Mujer de vitrina

Mujer de vitrina

La Gualdra 481 / Río de palabras

 

 

Ella era una mujer de vitrina, sí de vitrina; de esas que se dejan admirar y parece que por ellas no pasa el tiempo. Que tienen todo perfectamente, fríamente (tal vez demasiado) calculado. El plato, tenedor, cuchara, vaso, servilleta y si lo amerita, copa. La ropa perfectamente combinada, zapatos, bolso, accesorios. Una mujer de vitrina de esas que en las páginas de las revistas tienen la realidad aumentada, pero no por las curvas o los cuerpos, sino por el porte y la elegancia. De esos objetos del deseo que no se asumen como posibles, que no puedas soñar que duerman o caminen algún día a tu lado. Así era, una perfecta mujer de vitrina. Sujeta a las reglas, ceñida por los cánones, sumida por los convencionalismos. Envuelta en el mutismo dejaba que la vida pasara, haciendo lo posible porque los años se disimularan. No bostezaba, no tosía, no reía. Las mujeres de aparador no hacen eso, pensaba… porque sí, muchas veces pensaba, sus pensamientos la envolvían, la atrapaban y sacudían; pero eso era en la intimidad, cuando nadie la veía, cuando rompía en llanto, cuando el pelo se le desaliñaba, cuando el maquillaje se corría, cuando se decidía por fin y rompía el silencio.

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ