La insuficiencia es el signo de la gobernanza en los tiempos actuales. Hace unos pocos años el punto de gravedad de los retos de la calidad gubernativa era la eficiencia o la eficacia. Ahora caemos en la cuenta que, todo gobierno, es insuficiente. Luego entonces, el gobierno de México no podrá solo con la meta de vacunar a los 90 millones de adultos programados.

El gobierno ha hecho buen trabajo en la negociación con las grandes empresas productoras de vacunas al anunciar que logró un contrato de 34 millones de vacunas con Pfizer en diciembre pasado, lo cual asegura vacunas para las primeras etapas. Sin embargo, los anuncios que limitan la exportación a México de esta vacuna exhiben un mal signo en el cumplimiento de la meta planteada en el plan anunciado por el Gobierno de la República. Con las tensiones en las negociaciones los planes originales pueden venirse abajo.

Lo que no parece estar haciendo bien el gobierno es el plan o la comunicación del plan de vacunación: anunció un plan tan genérico que casi no dice nada, pone un calendario en 5 etapas de diciembre 2020 a un año de actividad, dividiendo a la población de prioritaria a menos vulnerable. Pero lo importante del plan, que es la parte operativa, está en el aire. La aplicación de esta vacuna no es cualquier vacuna: tiene especificaciones especiales que hace complicado tanto el manejo como la aplicación. Luego entonces se necesita que las personas que estén dentro del aparato logístico estén muy capacitadas. Sobre la base de contar con las dosis suficientes, se debe contar con un mundo masivo de aplicadores versados. Estos últimos pueden ser universitarios de las áreas de la salud, los que partiendo de su formación inicial pueden ser capacitados con relativa facilidad. Pero hay muchos supuestos en este tema, lo cierto es que no hay información específica y suficiente sobre cómo se armará el proceso de vacunación masiva.

Los actores que pueden colaborar con el gobierno y ayudar a cubrir la insuficiencia a la que nos referimos arriba, son las universidades, las organizaciones civiles dedicados a temas de salud y la iniciativa privada dedicada a la distribución de medicamentos y la hospitalización. Lo cual implica que el gobierno tenga altas capacidades de coordinación y buenas competencias relacionales. Es esto último lo que genera serias dudas. Si no han podido comunicar un plan como debe ser, ¿podrán coordinar a organizaciones, instituciones y empresas que no pertenecen a las estructuras gubernamentales en la consecución de la tarea que mencionamos? Hay dudas. Porque con todas éstas, el gobierno tendrá una relación horizontal, porque no mantiene una relación jerárquica con ellas. Hay una disposición positiva de todos los organismos no-gubernamentales, sólo falta que haya capacidades organizacionales para realizar la tarea.

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias