11.9 C
Zacatecas
sábado, 21 mayo, 2022
spot_img

Leer más para escribir mejor (2/2)

Más Leídas

- Publicidad -

Por: UZIEL GUTIÉRREZ DE LA ISLA* • admin-zenda •

El Mirador de Heródoto

- Publicidad -

Creo que escribir es un deseo de expresarte y es un desarrollo natural: a fuerza de leer a los demás, tú también quieres decir algo. Así como a fuerza de oír a los demás, un día también quieres decir algo, lo que tú piensas.

Felipe Garrido

Revista Tierra Adentro, número 40, junio-julio 2006

Agradezco las deferencias y comentarios sobre el artículo anterior sobre: El arte de leer y escribir como antídoto de la incultura, desde esta tribuna envío un saludo a Salvador Llamas Raigosa que ofrece un espacio en su revista “Reflexiones”, para la publicación del artículo completo; al maestro Elías Barajas Romo quien me invita a participar en el proyecto televisivo “México Explorer”, para profundizar en el tema, y a Érika Flores Puente quien iniciará muy pronto un proyecto editorial denominado “Horizontes de Identidad”, y nos incita a difundir información propia para fortalecer la identidad de los zacatecanos a través de la lectura y la escritura.

Considero que ahora vivimos un tiempo propicio para la promoción de la cultura, una de las formas más cercanas de obtenerla es, ciertamente, a través de la lectura. Proyectos como el de la coordinación de Bibliotecas de la Universidad Autónoma de Zacatecas, nominada como tal en 1982, (aunque sus antecedentes se remontan al siglo 19, en la fecha de su creación como apoyo para el contexto académico de la época), ahora bajo la dirección de María Félix. Hoy en día, suman más de treinta bibliotecas, algunas de ellas contienen colecciones especializadas como el Departamento de Investigaciones Históricas, fundado por el maestro Cuauhtémoc Esparza Sánchez en 1968; el Sindicato del Personal Académico de la UAZ  (SPAUAZ); la del Área de Ciencias de la Salud que otorga información sobre temas de las profesiones de Ciencias Químicas (específicamente para la carrera de Químico Farmacéutico Biólogo), Enfermería, Medicina, Nutrición y Odontología; las de Unidades Académicas como: Antropología, Ciencias Políticas, Derecho y Psicología, entre otras, serán un detonador para la difusión de la lectura en este periodo rectoral 2016-2020. Las bibliotecas de las asociaciones civiles y particulares como la Elías Amador y Roberto Cabral del Hoyo; espacio de lectura de la cafetería La Cofradía; Sala de lectura “Eugenio María de Hostos”, y otras muchas se unirán indudablemente al proyecto estatal de la Coordinación de bibliotecas del Gobierno del estado de Zacatecas, conducido por Simitrio Quezada, para fortalecer el espíritu cultural de los zacatecanos.

Como parte de la motivación para adentrarnos en la lectura, retomo algunos aspectos sobre la vida de grandes escritores que tuvieron como antecedentes de su éxito, una vida cargada de lecturas. Octavio Paz, por ejemplo, personaje representativo de la narrativa, el ensayo y la poesía mexicana, en cuya obra describe aspectos sustantivos de la cultura nacional. En su infancia siempre estuvo rodeado de libros, por lo que caminó sus primeros años de la mano de grandes escritores clásicos, los que, sin duda, lo determinaron a convertirse en el Premio Nobel de Literatura 1990.

Una anécdota muy reveladora me parece la de Juan Villoro, quien manifiesta en sus entrevistas que desde sus primeros años los libros se le presentaron como instrumento indispensable, a los que, sin embargo, tuvo cierta aversión debido a que nadie le reveló el secreto que guardaban. El romper con esos esquemas le permitió, no solo desvelar los secretos de las bibliotecas, sino alcanzar horizontes de reconocimiento nacional e internacional como escritor, valga mencionar el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde otorgado por el Gobierno del estado de Zacatecas en 2016 en ocasión de las 19 Jornadas lopezvelardeanas.

Ante estas evidencias, queda claro que los libros contienen en su magia secretos maravillosos, y que al descubrirlos, se convierten en faros luminosos que incitan a los lectores a fortalecer la creatividad para construir sueños, ideas y otros libros que contribuirán a  fortalecer esa senda que hará que otros individuos descubran el placer y la utilidad de la lectura.

Por ello es importante difundir la función de las bibliotecas, de los cursos de lectura y escritura como el desarrollado por el Taller Estudio Latinoamericano de Letras denominado “No te enrolles con la ortografía”, para el Instituto Dr. Carlos Coqui, dirigido por Martín Sánchez Ramírez, y en el que Alba Regina Hernández Gutiérrez, María Guadalupe González Flores, Maresa Santacruz Espinoza, Juan Sánchez Ramírez y Alejandro de Jesús Esparza Ramírez se convertirán en un tiempo corto en promotores de la lectura y la escritura.

Desde esta columna que me permite aprender cada día con los comentarios de los lectores, me uno al exhorto de construcción de un proyecto inclusivo para pensar en cómo solucionar la situación desalentadora de la falta de interés en lecturas constructivas del pensamiento y el aprendizaje de escribir de manera correcta. Desde mi punto de vista, los universitarios, líderes por antonomasia, debemos promover la actividad de leer y escribir como una forma de ser para que los hombres adquieran la libertad de pensamiento y puedan desarrollar todas sus capacidades en el espacio de responsabilidad que les corresponde. La lectura y la escritura de un individuo, indudablemente, manifiestan la abundancia o carencia cultural. Promover el gusto por la lectura es incidir en una mejor sociedad.

Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto ■

 

*Presidente de la Red Latinoamericana de Cronistas.

[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias