18.6 C
Zacatecas
viernes, 27 mayo, 2022
spot_img

A propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Marcos Salvador Ibarra Infante • admin-zenda •

A propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre, es un buen momento para reflexionar sobre este grave problema y sus efectos en la sociedad mexicana y particularmente en la zacatecana, porque esta condenable práctica no solo afecta a la víctima en particular sino también a su familia, a su entorno y a la comunidad en general.

- Publicidad -

A nivel nacional, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se estima que durante 2013 y 2015 fueron asesinadas siete mujeres diariamente. La violencia de pareja (agresiones físicas) está más extendida entre las mujeres que se casaron o unieron antes de los 18 años en un 52.9%, mientras que para el caso de las mujeres con dos o más uniones o matrimonios el nivel de violencia alcanzó un 54.6%. Las tasas de feminicidios más altas, que significan entre 6 y 13 defunciones por cada 100 mil mujeres, se ubican en los estados de Guerrero, Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Morelos y Durango. Estas cifras son realmente aterradoras y pareciera que nos hemos acostumbrado a ellas. En realidad son muy pocas las voces que de manera sincera, desinteresada, y comprometida exigen la atención de este grave problema.

En Zacatecas los datos son aún más alarmantes, INEGI informó que entre 2011 y 2015 nuestra Estado se situó entre las entidades con la tasa más alta en homicidios de mujeres y 58 de cada 100 zacatecanas fueron víctimas de algún tipo de abuso, incluida la discriminación, y desgraciadamente, se estima que en promedio durante 2013 cada semana fue asesinada una mujer en la entidad. Es urgente tomar medidas contra la violencia física y no es sólo tarea del Gobierno, sino de la sociedad en su conjunto.

Pero desgraciadamente hay más tipos de violencia que sufren las mujeres además de la física, una de ellas, que poco se comenta o es difícil de identificar, es aquella que se genera en las ciudades, en la convivencia diaria de los nuevos entornos urbanos.  Tal parece que las ciudades se construyeron pensando en complicarle la vida a las mujeres. Si no me lo creen, piensen por un momento en el transporte público, las vías de comunicación, los espacios públicos, etc., Muchos de ellos se convierten en fuente permanente de acoso y violencia contra ellas. Pareciera un tema menor pero no es así.

Por ejemplo la movilidad, tiene que ver con el hecho de que los traslados de las mujeres no son punto a punto, sino que se trasladan alrededor de 3 o 4 veces al día a diferentes puntos, al trabajo, regresan a casa, van por los hijos a la escuela, regresan, se dirigen a comprar el mandado, llevan a los hijos a sus actividades vespertinas, etc., y por tanto, si las calles tienen baches, si hay tráfico, si no hay señalización o semáforos en funcionamiento, las mujeres madres de familia, en este caso, lo sufre dos o tres veces más que su pareja que tal vez solo se traslada de su casa al trabajo, una fuente de violencia entonces. Qué decir del tema de los espacios públicos, cuando un parque no tiene iluminación resulta doblemente peligroso para una mujer y por tanto imposible en pensar en su uso para ellas. El transporte público, desde la altura de los escalones para abordarlos hasta la de los pasamanos, se convierten también en una verdadera travesía.

En los últimos resultados de la Cumbre Mundial HABITAT III, que aborda los retos y propuestas para la construcción de ciudades y de los entornos urbanos, la Secretaria Rosario Robles, en representación del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, propuso una nueva Agenda Urbana, que se centra en el Derecho a la Ciudad con perspectiva de género e inclusión, donde vivamos las ciudades de manera diferente, ya sean mujeres, niños y niñas, personas con discapacidad, adultos mayores, con una  perspectiva de inclusión donde realmente se construyan ciudades igualitarias e incluyentes.

Se propuso que el derecho a la ciudad con perspectiva de género esté presente en las agendas de los Países, ya que es indispensable que la accesibilidad, la movilidad, la vivienda, la seguridad pública, los servicios educativos, la salud, los espacios recreativos y la oferta laboral respondan a una perspectiva de género, y que las ciudades sean espacios de oportunidad para las mujeres.

Algunas de las medidas inmediatas que se están planteando a través de la Sedatu son tres proyectos importantes: la construcción de la Ciudades de la Mujer, un modelo basado en tres ejes rectores, como son la perspectiva de género, derechos humanos e interculturalidad, integrando la provisión de servicios de calidad bajo un mismo techo. En este espacio se brindaran servicios integrales promoviendo y fortaleciendo la autonomía económica de las mujeres.

Otra de las estrategias que se impulsa es la creación de un cuarto más o cuarto rosa dirigida a familias con hacinamiento, que tiene como objetivo principal mejorar los espacios y la calidad de las viviendas buscando proteger principalmente a las niñas y jovencitas que son las más afectadas o proclives a los abusos en un entorno de hacinamiento.

En conjunto con la Secretaría de Gobernación se han realizado las caminatas nocturnas exploratorias que son un mecanismo cercano a la gente que permite construir ciudades seguras para las mujeres, esta estrategia esta enfocada en colonias altamente marginadas y con problemas de seguridad, donde se escucha y atienden las necesidades y principales demandas de los vecinos para que puedan vivir en lugares más seguros y tranquilos. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias