La tregua de Mario Benedetti

La tregua de Mario Benedetti

La Gualdra 476 / Literatura / Libros

 

“Solo me faltan seis meses y veintiocho días para estar en condiciones de jubilarme. Debe hacer por lo menos cinco años que llevo este cómputo diario a mi saldo de trabajo”. Así comienza La tregua, de Mario Benedetti, en la que Martín Santomé decide escribir un diario durante un año e inicia escribiendo sobre su jubilación; tiene 49 años de edad y comienza a sentir el inclemente paso del tiempo. Lleva una vida gris, rutinaria ─de su casa al trabajo y viceversa─, triste, tiene buen puesto y mejor salario en la empresa (una refaccionaria) y a su cargo tres empleados. Es un eficiente contable. Tiene tres hijos adolescentes con los cuales no ha convivido lo suficiente de tal modo que para él son unos desconocidos; les proporcionó educación y los recursos necesarios para que se desarrollaran porque era su obligación. Su esposa muere al nacer su tercer hijo.

La tregua es ante todo una intensa novela de amor. Martín conoce a Laura, quien ingresa a trabajar a la misma empresa y de la que se enamora. Nos narra el problema de la diferencia de edades: ella tiene 24 años. El libro lleva este título porque Dios le concede una tregua dentro de su inmovilidad, dentro de su fastidio. Laura tiene ojos verdes, segura, inteligente y decidida. Acaba de tener un desencuentro amoroso. Paulatinamente se van tomando cariño y afecto hasta volverse incondicionales.

Uno de los puntos más logrados del libro es precisamente el comprobar cómo va pasando de un indudable interés basado en el atractivo de Laura hasta un profundo enamoramiento del que ya no podrá escapar. Martín escribe en su diario: “Me atraían sus ojos, su voz, su cintura, su boca, sus manos, su risa, su cansancio, su timidez, su llanto, su franqueza, su pena, su confianza, su ternura, su sueño, su paso, sus suspiros. Pero ninguno de esos rasgos bastaba para atraerme compulsiva, totalmente. Cada atractivo se apoyaba en otro, ella me atraía como un todo, como una suma insustituible de atractivos, acaso insustituibles”.

La sola presencia de Laura le bastaba para sentirse dichoso: “Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido, más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor”.

Martín desarrolla una especie de teoría sobre la felicidad: “De pronto tuve conciencia de que ese momento, de que esa rebanada de cotidianidad, era el grado máximo de bienestar, era la Dicha. Nunca había sido tan feliz como en ese momento, pero tenía la hiriente sensación de que nunca más volveré a serlo, por lo menos a ese grado, con esa intensidad. La cumbre es así. Además estoy seguro de que la cumbre es solo un segundo, un breve segundo, un destello instantáneo y no hay derecho a prórrogas”.

Lo demás es lo de menos: su hijo Jaime confiesa en su momento que es homosexual, lo que provoca la ira de su hermano Esteban, quien lo agrede. Jaime abandona la casa dejando una nota terrible llena de reproches para su padre, que se entera de su condción de homosexual a través de su hija Blanca. La nota sirve también para poner el descubierto la relación secreta entre Martín y Laura, Jaime dice haberlos visto juntos.

Esto obliga a Martín a presentarle a su hija a Laura y se hacen muy amigas, lo que aumenta la felicidad de Martín, que siente que está viviendo un momento pletórico y ahora sí anhela la llegada de su jubilación para entregarse por completo a una vida con Laura. Pero ella muere. Considerando que ya había fallecido su primera esposa Martín comienza a concluir que está condenado a la miseria. La entrada de su diario correspondiente el 23 de septiembre dice: “Dios mío, Dios mío, Dios mío…”.

La tregua es una novela que penetra profundamente en la condición humana, esperanzadora, delicada, provoca recuerdos nostálgicos, lo que pudo haber sido y no fue.

 

* * *

Mario Benedetti, La tregua, Ediciones DEBOLSILLO, undécima reimpresión, México, 2019.

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ