Inconcluso, proyecto para suministrar a ladrilleros con agua del arroyo Prieto

Inconcluso, proyecto para suministrar a ladrilleros con agua del arroyo Prieto
Hace cerca de diez años, el complejo ladrillero tenía una producción de 103 mil piezas diarias, ahora por las carencias su producción descendió hasta las 50 mil unidades ■ foto: susana zacarías

Actualmente deben trasladarla de lugares lejanos o pagar por pipas dos veces a la semana

Existen en el complejo 69 ladrilleras pero sólo 50 funcionan debido a lo complejo del oficio

 

Luego de tres años de haber presentado el proyecto para mejorar sus procesos de producción, integrantes del grupo ladrillero de El Mineral han perdido las esperanzas ante el abandono por parte de los contratistas y las autoridades de medio ambiente y califican que la obra a medias es un elefante blanco y un claro ejemplo de la apatía que se tiene con el sector.

Fue en 2018 cuando los trabajadores de las ladrilleras presentaron un proyecto ante la Secretaría del Agua y Medio Ambiente (SAMA) que consistía en utilizar la afluente del arroyo Prieto, que prácticamente son las aguas que se sustraen de las entrañas de la tierra dentro del proceso de minería, depósito que se tiene cercano a sus instalaciones para crear ladrillos; el plan también incluía la adquisición de la tubería y el bombeo del agua necesaria para facilitar el trabajo de los obreros.

Para lograr el objetivo y con ello aminorar los costos de producción del ladrillo, los interesados aseguraron contar con la concesión para el uso del recurso natural que fue avalado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para mejorar las técnicas implementadas al interior del parque ladrillero.

Para iniciar el proyecto, se efectuó la medición de la superficie donde sería colocada la tubería que consiste en una longitud cercana de tres kilómetros y la ubicación de los tinacos y depósitos de recepción de agua y finalmente por gravedad, el agua llegaría a cada una de las piletas donde ellos trabajan.

La prioridad de los trabajadores es el servicio de agua; actualmente para crear cierta cantidad de ladrillos tienen que hacer el acarreo del agua de lugares lejanos o de lo contrario, y si la situación económica es mejor, tienen que pagar el servicio de pipas para que les llegue el elemento base para crear su producto.

En cifras, cada una de las pipas que abastecen a las ladrilleras cobran por su servicio de acarreo de agua entre 250 a 300 pesos en promedio y a la semana se requieren de dos servicios por ladrillera; aunque existen en el complejo 69 ladrilleras en total, actualmente sólo 50 funcionan a consecuencia de la alta complejidad para crear el material para la construcción.

Después de tres años, sus necesidades son las mismas y ahora los obreros pugnan para que uno de los principales proyectos, la dotación de agua, sea una realidad o de lo contrario el oficio de crear ladrillos estaría condenado a su desaparición, según explicaron los afectados porque cada vez resulta más costoso fabricar el material de construcción.

Armando Caldera Garay, líder del gremio, lamentó el abandono del proyecto que les ayudaría a mejorar la construcción tanto por los contratistas así como de las autoridades de medio ambiente, porque a pesar de los esfuerzos de los ladrilleros, dejaron caer el plan para apoyar a los ladrilleros.

El líder resaltó que su organización logró que este parque contara con el servicio de energía eléctrica necesaria para mejorar los procesos de producción y solamente esperaban que les entregaran la obra, pero quedó inconclusa “es un elefante blanco, que tristeza”, manifestó.

En los últimos días y a consecuencia de las condiciones climatológicas en Fresnillo donde se registraron fuertes ráfagas de viento, cayeron los tinacos que fueron instalados para almacenar el líquido y también presentó daño la línea de conducción del agua.

Otro de los aspectos que falta por reparar, revelaron los ladrilleros, es la bomba hidroeléctrica para succionar el líquido y lograr que llegara al parque ladrillero, pero según manifestaron, fueron los contratistas quienes la quitaron del lugar al justificar que la presión no era suficiente para el proyecto y hasta el momento no ha sido reemplazada.

Para componer las fallas que presenta el sistema de abastecimiento de agua, serían necesarios cerca de 100 mil pesos, cantidad que los ladrilleros no tienen y lamentan que los promotores del proyecto no tengan alguna solución sobre la obra que nunca les entregaron. Ahora tendrán que esperar a que concluyan los procesos electorales para de nueva cuenta exigir que la concluyan.

“La mayoría somos gente humilde, nuestro trabajo es muy mal pagado y por ello las autoridades comprendieron nuestra situación y hasta salió que el traer el agua del arroyo Prieto nos iba a salir casi regalado pero es fecha que no se nos ha cumplido y queremos que este esfuerzo no se olvide”, coincidieron los demás integrantes del complejo ladrillero.

Hace cerca de diez años, el complejo ladrillero tenía una producción de 103 mil piezas diarias, ahora por la competencia de ofertar otro tipo de materiales para la construcción y las graves carencias que tienen los artesanos, provocó que su producción descendiera hasta las 50 mil unidades, pero destacan que las cifras podrían ser inferiores por las condiciones económicas.

“La situación que vivimos ahora con el alto costo de los combustibles y la materia prima y todo eso, ha provocado que se eleven los costos y que mucha de nuestra gente opte por irse a trabajar a las fábricas, actualmente de las 50 ladrilleras que hay, en cada una trabajan cinco personas aproximadamente”, explicó el portavoz de los obreros.

Debido a que 19 ladrilleras cerraron sus puertas, la producción no es suficiente para dar abasto a las necesidades del municipio e incluso podría declararse que existe escasez de ladrillos que no se puede aminorar por la falta de apoyos, además los costos de la materia prima incrementaron, lo que ocasiona que los obreros obtengan muy pocas ganancias.

Otro de los problemas que tienen los ladrilleros es que continúan con la quema de neumáticos, basura, plásticos, aceites industriales y leña. Para concretar el proceso de creación necesitan quemar el ladrillo para mejorar su resistencia, a pesar del grave daño ecológico que representa usar esos insumos para disminuir costos.

Pero justifican que nada pueden hacer porque carecen de las herramientas necesarias para mejorar las prácticas y denunciaron que la falta del servicio de agua, de energía eléctrica en el parque industrial y la adquisición de los quemadores eléctricos son las grandes limitantes para ser más amigables con el medio ambiente.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ