Miscelánea Seguridad pública: hacia un concepto integral. Fortalezas y debilidades (primera parte)

Miscelánea Seguridad pública: hacia un concepto integral. Fortalezas y debilidades (primera parte)

Transcurrido poco más de un mes de haber interrumpido mi colaboración semanal en este diario, debo agradecer a mi amigo Raymundo Cárdenas Vargas su generosidad al conservar mi espacio y a mis lectores una disculpa. La pandemia también afecta el entusiasmo.

A raíz de una entrevista telefónica que me hizo Scarlett Llamas, reportera de “La Jornada” sobre el tema de Seguridad Pública, varios amigos y generosos lectores de Miscelánea, me pidieron que insistiera y ampliara sobre ese aspecto, lo que coincidió con la visita al estado del Presidente de la República, al ser abordado como asunto principal la inseguridad nunca padecida en la entidad.

Así las cosas, y ante lo que considero una visión muy acotada en lo general sobre el concepto de seguridad pública, retomo el tema:

Cuando el Gobernador Alejandro Tello pide al Presidente de la República apoyo con más elementos de la Guardia Nacional a fin de enfrentar a los grupos de delincuencia que hoy abundan en la entidad y, cuando el presidente de la República da respuesta con el ofrecimiento de proporcionar más elementos de la Guardia Nacional, e inclusive del Ejército; ambos coinciden en un concepto de seguridad pública que en realidad corresponde tan sólo a una etapa de ésta y que lo es la prevención del delito a partir de la vigilancia y disuasión; aunque el Presidente aborda la problemática social como causa de delincuencia, lo que es obviamente correcto.

El tema de la seguridad pública atiende cinco etapas: PREVENCIÓN DEL DELITO, PROCURACIÓN DE JUSTICIA, ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, REHABILITACIÓN DEL DELINCUENTE Y REINSERCIÓN SOCIAL, cuyo cumplimiento es estricto en cada una y en todas, a fin de acceder a una auténtica Seguridad Pública.

La primera etapa o apartado a cuidar para garantizar la seguridad pública lo es LA PREVENCIÓN DEL DELITO. Visto el tema desde dos aspectos: el que atiende la problemática social y el que se ocupa de la vigilancia para la disuasión.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que “los Programas para el Bienestar son la estrategia de más impacto para combatir los problemas de violencia que enfrenta el país…” Y efectivamente, la mejor fórmula para disminuir la delincuencia, es precisamente la atención a la economía de los grupos marginados.

La prevención del delito se atiende en parte con el programa de Becas para el Bienestar implementado por el gobierno Federal.

La otra parte es precisamente el llamado del Gobernador Tello al solicitar más elementos para la vigilancia y disuasión: La Guardia Nacional y el Ejército, aunque en estricto orden jurídico, la formación y adiestramiento de los elementos de tales corporaciones, no son precisamente los idóneos para tareas que son de los cuerpos policiacos. Lo que es un tema aparte.

Las corporaciones que se deben encargar en esta etapa, son las policías preventivas: estatales y municipales.

La segunda etapa de seguridad pública corresponde a lo que se conoce como PROCURACIÓN DE JUSTICIA. El órgano competente es la Fiscalía General de Justicia del Estado, antes Procuraduría General de Justicia del Estado.

Este órgano se encarga, por medio de sus “fiscales”, antes Agentes del Ministerio Público, de la investigación de los delitos y de sus autores, por medio de su policía ministerial o/y policía de investigación.

Para una exitosa investigación, deben trabajar en conjunto, “como racimo de uvas”, decía el criminólogo Rafael Ruiz Harrel: el fiscal, la policía ministerial y la policía científica (también llamados peritos).

Fortalezas: La institución funciona con un buen número de “fiscales” antes Agentes del Ministerio Público, todos licenciados en derecho, con experiencia cada uno en su área de ocupación y con la característica de honestidad.

Debilidades: Carece de una policía auténticamente de investigación, profesional no sólo por experiencia, sino por estudios en metodología y conocimiento del derecho penal y procesal penal.

Servicios Periciales fue inexplicablemente separado de la Fiscalía y se constituyó como un órgano independiente copiando el esquema de Jalisco.

En el año 2000, fueron capacitados por la policía francesa y agentes del FBI de los Estados Unidos, 50 elementos. Todos licenciados en derecho. A la llegada del gobierno de Amalia García fue disuelto el grupo. Se ignora el por qué y se reprocha, ya que su desempeño era muy profesional. Trabajaban, tal como recomendaba el Criminólogo Ruiz Harrel: Como “racimo de uvas”. Y las investigaciones eran exitosas.

Sería recomendable la celebración de un convenio de colaboración UAZ-Gobierno del Estado para la creación de la Escuela de Formación de Policía de Investigación y policía científica. Dando margen a la formación de cuando menos 100 elementos y 50 respectivamente.

Sería igualmente recomendable la reintegración de servicios periciales, al organigrama de la Fiscalía y subordinada a los fiscales precisamente.

El principal aliciente para la delincuencia es la impunidad. Si la fiscalía no investiga los delitos con eficiencia la impunidad aparece y con ello se favorece al desarrollo de la delincuencia.

La tercera etapa de seguridad pública, lo constituye la ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA o sea, hoy el Sistema penal norteamericano, llamado “Juicios Orales” introducido por el desgobierno de Felipe Calderón … el desastre… (lo analizaremos en la próxima semana). ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ