Flâneur Ramón Modesto, voyageur Julio Antonio Luis

Flâneur Ramón Modesto, voyageur Julio Antonio Luis
Flâneur Ramón Modesto, voyageur Julio Antonio Luis.

Editorial Gualdreño 483

 

A Ernesto Lumbreras,

Ganador del Premio Iberoamericano Ramón López Velarde este 2021

 

En Zacatecas, el mes de junio es muy especial porque registra en las páginas de su historia acontecimientos muy importantes: un 15 de junio de 1888 nació en la ciudad de Jerez de García Salinas, el poeta Ramón López Velarde, de quien hemos hablado en muchas ocasiones en este espacio editorial, y quizá con más frecuencia los últimos meses, desde que se anunció que el 2021 llevaría su nombre en Zacatecas. Un grupo de ciudadanos promovió ante el Congreso del Estado que este año fuera nombrado así para celebrar los 100 años del poema “La Suave Patria” y para conmemorar el centenario de su fallecimiento; agregaría que su ensayo “Novedad de la Patria” también fue publicado en 1921, el año de su muerte acontecida en la Ciudad de México el 19 de junio, cuando tenía apenas 33 años.

Ramón López Velarde, el padre soltero de la poesía mexicana -llamado así por Hugo Gutiérrez Vega- vestía de un pulcrísimo negro las más de las veces, como lo hiciera también otro artista zacatecano, Julio Ruelas, a quien no conoció -porque cuando el poeta llegó a la Ciudad de México, en la primavera de 1912,[i] Ruelas tenía casi cinco años de haber fallecido en París- y a quien sin embargo, le une no solo esta tierra colorada que vieron por primera vez en su infancia, sino ese profundo sentido de hacer poesía: uno la hacía con palabras, el otro con grafito, tintas, óleos y pigmentos.

Ruelas atravesó el océano en dos ocasiones, de la última jamás regresaría; López Velarde no conoció el mar. Ambos, creadores de sueños, lectores apremiantes, amantes indubitables de los placeres de la vida: flâneur Ramón Modesto, voyageur Julio Antonio Luis.

Describen, quienes lo conocieron, que Ramón solía caminar sin rumbo fijo por las calles de la ciudad y que era asiduo asistente a las carpas, esos lugares de principios del siglo XX en los que se llevaban a cabo representaciones teatrales de corte humorístico y tintes políticos; dice Marco Antonio Campos que, ahí, López Velarde y sus amigos vieron piezas como “La Llorona, Los polvos de la Madre Celestina, y Chucho el Roto”, y que “eran carpas auténticas, no simulación de teatro ni de centros de espectáculo superior. Los cómicos que ahí trabajaban eran, de tan malos, casi buenos”;[ii] en esa misma época, otro zacatecano debutaba en la Ciudad de México como actor: Roberto el Panzón Soto, quien nació entre 1888 y 1889 -si acaso al año siguiente que el bardo jerezano-, en la ciudad de Zacatecas y llegado a la Ciudad de México en 1913,[iii] un año después de que hiciera lo propio López Velarde. Estos dos artistas sí coincidieron en la misma época y ciudad y es muy probable que se hubieran conocido, o por lo menos coincidido en algunos de los sitios que solían frecuentar los integrantes de la comunidad artística e intelectual de la capital mexicana. Julio Ruelas, quien viviera los últimos tres años de su vida en París, también gustaba de los espectáculos teatrales y era asistente frecuente al Maxim’s y el Folies Bergère, dos de los sitios en los que se presentaría Carolina, La Bella Otero, a quien rendiría tributo perpetuando su imagen. La ilustración de La Bella Otero acompañaría el poema del mismo nombre, de José Juan Tablada, publicados ambos en La Revista Moderna en 1906.

Y aquí otras coincidencias: Julio Ruelas y Ramón López Velarde tuvieron como uno de sus más cercanos amigos a José Juan Tablada, quien, además, elogió y promovió la obra de estos dos artistas zacatecanos. A propósito del mes de junio: López Velarde falleció el día 19 y Ruelas nació el 21; ambos fallecieron solteros, cuando no habían cumplido 40 años… los dos a causa de afecciones pulmonares. Hay mucho por conocer de ellos todavía.

Que disfrute su lectura.

 

[i] Recomiendo nuevamente la lectura de Un Acueducto Infinitesimal, Ramón López Velarde en la Ciudad de México 1912-1921, Calygramma, México, 2019. Su autor, Ernesto Lumbreras, recibirá este 15 de junio la Medalla y el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde.

[ii] Campos, Marco Antonio, Diccionario Lopezvelardeano, Cátedra Universitaria 13, UNAM, México, 2020, p. 55.

[iii] Armando de María y Campos, “Mirando hacia atrás: los primeros pasos y los triunfos iniciales de Roberto Soto”, en http://criticateatral2021.org/transcripciones/595_470607.php. De María y Campos afirma que el año de nacimiento de Soto fue en 1896, pero en los archivos de FamilySearch se encuentra el dato correcto: “Roberto Soto Martínez nació en Zacatecas, capital del Estado del mismo nombre, hijo de don Leonardo Soto y doña Emilia Martínez. Fue bautizado el 21 de enero de 1889”. Ver: https://filmotropo.wordpress.com/2013/02/20/roberto-soto-del-seminario-al-teatro/

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ