Los ‘pluris’ ante la calidad de su representación

Los ‘pluris’ ante la calidad de su representación

El tema de la representación política en general es el nudo gordiano que ahora mismo padecemos. ¿Qué cosa representan los partidos políticos? ¿A quién representan los diputados? Si los partidos en lugar de vanguardias de sectores sociales se convirtieron en grupos de interés que se representan a sí mismos, entonces estamos fastidiados. Se entiende que los diputados de representación uninominal fueron votados de forma directa: los electores los eligieron directamente a ellos. En cambio, se provoca un enorme debate con los diputados de representación proporcional, porque son elegidos de manera indirecta: los partidos hacen la selección de los candidatos a las listas de prelatura. La pregunta es, ¿quién, cómo, y bajo qué criterios hacen dichas listas?

Sabemos de la importancia de las diputaciones de representación proporcional: de no estar, la sobre- representación de las candidaturas de mayoría sería inevitable. La cosa es, ¿cómo se elige o designa un diputado plurinominal y cómo debería ser? La designación de los candidatos de las listas es hecha por las burocracias partidarias que reproducen su poder siendo ‘pluris’ en una elección y en la otra también. Los grupos de interés al interior de los partidos que administran sus presupuestos están autonomizados hasta de sus propias militancias. Los partidos ya no están coordinados o penden de intereses o sectores sociales. Parecen ínsulas de la representación política: un oxímoron realmente existente.

Por ello, es evidente que se necesita una reforma política de todo el sistema electoral mexicano. Desde la forma de integrar los consejeros electorales en el INE, hasta los criterios de designación de las listas plurinominales en los partidos. La búsqueda ahora debe ser la calidad de la representación, sobre todo de aquellos que fueron electos de manera indirecta.

La representación no sólo se designa, sino que también se construye. Es decir, un representante pluri puede construir su representación acudiendo con los sectores sociales que pretende abanderar y coordinar con ellos iniciativas legislativas que potencien sus intereses. Los plurinominales son la expresión misma de la pluralidad política. Por tanto, los más obligados a responder al sector social más que al territorio. Y su calidad de representación estará ceñida a la rendición de cuentas con dichos sectores: si un ‘pluri’ verde vota por desaparecer zonas naturales protegidas para beneficiar a ricos desarrolladores, deberá haber mecanismos para que las organizaciones ambientalista pidan su revocación.

La calidad de la representación deberá estar ligada a la rendición de cuentas sectorializada. Igualmente, la calidad de sus iniciativas y gestiones. En otras palabras: la calidad es relativa a la propia naturaleza plural que constituye a esas diputaciones. Antes de su elección, los plurinominales deben declarar las iniciativas, sectores y gestiones que desean impulsar; para tener una línea base de evaluación de su desempeño. Así las cosas, los plurinominales zacatecanos que llegaron con la consigna de defender los intereses de los ex braceros, después votan la desaparición del fondo ex bracero para quedar bien y acomodarse con la nueva dirigencia de Morena, puedan ser señalados de representación nula. O incluso de traición, aun cuando hayan llegado por la rifa de ‘pluris’. En suma, la calidad de la representación de los plurinominales deberá ser el criterio para la reforma electoral en puerta.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ