La poesía es una herramienta para elevarse sobre las tristezas y los terrores: Miao-Yi Tu

La poesía es una herramienta para elevarse sobre las tristezas y los terrores: Miao-Yi Tu
Miao-Yi Tu.

La Gualdra 475 / Entrevistas / Literatura

 

 

En 1949, mientras los comunistas liderados por Mao Zedong se hacían con el poder en la China continental, las fuerzas leales al antiguo régimen se refugiaron en la isla de Taiwán, también conocida como Formosa, un hecho que determinó una división que mantiene hasta hoy en vilo, el reconocimiento de Taiwán como un estado independiente. En la Segunda Guerra Mundial, fuerzas de Estados Unidos intervinieron para mantener la independencia de Taiwán, pero China sostiene el acecho para recuperar un territorio que hoy aparece como un fantasma de gran categoría en el mapa del mundo. Esta constante amenaza de “invasión” es el tema recurrente de nuestra entrevistada, la narradora y poeta taiwanesa Miao-Yi Tu, ganadora de amplios reconocimientos por su obra. Miao no escapa a los sucesos de una tierra que defiende en cada lugar que visita. Sin embargo, deja en su poesía una marca de lo cotidiano y de los momentos, donde logra profundizar de manera extraordinaria, solo como la gran tradición poética de oriente permite. Un registro, un pequeño desplazamiento, una interrogante y la fuerza de una cultura poética que se funde con el día a día, con esa levedad que tiene los instantes y con la historia de un país al borde de ser nuevamente colonizado. Un trazado que funde la vida personal con la historia viva de su pueblo.

 

Octavio Gallardo: En conversaciones anteriores que hemos tenido muy parcialmente, y leyendo sobre ti, me he encontrado con un fuerte interés por comunicar la situación actual y pasada de tu país, que además no es reconocido como tal por la mayoría, debido a diversas situaciones geopolíticas, ¿cuál es tu mayor preocupación con respecto a Taiwán?

Miao-Yi Tu: Económicamente estamos muy bien, pero lo que me preocupa es la relación con China porque siempre nos está amenazando y ahora pocos países nos apoyan salvo Japón, Estados Unidos, ellos por su interés propio, pero necesitamos que el mundo sepa cómo es China y cómo es Taiwán y nuestro problema que es muy grande. Taiwán es una isla con muchos tesoros y no queremos que China nos anexe. Por eso siempre digo, en los festivales internacionales, que mi nacionalidad es taiwanesa y no china.

 

OG: ¿Es parecida la situación de Taiwán con respecto a Honk Kong?

M-YT: Taiwán es un país independiente, y todo lo que lo constituye, aunque China insiste en que es una provincia suya y en ese aspecto no es similar. Con respecto a Honk Kong, China dijo que iba a mantener su sistema, pero es cada vez peor; China mantiene la promesa, pero cada vez vemos que su vida democrática se deteriora.

Después de la guerra civil china, el Partido Nacionalista Chino, también conocido como KMT, se escapó de China y vino a Taiwán. Pero su gobierno era injusto y corrupto, y así crecía el rencor de la población. El KMT respondió a tal resentimiento masacrando a la gente y a toda una generación de intelectuales. Esta experiencia nos ha enseñado que Taiwán tiene que ser internacionalmente reconocido como un país independiente y no como algo que pertenece a otro. La política es la vida, y siendo escritora creo que tenemos el deber de comunicar al mundo esta realidad e interactuar con los extranjeros. Para mí un lápiz es un arma, una bomba. Taiwán todavía no es reconocido internacionalmente como un país y ese es un problema que hay que enfrentar, hay que resolver.

 

OG: Con respecto a tu labor como escritora en este contexto, ¿cuál es tu mejor herramienta de escritura, la narrativa o a la poesía?

M-YT: La novela es muy complicada y larga, la poesía es concisa, puede ser muy corta y puede ser muy sencilla. Mi experiencia en el año 2014 en un festival de poesía en Latinoamérica me hizo notar que la poesía es algo donde hay que hacer que la gente lo capte de inmediato, por ejemplo, si escribo un poema sobre la tragedia del 28 de febrero de Taiwán, la gente puede captarlo sin ningún problema.

 

OG: ¿Cómo es tu proceso de escritura?

M-YT: Al comienzo de mi carrera literaria escribí cuentos, prosas y solo hasta la mediana edad empecé a escribir poesía, y cada día llevo en mi bolsillo un cuadernillo y anoto cualquier pensamiento que tengo y estos son trozos de poesía o trozos de un cuento o novela. La poesía mía son instantes de un pensamiento o instantes de la vida. Ahora mismo estoy escribiendo una novela sobre la historia de mis antepasados, los Sorayas.

 

OG: ¿Desde qué tipo de momentos surge un poema para ti?

M-YT: En la vida cotidiana hay cosas muy bellas y esas cosas son parecidas a un poema, y a lo mejor porque estudio y leo demasiada poesía entonces todo lo que pienso es poesía, y entonces lo anoto en el cuaderno. En mi vida yo he pasado por violencia doméstica y en el nivel personal y en el nivel nacional Taiwán también ha pasado por tragedias, dictaduras, y para mí la poesía es una herramienta para elevarse sobre esas tristezas, esos terrores.

En un pueblo latinoamericano (Los Vilos, Chile) me encontré con un anciano y estábamos ahí hablando, en ese momento pensaba que si yo hubiera estado en mi tierra 200 años antes habría sido japonesa y si él hubiera estado allí antes habría sido español. Este es un ejemplo de que en la vida cotidiana está la materia para mi escritura.

Para mí el viaje también es una inspiración, puesto que he estudiado en California y también he estado en Colombia y viendo la historia de Colombia, como en muchos países hispanoamericanos que eran colonia de España, lo mismo pasa con Taiwán que ha sido colonia por mucho tiempo, eso me hace conectar una tierra con la otra y eso es parte de mi inspiración. Como escritora la tristeza personal o del país es algo que me impacta y lo cambio y lo transformo, lo describo y entonces al final es literatura que nos ayuda a elevarnos sobre nuestra tristeza y nos ayuda a ser mejores.

 

OG: ¿Cómo conectas la literatura oriental con la literatura occidental?

M-YT: La literatura tradicional de oriente es más diferente, porque contiene menos imaginación que la literatura occidental, por ejemplo, García Márquez, la imaginación es algo no muy usual en la literatura oriental en mi parecer. La literatura occidental posee bastantes diferencias entre, por ejemplo, la literatura inglesa y la hispanoamericana, porque en Latinoamérica se pone mucho énfasis en la familia como en Asia, pero en la literatura anglosajona se pone énfasis en el individuo. Además, en Latinoamérica hay bastante tema sobre las dictaduras, como Vargas Llosa, y eso es algo que nos conecta con los taiwaneses, porque hemos atravesado por una dictadura.

Pero en la literatura inglesa, ellos son los colonizadores y no los colonizados, entonces su escritura es diferente a la de nosotros. Entonces marco las diferencias, no tanto en que si es o no oriental, sino en que si es colonizadora o no. Pongo más énfasis en eso que si es oriental u occidental. Por ejemplo, la literatura británica, que es un país que colonizó a India, entonces es muy diferente e interesante. Pero hoy día colonizan de otra forma, económicamente por ejemplo o culturalmente, como las películas de Hollywood.

 

OG: ¿Cuál es tu papel como escritora con respecto a todo esto?

M-YT: Taiwán no es un país muy seguro por la amenaza de la invasión de China, esto pasa casi cada día, que los países grandes amenazan a los países pequeños, y el deber de un escritor o escritora es luchar contra esas injusticias. Aunque me puedan matar o aniquilar, mi literatura es eterna y mi espíritu puede llegar hasta el infinito.

 

OG: ¿Qué es un poema para ti?

M-YT: Para mí la poesía es un descubrimiento, la vida y la vida cotidiana. Para mí las cosas pequeñas de la vida cotidiana son una elevación del simple hecho de vivir.

En la tienda de la esquina pasan tranquilos los días

[traducción de Khedija Gadhoum]

 

En la esquina de un pequeño pueblo, entre ciudades,

hay una encantadora tienda

que invita a conocer la auténtica vida chilena.

Cerca yace un árbol macizo cargado de kiwis,

y sus frutos se doran al sol del desierto.

Paseo encantada por tal paisaje

mientras un anciano, con sombrero de fieltro,

me pregunta si soy japonesa.

 

No conoce Taiwán, pero sabe que China es muy popular.

Y de nuevo vuelve a narrar la historia de su vida,

que ha pasado serena y tranquilamente.

Yo también deseo un lugar donde pueda, tranquilamente,

pasar mis días sin prisa y diciendo, bien alto,

que soy taiwanesa, una auténtica taiwanesa.

 

La sonrisa cálida del anciano acaba borrando mi angustia

y poco a poco se va mitigando nuestra cándida charla.

Si yo hubiera venido setenta años antes,

habría sido japonesa.

Si él hubiera venido doscientos años antes,

habría sido español.

 

En este mundo absurdo se mezclan

tanto las historias tristes como las alegres.

Alzo la cabeza para contemplar el cielo

más allá de la tienda de la esquina

sin querer ignorar la melancolía azul.

 

 

Un camino

[traducción de Mariela Cordero]

 

La reminiscencia es un océano que no tiene fondo.

Remembrando un segundo, una flor se intoxica levemente;

remembrando un minuto, una flor se silencia;

remembrando un momento, una flor se marchita;

remembrando un día, una flor arde;

remembrando una noche, una flor se torna en ceniza.

 

Cuando dos amantes se distancian uno del otro,

una milla está marcada por la belleza;

cien millas significan soledad;

mil millas están pavimentadas con los trozos de un corazón roto;

diez mil millas se acumulan, inesperadamente, en un poema.

El camino que dejaste atrás

rima mi poema con cada uno de tus pasos.

 

 

 

*Miao-Yi Tu 凃 妙 沂 (1961) es una poeta, escritora, editora, traductora y artista taiwanesa. Actualmente es miembro del comité de Literatura Taiwanesa Battlefront. Es asociada del Grupo de Comunicación Internacional de Literatura de Taiwán. Obtuvo diversos premios literarios, entre ellos: Premio Literario Tayouan, el Premio Literario de Taipei, el Premio Literario Lin Rung-san, el Premio Literario Nan-ying, el Premio de Poesía Femenina Ye-hong.  Su ensayo El terreno sigue siendo el jardín  obtuvo el primer premio del Premio de literatura Fu-cheng (2007). Obtuvo el Primer premio del Premio de historia corta Wu Cho Liu (2011). Obtuvo el Premio Literario Kathaka (2018). Ha publicado en taiwanés el poemario Yearning (2016). «The Epiphany of Feet libro de poesía bilingüe mandarín / inglés (2018) y The Black Ghost, libro de cuentos (2019). Coeditó junto con poetas kurdos la compilación de poemas mundiales en inglés y español “Paz para Afrin, paz para Kurdistán” (2019, publicada en Alemania). Sus poemas han sido incluidos en varias compilaciones internacionales y han sido escogidos por el Museo del Sonido Italiano. También ha sido traducida al inglés, español, bengalí, macedonio, árabe, polaco, turco y albanés.

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ