El emplazamiento a huelga de la UAZ: escenario espinoso

El emplazamiento a huelga de la UAZ: escenario espinoso

La UAZ realizó su emplazamiento anual por incumplimientos de la Rectoría. Emplaza a una administración, y es probable que la tenga que responder otra. Una posibilidad es que en diciembre se realicen las elecciones para renovar la patronal de la institución, y si esto es así la nueva conducción institucional deberá estrenarse con el emplazamiento a huelga. Los incumplimientos vienen arrastrándose desde hace tres revisiones: si revisamos los convenios de acuerdo para conculcar la amenaza de huelga, podremos verificar que se estipulaba arrancar procesos de basificación que nunca se llevaron a cabo. Y así otros compromisos.

Sin embargo, ahora la UAZ está en una situación especial porque la posibilidad de carecer de recursos para pagar las quincenas, aguinaldos y primas de final de semestre es alta. Lo cual implicaría que al inicio del próximo semestre el estallamiento de la huelga sería inminente. Pero el Spauaz debe tener clara una cosa: sin un movimiento nacional sólido no habrá recursos extraordinarios para las universidades en crisis. Era importante que las universidades hubieran generado un movimiento para garantizar una bolsa para el rescate financiero de dichas instituciones ahora en la definición del Presupuesto de Egresos 2021, pero se les vio lentas y desarticuladas. Cada universidad está haciendo gestión por su lado. Y las peticiones no van más allá de cartas de Anuies y cosas por el estilo. Una certeza debe tener la comunidad de universitarios: con movimientos domésticos y desarticulados del contexto nacional ningún resultado tendrá. Las universidades estatales no están en alguna de las prioridades del Gobierno Federal, y por tanto, deben juntar tres componentes de su lucha: (1) unidad nacional de las universidades, (2) una forma de presión contundente, y (3) una propuesta de solución factible y legítima.

Pues bien, si así están las cosas, no podemos estar optimistas. En la UAZ, la propuesta de emplazamiento no la hicieron desde la Coordinadora de Delegados, sino que la tuvo que hacer el Comité Ejecutivo en solitario: ¿qué expectativas de organización y de voluntad de lucha existe? Esto es, el sindicato debe enfocar su batería de objetivos a una lucha nacional más que a reclamos domésticos. No porque no tenga qué decir en el ámbito local, sino porque las soluciones (el dinero) está allá. Las instituciones en su integridad deben formar un gran bloque con una propuesta ampliamente legitimada frente a la federación, de lo contrario, deben prepararse para la mutilación de derechos, como el caso de las primas de antigüedad y las relativas a jubilaciones dinámicas. Una ventana de oportunidad es la propuesta ya publicada de Ley de Educación Superior para el país, donde pueden introducirse criterios para los apoyos extraordinarios y manejos presupuestales especiales para las universidades, pero no vemos a la UAZ construyendo su propuesta de adición a dicha Ley. En suma, se observa que se necesita enorme creatividad, voluntad de lucha y unidad nacional de los interesados, y hasta el momento no vemos ninguna de las tres actuando. Veremos qué ocurre en las próximas semanas, desde la elección de la nueva rectoría hasta la ruta de la solución financiera de nuestra alma mater.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ