Flor Silvestre

Flor Silvestre
Flor Silvestre (1930-2020) en la película Ánimas Trujano, dirigida por Ismael Rodríguez en 1961.

Editorial Gualdreño 458

 

 

Flor Silvestre falleció el pasado 25 de noviembre, la noticia llegó por la mañana y en Zacatecas nos conmovimos con la noticia; su muerte no fue ocasionada por el Covid-19, sino por causas relacionadas con la edad, apenas el 16 de agosto acababa de cumplir 90 años y su cuerpo estaba ya debilitado. Nació en Salamanca, Guanajuato en 1930, lugar en el que debutó como cantante de música ranchera cuando tenía alrededor de 15 años; para 1950 cantaba ya como una artista reconocida en la XEW, en donde conoció al zacatecano Antonio Aguilar: para entonces ella era la “Reina de la canción mexicana”, él era simplemente “Tony” Aguilar y solía cantar boleros, la música vernácula la adoptaría posteriormente. Decía doña Flor que el nombre de “Tony” se le hacía raro, no comprendía cómo a alguien como a él podían llamarle así; porque él eran ranchero, un hombre alto, corpulento, varonil, y esa imagen no correspondía con la manera en que insistían en nombrarlo.[i] Seguramente ella influyó para que de “Tony” pasara a ser conocido como Antonio, ahí inició su amistad.

En 1956 filmaron la que fuera su primera película juntos, La huella del chacal, dirigida por Juan Salvador; y el año siguiente, La rebelión de la sierra, un filme que marcaría también el comienzo de una de las relaciones más emblemáticas de la cultura popular mexicana de mediados del siglo XX, no solo por la afinidad que tenían, sino porque esa mancuerna sería también importantísima en el emprendimiento de un sinnúmero de proyectos encaminados a difundir la música ranchera, el orgullo charro.

Ambos amaban los caballos, la vida de campo, de provincia: amaban a Zacatecas. Quizá fue por eso por lo que su base, su centro de vida, eran estas tierras. En el Soyate, una comunidad cercana a Villanueva, vivieron hasta el final de sus días, ahí regresaban siempre después de las largas giras realizadas con su espectáculo de música y caballos adiestrados con el que recorrieron las comunidades más remotas del continente americano. Y a donde quiera que iban hablaban de Zacatecas. Pocos son los artistas que, como ellos, promovieron las virtudes de este Estado al que se referían constantemente y en el que fungieron además como figuras promotoras de nuestras tradiciones, así educaron a sus hijos y ahora son ellos quienes tienen la encomienda de seguir con su legado.

Su destino fue quererse, porque ¡ah, cómo se querían!, la suya era una pareja ejemplar. Tomados de la mano los veíamos siempre; frecuentemente venían a la ciudad y aquí eran tratados con mucho cariño. A Zacatecas, usualmente, todavía a principios de este siglo, llegaban a comer gorditas a la Avenida Hidalgo el día menos pensado; su sencillez era su principal característica, quizá eso hacía que la gente se alegrara tanto de verlos juntos. Y tal vez también por eso, la muerte de don Antonio y luego la de doña Flor, fueran tan lamentadas por los zacatecanos.

Cuando don Antonio, el Charro de México, falleció en 2007, doña Flor comenzó a despedirse también de alguna manera. No concebía la vida sin él. El día 26 de noviembre lo confirmó su hijo Pepe en el funeral, quien en su mensaje de despedida miró al féretro donde yacía su madre y le dijo: “Hasta que se te hizo estar con él… y el otro [refiriéndose a su padre] debe estar también dando de brincos porque ya llegaste”. Doña Flor Silvestre fue despedida ese día por su familia en el rancho del Soyate con música de banda y mariachi, “Que nos entierren juntos en la misma tumba, y de ser posible en el mismo cajón, que estemos frente a frente, para darnos besos y que eternamente, ya después de muertos, gozar nuestro amor”. En la misma tumba fue sepultada junto a su esposo. Ahí descansan los dos.

Con la partida de doña Flor Silvestre -Guillermina Jiménez Chabolla- termina una era y da comienzo otra en la que seguramente sus hijos y nietos seguirán promoviendo a Zacatecas y difundiendo la música mexicana y sus tradiciones. Nuestras condolencias para su familia. Buen camino a doña Flor.

 

[email protected]

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_458

 

[i] Ver video “Su destino fue querer”, en https://youtu.be/9zkM90oigdo

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ