15.8 C
Zacatecas
lunes, 25 octubre, 2021

El estado tiene deuda impagable con pueblo Yaqui: Nahmad Sittón

Más Leídas

Al participar este martes en el acto “Justicia al Pueblo Yaqui: petición de perdón por agravios a los pueblos originarios”, encabezado este martes por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el ex director del Instituto Nacional Indigenista, Salomón Nahmad Sittón, subrayó que el Estado tiene una deuda impagable con este pueblo. Apuntó que la firma de este acuerdo debe ser el inicio de un nuevo trato hacia los pueblos originarios, porque es la única forma de que México renazca desde sus raíces profundas.

Este es el mensaje de Salomón Nahmad Sittón durante el acto:

Buenas tardes a todas y todos, buenas tardes a los pueblos yaquis, buenas tardes al señor presidente don Andrés López Obrador, buenas tardes al gobernador del estado.

Pero quiero agregar que el señor presidente fue compañero de trabajo de nosotros en el Instituto Nacional Indigenista y cumplió su palabra en la zona chontal del estado de Tabasco.

México está cumpliendo 200 años de la consumación de su Independencia, que había sido iniciada por don Miguel Hidalgo y Costilla, y hoy en esta reunión debemos recordar las múltiples guerras realizadas por el gobierno y por los grupos de poder de Sonora en contra del pueblo yaqui, no se puede olvidar eso.

Aquí traigo un libro escrito por un miembro del Ejército que relata en 850 páginas todas las guerras contra los yaquis y los mayos. Me parece muy relevante que se ponga el Distrito de Riego 018, que va a implicar la apertura de tierras para la agricultura para 61 mil hectáreas cultivables para cada familia yaqui y con una irrigación anual de 673 millones de metros cúbicos de agua del río que lleva el nombre de este emblemático pueblo, distrito que ellos van a administrar, es fundamental que quede en sus manos.

Es un reconocimiento a la admirable resistencia de este pueblo que sigue en pie a pesar de que fueron divididos y una parte vive desde el siglo XIX en Arizona y miles de familias fueron dispersadas hacia el Valle Nacional en Oaxaca como esclavos y hacia la península de Yucatán en condiciones de persecución y destrucción que hoy serían considerados como genocidio y etnocidio por la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Acuerdos no jurídicos a favor de gente extraña a la tribu. Por ello, me congratulo y felicito al señor presidente y a todas las agencias del gobierno federal y estatal de que después de que hace más de 30 años realizamos el Plan Integral de Desarrollo de la Tribu Yaqui en 1983 que los gobernadores de esa época en ese momento ellos elaboraron con sus propios intelectuales y profesionistas como un plan que fue entregado en su momento al presidente de la República, en ese entonces Miguel de la Madrid, y que su entonces secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas, lo congeló en un escritorio de Palacio Nacional.

Qué bueno que hoy hay un plan nuevo que se está entregando hoy, qué bueno que el presidente de todos los mexicanos, licenciado Andrés López Obrador, hoy cumpla con uno de los compromisos históricos de México, que México debe a millones de familias y trabajadores indígenas, con quienes el Estado nacional tiene una deuda impagable.

Hoy inicia el pago de esa deuda con un acto de justicia y de respeto al derecho internacional. Este debe ser el inicio de un nuevo trato hacia estos pueblos porque es la única forma de que México renazca desde sus raíces profundas del México profundo que hablaba Guillermo Bonfil.

El Gobierno de México está obligado a cumplir con los compromisos internacionales sobre derechos de los pueblos originarios del mundo, cambiando su constitución para reconocerlos como ellos han demandado desde hace mucho tiempo.

No podemos tener un pacto federal verdadero si los pueblos indígenas de México siguen excluidos, sobre todo porque en nuestro país siguen viviendo en condiciones de extrema pobreza y desigualdad social, que debe ser reparada y compensada de manera significativa, y por ello solicitándole cada ciudadano en cada comunidad el perdón por todas las arbitrariedades y las guerras injustas contra las tribus yaqui y mayo, según consta en este pequeño libro de 850 páginas escritas por un militar.

Por ello, en cada ciudadano y cada comunidad deben pedirle perdón el gobierno sobre las arbitrariedades y las guerras injustas contra las tribus yaqui, mayo, como lo escribió Francisco del Paso, además de todos los maltratos, humillaciones desprecio y despojos que día con día durante el periodo colonial y el pasado periodo republicano han recibido, una vergüenza que cargamos todos los mexicanos y que no se cambian ni con la Independencia, la Reforma ni la Revolución.

Qué bueno que en esta ceremonia nos acompaña don Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del general Cárdenas y el nieto del general Cárdenas, quien fue el que decretó, conoció las penurias de este pasado, de estos 200 años, encarcelamiento y despojo en condiciones de falta de reconocimiento geopolítico.

Este pueblo requiere un reconocimiento de su territorio y de su poder político, cuyo centro más importante de la coordinación de todos los pueblos se encuentra debajo de esta palapa, aquí se acuerdan todos los asuntos relevantes e importantes.

Por ello, quiero pedir que se considere como un territorio autónomo, que se identifique a cada unidad política y a cada comunidad indígena de México con sus propios sistemas de gobierno y su propia regulación, de su propia vida cultural y social, y hacer desaparecer todas las formas de discriminación racial y cultural.

Que por fin tengamos una constitución con el reconocimiento pleno de todos sus derechos como lo han estado demandando desde Quintana Roo -aquí está presente uno de los líderes de la Guerra de Castas-pasando por Chiapas, por Sonora y hasta Baja California. Yo creo que es de justicia devolver la dignidad a la patria mexicana.

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias