El mundo necesita mecanismos de gobierno para garantizar el derecho universal a la salud

El mundo necesita mecanismos de gobierno para garantizar el derecho universal a la salud

Los pueblos del mundo estamos siendo testigos de uno de los rasgos más inhumanos del dogma neoliberal que domina gran parte del mundo actual. A pesar de que la asamblea general de la ONU votó un acuerdo, a propuesta de México, para que la distribución de vacunas entre los países fuera equitativa, la desigualdad existente respecto de los países ricos y aquellos en vías de desarrollo o pobres está determinando el acceso a las vacunas que combaten este virus, es decir, se está imponiendo la lógica del mercado; se está imponiendo la competencia por los mercados y no la cooperación entre las naciones. De poco ha servido que el pasado 25 de diciembre de 2020 el Papa Francisco haya exhortado a superar los “nacionalismos cerrados” e ir más allá de la “lógica del mercado” para lograr que se tenga un acceso universal a las vacunas contra el Covid-19 que privilegie sobre todo a los “más vulnerables”. “Que todos tengan garantizado el acceso a las vacunas y a los tratamientos. Ante un desafío que no conoce fronteras, no se pueden erigir barreras. Estamos todos en la misma barca”.

A pesar de que los países ricos solo representan el 14% de la población mundial, poseen ya más de la mitad de las vacunas con autorizaciones sanitarias. Frente a esta situación, los países en desarrollo se están quedando atrás en la carrera global para poner fin a la pandemia de coronavirus. La People’s Vaccine Alliance aseguro que en los 67 países más pobres, sólo una de cada 10 personas puede esperar recibir una vacuna para fines de 2021. Amnistía Internacional y Global Justice Now denunciaron que “A menos que algo cambie drásticamente, miles de millones de personas en todo el mundo no recibirán una vacuna segura y eficaz contra el Covid-19 en los próximos años”.

Frente a esta alarmante situación y ante el hecho de que al parecer no hay poder humano que la enfrente y la resuelva, se impone la movilización de los pueblos para lograr que a nadie se le impida recibir una vacuna que le salve la vida, debido al país en el que vive o la cantidad de dinero en su bolsillo. Debemos tener presente que esta injusticia no es nueva; la brecha de la hepatitis B es un claro ejemplo de lo que los especialistas llaman “brecha de inmunización”. La vacuna para prevenirla comenzó a estar disponible en los países ricos en 1982, pero para el año 2000 menos de 10% de los ciudadanos más pobres del mundo había tenido acceso a la misma.

No puede pedírsele a los laboratorios Pfizer, Merck y Astra Seneca entre otros, quienes según cifras de la OMS son responsables del 80% de las ventas de estos productos en el mundo, que actúen como organizaciones de bien público, solicitarle eso, sería desconocer sus intereses y lógicas de funcionamiento. Debemos demandar acuerdos y cambios legales para que sean los organismos multilaterales, como la OMS, y los estados nacionales, quienes operen mecanismos de gobernabilidad mundial eficaces para garantizar el derecho universal a la salud produciendo las vacunas y los medicamentos necesarios y suficientes. Tenemos que lograr que los conocimientos para elaborar vacunas y medicamentos sean declarados patrimonio de la humanidad y que todas las regiones del mundo tengan acceso oportuno a los mismos. Sólo así, podrá revertirse esta lógica desenfrenada por el acceso desigual a las vacunas. Una lógica que va en contra de la propia especie humana. Debemos tener presente que, de acuerdo con estudios de la economía del comportamiento “la cooperación sólo será eficaz si todos cooperan; en el momento en que hay uno que no lo hace, este se lleva buena parte del rendimiento colectivo a la vez que desestructura todo el andamiaje. Y el resto tiene que ponerse a remar para que no cunda el ejemplo”. Y que ante fenómenos como la pandemia “Nadie está a salvo hasta que todos están a salvo”. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ