13.8 C
Zacatecas
martes, 30 noviembre, 2021

De la barbarie pedagógica a la crisis educativa (segunda de dos partes)

Más Leídas

Por: RAMIRO ESPINO DE LARA •

Parafraseando a German Dehesa…….
“agradezco a mi Maestra de primer año
de primaria porque gracias a ella, aprendí a
leer y escribir, ella no me enseñó, solo
aprendí de ella; después de varios años
encontré una libreta donde mi maestra
escribió algunas notas, estas, estaban plagadas
de faltas de ortografía, sin embargo, le sigo
agradeciendo a mi maestra de primer año
de primaria puesto que por ella, aprendí a leer
y escribir”.

La crisis educativa y/o instruccional por la cual estamos pasando, obedece, en gran medida, a que el Estado gobierno de siempre ha “educado”, tarea que le corresponde y compete a la sociedad; paradójicamente, el gobierno culpa a la sociedad de la mala educación o de la crisis educativa. Ahora, la sociedad culpa al sistema educativo de los males que la misma padece, estigmatiza a los maestros como irresponsables y, solo se concretan a endilgarle la responsabilidad para que remedien los males. Ni el gobierno ni la sociedad han entendido o no quieren entender que la educación es una labor conjunta, donde todos los integrantes de la sociedad juegan un papel fundamental en el proceso educativo.

El pedagogo humanista Paulo Freire asevera que el que enseña, también aprende, y, el que educa, también se educa… dice, Nadie educa a nadie, todos nos educamos entre sí. Según se ve, la escuela en nuestros tiempos, es una institución meramente instructora, no educan a los alumnos dado que no les da la oportunidad de fortalecer un pensamiento crítico, lo que hacen es ideologizarlo, alienarlo, incluso someterlo; la función sustancial es el formar capital humano como fuerza laboral, y, favorecer solamente a los capitalistas. Se ha descuidado el fortalecimiento de las dimensiones afectiva y cognitiva, situación que provocan trastorno en la personalidad, la razón, el deseo y la motivación. De esta manera, solo se regula el conocimiento y se evita la emancipación.

Retomo la postura de la Conferencia del Episcopado Mexicano, esta dice que la educación no debe ser un instrumento de ideologización, ni tampoco un botín para favorecer a un gremio, sino que debe ser la acción más noble y auténtica que puede tener el ser humano con sus semejantes. Agrega además, que el Estado mexicano debe ser sociedad y gobierno y que todos estamos llamados a responder con vigor al complejo momento que vivimos. De esta manera, la educación debe ser la piedra angular de todo tipo de nación, la nuestra, se encuentra en crisis, el primer indicador es que existe un alto y alarmante índice de niños y adolescentes que están fuera del sistema escolarizado; recibiendo solo la educación no formal-de la familia y de la calle-. Urge considerar al sector educativo como prioridad de la política nacional.

¿Qué tipo de sistema educativo necesitamos?

Estamos viviendo una crisis social de grandes dimensiones, esto, por supuesto, es atribuible a la dinámica social en la cual hemos estado inmersos, ante tal situación, nos mostramos indiferentes. Con esto, puedo asegurar que es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin de esta sociedad capitalista, ingrata, desinteresada y carente de visión; existe una gran incapacidad política para generar alternativas de solución a este sistema social injusto y pernicioso, existe también, incongruencia entre lo que se dice y lo que se hace, entre lo que se debe hacer y lo que se está haciendo. Al sistema educativo no se le puede exigir que haga lo que la sociedad no ha sido capaz de hacer, el sistema educativo-o lo que queda de el-, se encuentra rebasado por la sociedad puesto que una educación que no dialoga con la sociedad misma, es una mala educación.

¿Qué modelo educativo se requiere hoy día?

Cierto es que la pandemia por Covid-19 ha ocasionado muchos estragos a la sociedad, sin embargo, siempre hay alternativas para entender que ante lo imposible, algo se puede remediar, y ante lo posible, es factible construir proyectos educativos innovadores y promisorios donde se pueda garantizar la conformación de una nueva sociedad. Esta crisis sanitaria ha implementado acciones que son emergentes y que no han dado resultados favorables dado que una educación que solamente trabaja desde la virtualidad, se condena al fracaso.

Entonces, no existe otra alternativa más que el diseño de un modelo educativo que contemple tanto lo virtual como lo presencial, incluso, podríamos pensar que el modelo podría llegar para quedarse. Cabe aclarar que esta iniciativa la ha tomado el Estado de Puebla y define al modelo como un “espacio de interacción presencial y a distancia que potencia el tiempo pedagógico a través de la generación de ambientes de aprendizaje que favorezcan la autonomía del aprendiente y la interacción sincrónica y asincrónica para garantizar el derecho a la educación” (SEP, Puebla 2021). Este modelo contempla una serie de principios pedagógicos como la ética del ciudadano, la participación incluyente y el reconocimiento de la diversidad, el aprendizaje situado, la emocionalidad, atención a la población vulnerable, entre otros principios.

Por último, lo que se pretende con un nuevo modelo educativo, es cambiar casi radicalmente la cultura, puesto que el mal de males es la corrupción, y esta, sigue siendo cultura social.

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias