Tenemos que hablar de Telegram: ¿cómo proteger a las niñas de la violencia sexual en línea?

Tenemos que hablar de Telegram: ¿cómo proteger a las niñas de la violencia sexual en línea?

Es difícil ser niña. La imagen de la infancia y adolescencia como un tiempo sin preocupaciones e ideal es falsa para muchas de nuestras niñas. La edad no es una protección contra la violencia, y en muchos casos las deja en situaciones más vulnerables, pues no pueden acceder a mecanismos de apoyo y/o defensa. Las niñas suelen ser víctimas de acoso psicológico al ser excluidas de círculos sociales o verse involucradas en rumores dañinos mientras que los niños son más propensos a sufrir violencia física y amenazas. Sabemos que las consecuencias de la violencia en el entorno escolar pueden ser un bajo rendimiento y abandono escolar. Por otra parte, la escuela y la vía pública se han identificado como los ámbitos donde suceden 8 de cada 10 agresiones contra niñas, niños y adolescentes. Además, aunque todos ellos están en peligro de sufrir violencia sexual a cualquier edad, las adolescentes se vuelven particularmente vulnerables.

Es por esto que en nuestras familias es importante crear espacios de apoyo y prevención de la violencia contra las niñas. Estos espacios no deben estar construidos desde la represión y el regaño hacia ellas, si no en su empoderamiento. Uno de los retos más importante recae en cómo hacerlo cuando la violencia se hace en los entornos digitales. Esto implica brechas de conocimiento entre las generaciones. Existía un viejo prejuicio que pensaba que las agresiones que suceden en el espacio digital “no son reales” y no afectan realmente a las personas que los sufren. Hoy en día sabemos que este es un tipo de violencia que afecta a 1 de cada 10 mujeres, de 15 años en adelante. Y que tiene importantes consecuencias mentales y físicas, en los casos más extremos llegando a la muerte. Lo que es virtual es real. Esta es una lección que todas y todos debemos de aprender para poder apoyar a nuestras niñas.

En días recientes, se viralizó información sobre una nueva forma de agredir a las niñas y adolescentes. Esta es una forma de sexting, el intercambio de conductas sexuales por vías digitales a través de Telegram, una aplicación de mensajería instantánea. Telegram se popularizo por tener filtros de seguridad más fuertes que whatsapp, lo cual impide que se identifique y/o ligue a una persona con una dirección o número telefónico. Es decir, una aplicación que favorece el anonimato. En Telegram se han creado diversos grupos que han implementado una red para agredir niñas entre 11 y 16 años: las incitan a participar en una dinámica para compartir contenido íntimo. Esto bajo el disfraz de ser un “juego”. Se les pide que envíen fotos intimas a extraños, donde son calificadas. Una vez que entran esta dinámica, utilizan ese mismo contenido para extorsionar a las niñas en seguir mandando contenido, con la amenaza de que si no lo hacen serán expuestas.

Este tipo de amenazas requieren que como padres y madres hablemos con nuestras hijas e hijos sobre su sexualidad. Establecer canales de comunicación es vital para poder responder a cualquier agresión que nuestros hijos e hijas enfrenten. Es importante empezar a inculcar también a los hijos que este tipo de conductas es inaceptable, y en nuestras hijas los riesgos que pueden ocurrir con este tipo de “juegos”. Recordarle a hijas e hijos que el contenido que comparten en línea no es privado ni secreto, aunque sea en “aplicaciones privadas”, y que piensen que este contenido puede incluso quedarse “para siempre en línea”. Nuestras hijas e hijos viven en una realidad en que sus conductas en línea pueden reproducirse y guardarse para siempre, algo que no nos sucedió a nosotras y nosotros como generación. Empezar a hablar de estos fenómenos es ir construyendo espacios más seguros donde niñas, niños y adolescentes puedan utilizar de forma segura los espacios digitales. Igualmente, debemos enfatizar que este tipo de conductas deben ser llamadas por su nombre: no es un juego, ni es “bullying”, es violencia sexual contra las niñas. La solución no es ni será pedirles a las niñas que no utilicen redes sociales, o negarles el acceso a celulares o internet. Juntas y juntos podemos erradicar la violencia sexual contra las niñas. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ