Rogelio Cárdenas, “un hombre con espíritu revolucionario de verdad”: académicos

Rogelio Cárdenas, “un hombre con espíritu revolucionario de verdad”: académicos
Rogelio Cárdenas recibiendo un galardón durante un evento de la BUAZ ■ FOTO: CORTESÍA

■ Durante su rectorado en la BUAZ inició la resolución de la deuda de la escuela con el ISSSTE

■ También con él al frente de la administración central comenzó el proyecto del Campus Siglo 21

■ Al frente de la Secretaría de Educación destacó su labor en el tema del financiamiento: Campos

 

Autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), ex rectores y ex secretarios de Educación en el estado, lamentaron el fallecimiento de Rogelio Cárdenas Hernández, a quien se refirieron como “un hombre de izquierda, con espíritu revolucionario de verdad” y que, en los diferentes cargos públicos que ocupó, siempre tomó decisiones en beneficio de la mayoría.

Alfredo Femat Bañuelos, ex rector de la BUAZ, comentó que “Rogelio se caracterizó por ser un hombre muy empático, muy razonable, un hombre siempre dispuesto al diálogo y hoy la familia universitaria está de luto”.

“Fue un hombre de izquierda totalmente convencido y siempre preocupado porque la Universidad no cambiara el rumbo, porque no perdiera el sentido de lo que ha sido. Nos comunicábamos por teléfono y me decía que estaba preocupado de que en la sucesión de la Rectoría no se perdiera la filosofía de la BUAZ”, dijo.

Agregó que, “aparte de ser un gran ser humano, de ser un universitario a carta cabal, fue un rector muy comprometido y a mí me permitió aprender y me dio todas las facilidades para poder ser su sucesor. Hoy que se nos ha adelantado en el camino, es una noticia que nos duele a los universitarios”.

Femat Baluelos destacó que Cárdenas Hernández fue el primer rector que tomó decisiones que antes no se habían querido tomar, entre ellas la aportación de los trabajadores de 8 por ciento de su salario para el ISSSTE, ya que antes el Gobierno del Estado era quien lo subsidiaba.

“Él fue el rector que tomó la decisión de que las obligaciones se tenían que cumplir y se tuvo que descontar a los docentes y trabajadores su aportación al ISSSTE. Pero además, fue el rector que logró que se sentara la mesa de negociación para ver la deuda que tenía la Universidad con el ISSSTE y Hacienda en ese momento, para lo cual acordó que el pago fuera con una parte de edificios a cambio de que estos se quedaran en comodato hasta que la Federación construyera edificios nuevos”.

Por otra parte, indicó que, en su gestión como rector, empezó la construcción del Campus Siglo 21 y la implementación del nuevo modelo académico, lo que permitió modernizar toda la infraestructura de la institución.

En el ámbito político, Femat Bañuelos expuso que “él siempre fue un hombre convencido de que este país debía cambiar, siempre fue tuvo una posición de izquierda y por eso pudimos hacer equipo con él a pesar de que nosotros veníamos del Frente Popular y él del Partido Socialista Unificado de México”.

Por su parte, Flavio Campos Miramontes, ex secretario de Educación, refirió que fue compañero de Cárdenas Hernández en el programa de Ingeniería Química y coincidieron en actividades relacionadas con la organización estudiantil en ese tiempo.

“Posteriormente nos encontramos en el Partido Socialista Unificado de México. Ellos eran un grupo dentro del Frente Popular y después acompañó políticamente al PRD. Posteriormente fue rector y en el gobierno de Amalia García fue el primer secretario que designó la gobernadora. Una vez que él renuncia, me invitaron a mí a sucederlo como secretario”.

Recordó que ese periodo en el que ambos fungieron como titulares de la llamada Secretaría de Educación y Cultura fue difícil porque había en puerta una negociación con los sindicatos, lo que derivó en la propuesta de que se regresara al sistema federalizado porque “existía una segunda negociación con el estado y ese no era el compromiso inicial con el que se hizo la descentralización de la educación en 1992”.

Campos Miramontes refirió, entonces, que ambos fueron secretarios de Educación en el mismo sexenio y “fueron tiempos difíciles que tuvimos que enfrentar, incluso con la poca comprensión de las autoridades que estaban sobre nosotros, la Secretaría de Gobierno en particular, porque tenían un enfoque de tratamiento de todas las protestas y en la secretaría se tenía otro”.

De la gestión de Cárdenas Hernández como secretario destacó su labor en el tema del financiamiento para la educación, porque en ese momento había un déficit financiero importante y tuvo que pugnar por recursos extraordinarios ante la presidencia de la República y la Secretaría de Educación Pública.

Es decir, durante ese periodo “se pidió que se revisara la pertinencia de que siguiéramos administrando la educación federalizada y que fuera la Federación la que enfrentara los costos que se habían acumulado y que no tenían sustento financiero. Ese fue el reto que tuvo él y que yo seguí enfrentando, hasta que finalmente se dio un apoyo de 600 millones de pesos”.

Gema Mercado Sánchez, ex secretaria de Educación, declaró que fue una persona “con espíritu revolucionario de verdad que ya no se ve mucho. Modesto, sencillo, amable. Era fácil ser su amigo y él era uno de los últimos comunistas de este siglo”.

Añadió que, entre sus cualidades, estaba el hecho de que sabía escuchar, difícilmente se enojaba y siempre sonreía. En consecuencia, “era fácil llegar a acuerdos institucionales, siempre pensando en los trabajadores” .

En ese sentido, dijo que Cárdenas Hernández reflejó esa disposición por generar acuerdos al interior de la Universidad, además que “era un hombre que tomaba decisiones siempre favorables para la mayoría y no para favorecer al poder”.

En el tema político, Mercado Sánchez detalló que Cárdenas Hernández “fue un hombre congruente. En su vida y en su ideología un estudioso y un justiciero. Fue muy activo políticamente y permaneció joven en su pensamiento”.

Asimismo, Francisco Javier Domínguez Garay, ex rector de la BUAZ, comentó al respecto que una de las acciones importantes que inició Cárdenas Hernández como rector, fue la resolución de la deuda con el ISSSTE: “él fue el que inició y en su gestión se estuvo a punto de concluir la firma del convenio, pero por diversas razones se concretó hasta el siguiente periodo”.

Coincidió en que una decisión importante que tomó fue que los profesores aportaran 8 por ciento de su salario para el instituto, el cual no se pagaba porque ese recurso lo absorbía el Gobierno del Estado pero no lo hizo.

“Le tocó tomar esa decisión tendiente a dar muestras de que la Universidad quería asumir sus compromisos con el ISSSTE. Otra cosa importante fue que modificó algunos puntos en el Contrato Colectivo del Sindicato de Trabajadores y, además, todo lo que se refiere a los procesos de acreditación de los programas”.

En ese sentido, Domínguez Garay consideró que hizo una labor importante para que las universidades académicas desarrollaran una cultura de la evaluación y acreditación por parte de organismos externos.

En el terreno político, recordó que Cárdenas Hernández siempre se mantuvo ajeno a las expresiones políticas como Grupo Universidad y Renacimiento Universitario, pero él encabezó otra expresión.

“Él nunca coincidió con ABCD ni después con el Grupo Universidad ni con Renacimiento. Él cuestionaba a estas expresiones, pero todas sus opiniones se respetaron y hoy que se fue, razón de más para respetar todo lo que él consideraba. En la Universidad son necesarias las opiniones diferentes, nadie tiene la verdad absoluta”, expresó.

Finalmente, Rubén Ibarra Reyes, Rector de la BUAZ, se refirió a Cárdenas Hernández como “un hombre con una trayectoria importante en nuestra institución como estudiante, profesor y como rector, donde le debemos muchas cosas a su rectorado”.

Al respecto, “lo que yo resaltaría es que con Rogelio se inició el proyecto del Campus Siglo 21 que hoy en día recibe a miles de estudiantes zacatecanos y de otros estados que buscan en la BUAZ la posibilidad de desarrollarse, estudiar y forjar un mejor futuro para ellos y sus familias. Creo que ese legado es muy importante”.

Detalló que, como rector, tuvo que tomar decisiones, y aunque éstas pueden ser acertadas o erróneas, en su caso hubo acciones importantes en el tema administrativo como avanzar en un acuerdo con el ISSSTE para solventar la deuda que había en ese momento.

Además, “la Universidad como ciencia, como desarrollo tecnológico y como desarrollo humanístico, no puede ser estática y el Campus Siglo 21 le permitió a la Universidad dar un salto cualitativo y cuantitativo en la capacidad de recepción de jóvenes”, concluyó Ibarra Reyes.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ