¿Por qué eliminar el Outsourcing?

¿Por qué eliminar el Outsourcing?

Después de 1976 el Capital empieza perder tasa de ganancia producto de un proceso continuo de fuerte tecnificación de la producción y la subida de los precios del petróleo debido a la guerra en el Medio Oriente; esto es, la elevada productividad causó una deflación o disminución de los precios. Y dado que la competencia empujaba la pelea por elevar la producción respecto al tiempo, era muy difícil pensar en elevar los precios para obtener ganancias. Así que el Capital hizo una estrategia para recuperar sus tasas de ganancia sin renunciar a la competitividad de mercado: la globalización.

La globalización fue una estrategia política para conseguir tres cosas al mismo tiempo: (1) nuevos mercados, (2) recursos naturales baratos, y (3) salarios bajos. Y como entendían a los recursos naturales y a los salarios dentro de sus costos de producción, entonces su bajo costo se convertía en mayores ganancias. Pues bien, la manera de abaratar los salarios fue con una estrategia doble: la liberalización comercial y la flexibilización laboral. La primera permitía fragmentar la producción y, con ello, se le quitó poder a los sindicatos, y una vez que estos dejaron de tener poder determinante, se condicionó a los gobiernos para cambiar sus legislaciones laborales y permitir la flexibilización, lo cual consiguió aniquilar el derecho a permanencia, seguridad social y salarios altos. Estas condiciones se lograron en la etapa del fordismo norteamericano. La libre movilidad del capital hizo que las empresas pudieran ir a los países donde la mano de obra costaba muy barata y las materias primas igual. Y como la cadena de valor de un producto estaba dividida en varios países (un pantalón podía elaborarse en 5 países), las naciones se debilitaron ante la amenaza de perder la inversión que llevaba algo de empleos. Así, la correlación de fuerzas estuvo del lado del Capital que pudo poner condiciones a los Estados.

De esta manera, el Capital ganó la guerra contra el salario y las condiciones del trabajo. Y la llamada flexibilidad laboral se concreta al permitir el Outsourcing o subcontratación. Esto empobreció a las capas populares de todos los países periféricos globalizados. Pero el capital puso en marcha las condiciones de las continuas crisis, porque eliminaban la fórmula exitosa con la cual EEUU salió de la crisis: los altos salarios les ayudaron a elevar el consumo y la inversión. Con los salarios tan bajos muchas empresas quebraron porque no tenían ventas y en las crisis los ahorros son superiores a la inversión. Así, el propio Capital genera el ciclo de crisis. Por ello, los sindicatos patronales al atacar la eliminación del outsourcing no sólo son ciegos y torpes, sino miserables: siguen en guerra contra el salario que tiene en el hambre a un altísimo porcentaje de mexicanos. El debate sobre el outsourcing pone de manifiesto la inevitable lucha de clases en la política actual: ojalá y el gobierno (a partir de esta medida) cambie su continuidad neoliberal por una clara prioridad por los interese de los trabajadores, y pueda mantener en la raya a los buitres empresariales que pretenden tener grandes ganancias a costa del hambre de los trabajadores. En suma, en este momento del ciclo de la crisis, al propio capitalismo le conviene que crezca el empleo con salarios dignos, y por tanto, eliminar el outsourcing.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ