Lentitud en la fiscalización (SFP) al 2021: la insistencia republicana

Lentitud en la fiscalización (SFP) al 2021: la insistencia republicana

La clase política, durante muchos años, se cerró sobre sí misma y generó una lógica de casta que no se oxigenaba con nuevos talentos que vinieran de zonas diversas de la sociedad. Así como México carece de movilidad social, donde ha sido casi imposible que las personas de los deciles de bajos ingresos puedan ascender (moverse verticalmente) a los deciles de medios o altos ingresos; así también padecemos de inmovilidad política: la clase política se nutre con mecanismos endogámicos. Incluso ocurre un fenómeno aún más cruento: los mirreyes de la política. Hijos de políticos encumbrados que fueron educados desde pequeños para gobernar, que se educaron en escuelas especializadas, acompañaron a los padres en labores de Estado y heredan el capital social de los progenitores. Así las cosas, la desigualdad es enorme. Su meta de salida está muy adelante respecto a los jóvenes que vienen del pueblo. La desigualdad en la distribución del poder es brutal.
Pues bien, como parte de estos mecanismos que no sólo son injustos, sino llegan a ser delictivos, está el uso de los aparatos del gobierno y la administración pública para asegurar los destinos políticos de las familias. Las ‘familias del poder’ son encabezadas por un padrino que designa puestos, encumbra o entierra aspiraciones y facilita candidaturas a cambio de lealtad. Ya no se besa el anillo, pero hay otros gestos que lo sustituyen. El PAN tuvo su familia, los priístas de Guadalupe tenían sus padrinos que designaban presidentes municipales, y ahora Morena tiene también su familia gobernante. Y como en el ‘Ancien Régime’ obtienen el mando por herencia. Sólo falta que se revivan los títulos nobiliarios. Como es natural, aquellos de espíritu republicano se portan irreverentes con las noblezas de gobierno. Y la paradoja no deja de ser sorprendente: heredan el poder de la mano del padrino, ¡pero a nombre del pueblo!

Sobre estos mecanismos se establecen formas delictivas (corruptas) en el manejo de los recursos públicos para hacerse de influencia y de dinero a fin de garantizar las sucesiones en el poder. El INE debe garantizar que este tipo de actos no se conviertan en plataformas de campaña. Es claro que un funcionario que comete actos de corrupción de forma directa o por interpósitas personas para hacerse de dinero que le ayude a su campaña, en cuanto sea gobernante seguirá con el mismo patrón de conducta. El Instituto es responsable de la equidad en las campañas y garantizar que los aspirantes a gobernar estén dentro de la ley. Pero antes que el propio INE, está la Secretaría de la Función Pública (SFP), que es la directamente responsable del manejo adecuado de los recursos públicos por parte de los servidores y funcionarios públicos. Creemos que tanto anuncio de investigación de casos evidenciados de corrupción, no corresponde con los dictámenes sobre los mismos. En concreto: la SFP se ha visto lenta. Si no actúa con prontitud empezará a generar desconfianza. Y en un gobierno que tiene como bandera la honestidad y la limpieza en la competencia, actuar en estos casos le es esencial para conservar la credibilidad o legitimidad. Insistimos: queremos una república con todas sus letras.

PD de la memoria:
¡2 de Octubre No se Olvida!

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ