Renovación respetuosa: Reestructuración museográfica del Museo de Sitio “La Quemada”

Renovación respetuosa: Reestructuración museográfica del Museo de Sitio “La Quemada”
Foto de Juan Carlos Basabe / Centro INAH Zacatecas.

La Gualdra 473 / Arqueología e Historia / Ollin: Memoria en Movimiento

 

La Zona de Monumentos Arqueológicos “La Quemada” es uno de los ejemplos más norteños de grandes ciudades prehispánicas que ocuparon el actual territorio nacional, su auge fue de los años 600 al 900 de n. e.; este asentamiento se localiza dentro del Valle de Malpaso sobre un cerro alargado cercano al Río Malpaso, siendo el centro rector del valle. Los restos de sus edificaciones muestran la importancia que tuvo esta ciudad prehispánica, ejemplo de ello son el Salón de las Columnas, la gran Plaza Principal, la Cancha para el Juego de Pelota y la Pirámide Votiva.

Las primeras noticias que se tienen de estas ruinas proceden del siglo XVI con la llegada de los conquistadores, al paso de los años varios exploradores y estudiosos del pasado visitaron el lugar considerándolo como un asentamiento azteca; en el siglo XIX se realizaron importantes descripciones acompañadas de levantamientos topográficos y dibujos de las condiciones de los edificios de esta ciudad prehispánica. Es hasta el siglo XX cuando comienzan los trabajos propiamente de investigación arqueológica, con ello nuevas interpretaciones del sitio.

Para 1996 se logra la creación del museo arqueológico La Quemada que, junto con el museo de Paquimé en Chihuahua, se constituyeron como los primeros recintos que mostraron la herencia cultural del norte del actual territorio nacional.

El edificio que ocupa el museo representó un ejemplo vanguardista en su concepción arquitectónica ya que en su diseño retomó, en una forma contemporánea, las características arquitectónicas y los sistemas constructivos del asentamiento prehispánico, logrando una notable y respetuosa integración al paisaje cultural y natural en el que se encuentra inmerso, condición que conserva hasta nuestros días en que sigue siendo un referente cuando de museos de sitio se trata.

La vocación inicial del museo fue la de un recinto de carácter regional con el propósito de promover las culturas prehispánicas del estado de Zacatecas a partir de la exhibición de colecciones arqueológicas de cada una de ellas, apoyadas en recursos gráficos, dioramas y haciendo uso de los recursos tecnológicos que aquella época ofrecía.

A 25 años de su creación y después de impulsar las aperturas del Museo de Sitio de Alta Vista en 2007 y de las zonas arqueológicas Cerro del Teúl y Cerro de las Ventanas en 2018 y 2019 respectivamente, el Museo de La Quemada se renueva, respetando su originalidad, para convertirse en un museo de sitio, retomando las investigaciones generadas en estos últimos años y con ello construir un nuevo guion científico y museográfico con la finalidad de mostrar público en general un mayor conocimiento en torno a este importante sitio del norte de nuestro país a partir de 8 módulos temáticos que abordan temas como la biodiversidad de la región, la evolución del nombre del sitio, las investigaciones que se han realizado lo largo del tiempo, la arquitectura en el Cerro de los Edificios, la vida cotidiana, las tradiciones y la cosmogonía, las relaciones regionales del Valle de Malpaso, concluyendo con los procesos del rescate del pasado.

El nuevo museo aprovecha elementos de la museografía original enriqueciéndolos con recursos multimedia, tal es el caso del módulo temático en el que se aborda el Cerro de los Edificios, en el cual, sobre una maqueta que ya existía, se desarrolla un mapping interactivo a través del cual el público, por primera vez, podrá conocer la función y apariencia de cada uno de los edificios que conforman este imponente sitio a partir de la proyección de modelos de reconstrucción virtual.

Asimismo la antigua sala introductoria fue equipada con nueva tecnología de audio y video, transformándola en un auditorio en donde además de la proyección permanente de un video alusivo al sitio, se podrán realizar diversos eventos académicos y culturales.

La museografía de la sala de exhibición permanente se renovó tomando como inspiración el Salón de las Columnas, uno de los edificios emblemáticos del sitio; una nueva curaduría y 20 años de excavaciones arqueológicas ampliaron el catálogo de piezas a 72 objetos de piedra y cerámica, las cuales ahora podrán ser apreciadas desde todos sus ángulos.

Además de lo anterior, el museo presenta dos novedades; integrando, por una parte, un módulo sobre la biodiversidad de la región, en donde el Museo de Historia Natural de la Universidad Autónoma de Zacatecas aporta ejemplos de la fauna local mediante su colección de taxidermia. El museo contará por primera vez con una sala de exposiciones temporales que le dará la oportunidad de presentar distintas y novedosas exhibiciones; será inaugurada con la exposición “Hierro y Bonilla, álbum fotográfico de las ruinas de La Quemada”, la cual muestra una serie de fotografías realizada en 1892 por los científicos Ignacio Hierro y José Árbol y Bonilla.

La renovación del museo estuvo precedida por un trabajo de mantenimiento integral del edificio, así como la adaptación y acondicionamiento de los espacios para garantizar la accesibilidad universal.

El proyecto fue realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia a través de la Coordinación Nacional de Obras y Proyectos, la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones y el Centro INAH Zacatecas en coordinación con el Gobierno del Estado mediante el Convenio de Colaboración para la Operación y Funcionamiento de la Unidad de Servicios y Museo de Sitio de la Zona de Monumentos Arqueológicos La Quemada, formalizado en agosto del 2019.

Se debe mencionar que el museo atiende las exigencias de la nueva normalidad, mediante la disposición de un filtro sanitario en su acceso y un recorrido unidireccional, estableciendo capacidades máximas y tiempos de permanencia en cada una de sus áreas con la finalidad de evitar aglomeraciones, todo lo anterior debidamente señalizado en los diferentes puntos del recorrido.

El museo y la zona arqueológica pueden ser visitados de viernes a domingo en un horario de 9:00 a 16:00h con el último acceso a las 15:00 horas.

 

* Centro INAH Zacatecas.

Fotografías de Juan Carlos Basabe / Centro INAH Zacatecas.

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ