Sufren zacatecanos desalojos de vivienda durante la contingencia por el Covid-19

Sufren zacatecanos desalojos de vivienda durante la contingencia por el Covid-19
En México, a nivel nacional y estatal no se tomaron acciones para mitigar los desalojos derivados de la contingencia sanitaria ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Diana, estudiante de posgrado, mantuvo estable su economía gracias a una beca del Conacyt

■ Por su parte, Nahúm regresó de EU a Zacatecas, donde le fue complicado encontrar trabajo

■ Ambos tuvieron que deshabitar el lugar donde vivían, pues no tenían recursos para la renta

 

En Zacatecas, como en Ciudad de México, distintas personas han tenido que ser desalojadas durante la emergencia sanitaria por Coronavirus (Covid-19), debido a que, a diferencia de otros países, México no tomó ninguna medida para prevenir y mitigar los desalojos generados por esta problemática.

Tal es el caso de Diana y Nahúm; ambos zacatecanos que, derivado de los problemas económicos generados por la contingencia, tuvieron que dejar sus hogares y buscar otras alternativas para mantener un techo sobre sus cabezas; los dos narraron su experiencia a La Jornada Zacatecas.

En primer lugar, Diana, estudiante de posgrado y becaria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), narró que, mientras ella se sustenta con la beca, se vio afectada indirectamente, pues su madre resultó vulnerada con la reducción de sueldo.

Por este motivo, la maestrante se vio en la necesidad de colaborar en lo económico y en la movilidad de víveres. Por su parte, en su lugar de residencia, el arrendador, en un principio, dijo que los servicios estaban incluidos en la renta, mas con la pandemia empezó a cobrarlos aparte “y subió mucho”, recordó Diana.

Por este motivo, se decidió a regresar a casa de su madre; “de todos modos tenía que venir casi diario y era doble gasto”, dijo. A pesar de lo vivido, Diana agradece que el gobierno “no nos la quitaron (la beca) como en un momento amenazaban con hacerlo, y eso ayudó a que la economía de familia no se desestabilizara tanto”.

Sin embargo, señaló que, desde su perspectiva, se debería reactivar la cultura, “porque es el medio en el que yo me desenvuelvo y genero ingresos”, sobre todo cuando “ya todo lo demás está: bares, tiendas… ¿por qué no regresar el teatro, conciertos o similares?”, aseveró.

Por su parte, la historia de Nahúm empieza en el país vecino del norte; en noviembre del 2019 se mudó a Dallas, Texas en busca de un empleo, “y a principios de enero de 2020 empezaron los primeros casos de personas con Covid-19”, declaró.

Con el registro de casos, “inmediatamente cerraron restaurantes, lugares públicos, escuelas, etc.”; a pesar de que el número de contagios era bajo, Nahúm perdió su trabajo en construcción, “y por más que buscaba no había nada”, recordó.

Por esta razón, se decidió regresar a México, “donde al parecer no pasaba absolutamente nada”; en ese entonces encontró un departamento que compartía con estudiantes, y alrededor de marzo-abril “empezaron con las mismas clausuras, y lógicamente mis compañeros desalojaron el departamento”.

Acto seguido, Nahúm rentó otro departamento, “y para mi desgracia el restaurante donde trabajaba también cerró y no pude pagar el segundo mes; literal en ninguna parte encontré trabajo en Zacatecas”, detalló.

Una vez más tuvo que mudarse con la esperanza de subsistir; en esta ocasión emprendió su viaje al lugar de donde es originaria su familia, Río Grande, “donde el único apoyo del gobierno eran unas despensas que anunciaban en redes sociales… creo que eran escasas porque nunca me tocaron”, comentó.

Continuando con su lucha, tramitó un apoyo en junio por motivo de la contingencia, “nunca llegó nada”, lamentó; sería hasta junio cuando pudo tramitar la beca de Jóvenes Construyendo el Futuro, donde el sueldo es de 3 mil 700 pesos. “Las rentas estaban entre mil 200 a mil 500 y pues a vender gelatinas”, precisó con humor. Aunque la beca supuestamente abarcaría el periodo de un año, el sistema lo dio de baja “y no duré ni tres meses”.

Por lo anterior, buscó trabajo otra vez, regresando a un restaurante; lamentablemente, en diciembre la contingencia sanitaria lo alcanzó, y al contagiarse de Covid-19 en diciembre, lo despidieron.

Actualmente, Nahúm trabaja en un consultorio de optometría y tiene un techo sobre su cabeza, sin embargo, reconoce que “se las vio negras” por un periodo extendido; esta es la realidad de muchos zacatecanos que, por desgracia fueron víctimas indirectas, y algunos directas, de la pandemia por Coronavirus, que más allá de verse en una situación de riesgo sanitario, se encontraron vulnerables por la otra pandemia, la económica, que aún azota al estado y al país.

Como lo desarrolló Animal Político: Alemania, Argentina, Australia, Austria, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Malasia, Reino Unido y Sudáfrica son algunos de los países que adoptaron moratorias a los desalojos de personas que se han visto impedidas de pagar la renta de sus viviendas durante la contingencia.

Sin embargo, al no promoverse este tipo de acciones en el estado y el país, a lo largo de estos relatos se pueden ver algunos de los otros efectos del Covid-19.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ