Sierra Hermosa

Sierra Hermosa
Detalle de Yuca, Sierra Hermosa, Villa de Cos. Fotografía de Verónica G. Arredondo

La Gualdra 498 / Camino de jade y azul / Arte

La comunidad se ubica en el Trópico de Cáncer, municipio de Villa de Cos, Zacatecas. Por la carretera, dirección a Saltillo, giramos a la derecha durante 13 kilómetros por terracería. Había llovido. Atravesamos dos comunidades, a lo lejos, en las faldas del cerro, la explotación de una mina de oro, como ciudad blanca, abandonada. El paisaje, poblado de matorrales pequeños y espinosos, yucas, mezquites, cardos recuerdan los alrededores de Real de Catorce: Estación Wadley, Las Margaritas, El Tecolote –por ahí saltará el venadito– pensé. Visualicemos Sierra Hermosa en maps, en línea recta a la derecha se encuentra Wadley, en colindancia al desierto, lo sagrado. Por el camino ubicamos la yuca favorita del maestro Juan Manuel de la Rosa, junto a la cual aparece en una fotografía. Arribamos a Sierra Hermosa cerca de las 12:00 P. M., en la escuela los niños habían suspendido actividades, en espera. La misa de cenizas comenzaría al mediodía, en la capilla situada detrás de la hacienda. Aquel lugar remite a la memoria histórica, terratenientes, latifundios, despojo y congregación de hacendados. Situada al centro de la comunidad podría significar en extensión al atrio de una iglesia, al jardín principal frente a convento. La hacienda, hermoso territorio en ruinas, arquitectura con ventanas en ojiva, se yergue bajo el cobalto. Seña identitaria de una sociedad coartada por la migración, la minería, su contaminación del agua y la labor del campesino, germinar el desierto. Habitan Sierra Hermosa 250 mujeres, niños y hombres maduros. El cortejo fúnebre comenzó en casa de la hermana de Juan Manuel, cruzamos al lado de la hacienda, en la capilla el rezo al unísono tuvo lugar durante varios minutos, luego resonaron campanas. Niños con flores en manos caminaron al frente, después las mujeres, al final los hombres, el sol a plomo. La ceremonia se realizó el 2 de septiembre, mes y medio después de la muerte de Juan Manuel. Palabras de agradecimiento, amor y poesía por parte de sus hijos, familia, amistades; homenaje verdadero al hombre que trascendió al artista, al rodearse del cariño de su gente y mostrarles otra visión de mundo, a partir de su pasión por la literatura. Valoró la niñez, semillero de próximos estudiantes, licenciados; Club de Lectura con más de 6,000 títulos, y diversos profesionistas. El Museo Comunitario, antes caballeriza, funciona en préstamo de obra a las familias, como biblioteca. Conocimos también el espacio de arte textil destinado a mujeres, generan ingresos propios; y llenamos bolsillos del queso fresco que preparan. ¿Qué otro artista ha logrado un impacto así, lejos de museos con acervo del mundo en vitrinas, separados, sin involucrar de lleno al espectador? Tenemos mucho por hacer creadores y agentes culturales. Se reconoce a una persona por sus acciones, preferir el silencio a la palabra. La elaboración de la urna en cerámica, en tonos turquesa, fue realizada por el mismo Juan Manuel, comenta su hijo; modelar esa última morada sin premeditarlo. Nos alejamos de Sierra Hermosa con tormenta, múltiples arcoíris iluminaron el desierto.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_498

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ