15.8 C
Zacatecas
miércoles, 28 septiembre, 2022
spot_img

Nea Dimokratía

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RICARDO BERMEO •

Grecia enfrenta un probable giro político radical, desde las urnas (que va mucho más allá del simple acto de votar) impulsado por un sector de la sociedad, que ha protagonizado varios años de durísimas luchas, sin lograr, pese a ellas, frenar las salvajes políticas de austeridad, impuestas por la troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea, y Fondo Monetario Internacional) y por los sucesivos gobiernos. Similares a las impuestas en México desde los años 80 (un verdadero “austericidio” que, ahora, con la crisis de los precios del petróleo nuevamente se aplicaría). Si bien, tales realidades aparecen en nuestra percepción pública, como relativamente distantes de nuestro oprobioso régimen político actual y de la sangrienta realidad generada por sus brutales finalidades y engranajes, lo cierto es que, unos y otros, forman parte de una compleja urdimbre -un mundo único y desgarrado-, que es fundamental, elucidar colectivamente.

- Publicidad -

El establishment griego y europeo, se han volcado en una furibunda campaña del miedo, para intentar revertir ese posible triunfo, que amenaza con convertirse en un terremoto político para todo el criminal neoliberalismo propio de la Europa del capital y de la guerra. El programa de SYRIZA, amenaza directamente el férreo  control impuesto por las elites que comandan la financiarización económica en curso, y cuyo proyecto se ha revelado como completamente contrario a aquel con el que todavía se presentan ante el mundo, el de una Europa defensora del bienestar social y de los derechos humanos, reducida, así,–cínicamente- a pura “marca publicitaria”, mientras se desmantelan de manera implacable, una a una, las conquistas logradas por una historia más que secular de luchas sociales y políticas.

Más allá del resultado, y de los posteriores problemas a los que tendría que hacer frente SYRIZA, donde se juegan los futuros posibles, obviamente, en función de otros factores, tales como… si necesitan formar un gobierno de coalición o no, con que otros partidos políticos podrían hacerlo, o sacrificando que puntos de su programa, etc., o también, la obligada y difícil negociación/lucha que tendrían que emprender con quienes tienen el poder en Europa, o bien, si se quedan en la oposición, como podrían lograr -entonces- mantener su actual trascendencia sin diluirla, tras no haber obtenido el triunfo electoral.

Revisemos tan sólo dos puntos para mostrar algunos paralelismos con nuestra situación. Ante el problema de la deuda, que las políticas de austeridad impuestas a Grecia, en lugar de resolver, han exacerbado, llevando a la bancarrota la economía y a la miseria a un creciente sector de la población, SYRIZA se ha convertido en la alternativa, al denunciar todas las mentiras fabricadas por los sucesivos gobiernos,y por la troika, para hacer creer a los griegos y a los europeos, sobre la supuesta “recuperación” de la economía en Grecia, gracias al “éxito” de la austeridad. Proponiendo, una auditoría y una drástica renegociación de la deuda, y supeditando su pago a dos condiciones, el no reconocimiento de la “deuda odiosa” (préstamos ligados a la corrupción), y el pago de lo restante, supeditándolo a la recuperación de la economía griega, con justicia social, es decir combatiendo las desigualdades, que forma partedel objetivo central del programa. Tal estrategia pasa también por una defensa del euro, y no en la salida del sistema de la moneda común, a pesar de ello SYRIZA es presentado –falsamente-como quien llevaría a Grecia a la salida del euro, con la correspondiente debacle económica que ello generaría.

En nuestro caso, vemos una hoja de ruta similar: neoliberalismo, privatización vía las reformas estructurales, caída de los precios del petróleo, austeridad, mayor endeudamiento, recesión económica, mayor pobreza, precarización; en suma, el mismo circulo vicioso del neoliberalismo que el aplicado a Grecia, con más de 30 años, aquí.

También a nivel de los procesos de democratización, el proceso griego impulsado por los movimientos y agrupaciones “desde abajo y a la izquierda”, ha logrado cierta coexistencia y articulación, entre los movimientos, que han desplegado un enorme conjunto de luchas, y los partidos políticos (especialmente en SYRIZA), generando un proceso protoconstituyente, que apunta, directamente, hacia el establecimiento de nuevas leyes.

Ante la propuesta de un nuevo constituyente en México, ligado directamente al proceso electoral en curso, y/o a un proceso constituyente, la Nea Dimokratía, en Grecia, es una realidad, con la que, independientemente del resultado electoral, deberíamos mantener un diálogo continuo.

La experiencias democráticas radicales nos permiten formularnos preguntas indispensables, sobre nuestros propios objetivos dirigidos a construir más democracia.

¿Cómo construir espacios de confluencia donde sea posible articular iniciativas ciudadanas electorales y no electorales en torno a un proceso constituyente? ¿Cómo construir candidaturas que potencien a los movimientos y se comprometan a instituir formas de control social por parte de los mismos? ¿Cómo articular los espacios de los proyectos de autonomía con los avances de los  proyectos de democracia participativa? ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias