15.8 C
Zacatecas
jueves, 30 junio, 2022
spot_img

Top Gun: Maverick, de Joseph Kosinski 

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ADOLFO NÚÑEZ J. •

La Gualdra 532 / Cine

- Publicidad -

Era el año 1986 cuando se estrenó la primera Top Gun, dirigida por el fallecido Tony Scott y protagonizada por un -en aquel entonces- veinteañero Tom Cruise. Dicho filme se volvió un fenómeno en la cultura popular que ha trascendido hasta los tiempos actuales, por lo que una secuela era algo inevitable.

Luego de haber sido retrasada durante un par de años debido a re-filmaciones y a la pandemia, por fin llegó a cines Top Gun: Maverick (2022), bajo la dirección de Joseph Kosinski (Tron: Legacy, 2010; Oblivion, 2013). 

Una cinta que fácilmente se ubica dentro de la categoría de las llamadas legacy sequels, que son continuaciones modernas de películas que han dejado un impacto significativo en la historia del cine. Otros ejemplos de producciones recientes con dichas características son Creed (2015), Mad Max: Fury Road (2015) y Blade Runner 2049 (2017), por mencionar algunos.

Para esta continuación del clásico de los 80’s, Tom Cruise una vez más encarna al mítico Pete Maverick, un capitán de la fuerza aérea que tiene problemas con la autoridad, pero que sigue siendo uno de los pilotos más intrépidos y veloces del mundo. 

Después de cometer una falta, a Maverick se le asigna la tarea de enseñarle todo lo que sabe a un grupo élite de pilotos. Esto a pesar de que muchos de sus superiores consideran que las habilidades del protagonista son algo obsoleto, perteneciente a otra época.

Resulta interesante notar que el arco del personaje de Maverick bien puede verse como un paralelismo del actor que lo interpreta. Es bien sabido que Tom Cruise tiene una personalidad excéntrica, además de que, en años recientes, se ha vuelto un intérprete totalmente comprometido con las grandes producciones en las que participa. 

En ese sentido, el filme de Kosinski es, además de una impecable demostración de técnica y montaje, una autoconsciente reflexión del estado actual del cine en Hollywood, donde lo digital ha sustituido a lo análogo, y donde el CGI ha ido desplazando a los efectos prácticos. 

La presencia de Cruise, quien disfruta de ponerse al límite al ejecutar sus propias acrobacias de acción sin ningún adorno digital, se puede interpretar como una declaración sobre la importancia del quehacer cinematográfico a la vieja usanza. Un valioso argumento que el actor sigue reafirmando con cada nueva cinta en la que aparece. 

De tal manera, Top Gun: Maverick es un retrato de generaciones pasadas dentro de un lente moderno, y cuya principal línea de defensa es el cine en su versión más vibrante, inmersiva y espectacular. Es también un homenaje al ocaso de los héroes de antaño, ya sean pilotos de guerra luchando por causas perdidas, o las últimas estrellas de un cine que ya no existe. 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_532_

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias