18 C
Zacatecas
lunes, 6 diciembre, 2021

Rinde BUAZ homenaje póstumo al ex rector Jesús Manuel Díaz

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

  • Coinciden académicos en que él definió el proyecto actual de la Universidad democrática
  • El compromiso social que lo caracterizó lo llevó a crear casas de estudiantes y comedores

Familiares, amigos y autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ) rindieron homenaje póstumo a Jesús Manuel Díaz Casas, quien se desempeñó como rector de la Máxima Casa de estudios entre 1972 y 1980, periodo en el que enfrentó las vicisitudes de la institución y definió el proyecto institucional que se mantiene en la actualidad: democrática.

- Publicidad -

El exrector Jorge Eduardo Hiriart Estrada leyó una semblanza sobre Jesús Manuel Díaz Casas y lo describió como “un hombre bueno, responsable, honorable de pies a cabeza, que dejó su huella personal en todas las actividades públicas y privadas en que participó, así como en los cargos públicos que ostentó en el campo del Derecho, como abogado litigante y agente del Ministerio Público en los inicios del ejercicio profesional y como procurador de Justicia del estado en la madurez”.

Expuso que también fue presidente municipal de la capital del estado por dos periodos constitucionales; diputado de la Legislatura del estado; secretario de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado, y secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, puestos en los que “siempre obró con su sencillez característica”.

Dijo que los mayores logros y aportaciones de Díaz Casas se materializaron como universitario, impartiendo cátedra en las escuelas secundaria, preparatoria y en la Facultad de Derecho.

Como secretario general de la Universidad, refirió que fue “un servidor incansable de alumnos, maestros y trabajadores, siendo motor fundamental del Foro de Reforma que aportó las bases jurídicas y administrativas que sustentaron la naciente universidad y, ahora, a nuestra querida BUAZ”.

Hiriart Estrada recordó que ese foro aportó los planes y programas de estudio de la Preparatoria y fue eje de las transformaciones y cambios estructurales posteriores de la Universidad en los métodos de la enseñanza y en la orientación social que ha llevado la institución.

Destacó que Díaz Casas condujo “con acentuado espíritu conciliador” a la Universidad en la solución de los conflictos, consolidando la docencia, becando a jóvenes recién egresados para que estudiaran posgrados en universidades e institutos nacionales y extranjeros.

“Impulsó fuertemente a la difusión cultural y en su rectorado se crearon las escuelas de Agronomía y la Preparatoria 3 en Fresnillo. El compromiso social que lo caracterizó lo llevó a crear casas de estudiantes, comedores estudiantiles y establecer un sistema de becas. Estas acciones permitieron el acceso a la Universidad a jóvenes de escasos recursos económicos procedentes de todos los confines del estado”.

Es decir, dijo que Díaz Casas “condujo a la nave universitaria como experto timonel en las convulsivas aguas de la década de los 70 que heredó la carga de flujos y contraflujos de cambios democráticos que tuvo el país en la década de los años 60”.

Hiriart Estrada indicó que los 70 fueron años de intensa actividad política en los que docentes y alumnos se integraron a la lucha contra las haciendas y latifundios y por la repartición de las tierras a los campesinos, lo que provocó la correspondiente reacción de la oligarquía terrateniente zacatecana, del Gobierno del Estado y sectores conservadores de la sociedad que originaron el conflicto universitario de 1977.

En ese contexto, “el rector Díaz Casas, valiente y decididamente, defendió la autonomía universitaria y los logros democráticos y académicos producto de la reforma universitaria. Con su gran capacidad de conciliador, fue el elemento fundamental en la solución del conflicto del cual surgió fortalecido el modelo de universidad democrática, crítica y popular”.

Además, refirió que Díaz Casas encabezó la lucha por el subsidio para la Universidad y encabezó las marchas que se realizaron en la Ciudad de México y realizando plantones en la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Por su parte, Rubén Ibarra Reyes, Rector de la BUAZ, afirmó que “fue un honor haberle conocido y aprender de él en vida, porque conocerlo era sentir la esencia de la Universidad en su magnificencia e historia”.

Consideró que Díaz Casas fue un pilar fundamental para la existencia de la BUAZ, no sólo por ser el segundo rector al frente de la institución, sino porque fue en quien recayó la primera gran afrenta que tuvo la universidad pública ante el momento sociopolítico que hubo en ese momento.

En ese sentido, “no sólo enfrentó las vicisitudes y las problemáticas al interior de la Universidad, sino que se enfrentó al golpe mediático, político y gubernamental de la época, saliendo avante con la firme convicción de mantener vivo el espíritu de la BUAZ, especialmente en 1977, año en que defendió nuestra autonomía hasta las últimas consecuencias”.

En representación de la familia, Nezahualcóyotl Díaz Maldonado, hijo de José Manuel Díaz Casas, expresó que “no queda más que sentar un precedente, con orgullo para toda la comunidad universitaria, y el legado que nos deja es ser mejores personas, tratar de parecernos a él”.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias