Agoniza la educación a causa del Covid-19 y la corrupción

Agoniza la educación a causa del Covid-19 y la corrupción

Es realmente impresionante qué porquería
de sistema es el capitalismo, que no le puede
garantizar ni a su propia gente empleo, no le
puede garantizar salud, la educación adecuada;
que no puede impedir que la juventud se corrompa
con las drogas, con el juego, con los vicios de
todas clases.
Fidel Castro

Seis meses sin actividad educativa presencial –áulica-, el mismo tiempo con la presencia del Covid-19, más de 30 años con un sistema educativo que, lejos de servir a la población, se han servido de ella los capitalistas; han desarticulado al sistema educativo y han tratado a toda costa de ampliar la mafia para apoderarse del destino de la sociedad vía educación. De siempre, han sacado provecho de la desgracia humana, generando alternativas para que se fortalezcan los capitalistas neoliberales, hacen crecer su fortuna viendo al sistema educativo como un botín, las autoridades educativas y gubernamentales siguen cometiendo sinvergüenzadas con los recursos que destinan a la educación.

Otro agente que no es corrupto pero que de seis meses a la fecha ha sido pernicioso y hasta destructor con la sociedad, es el Covid-19, ha modificado sustancialmente la dinámica social y todo lo que ello conlleva; al de por sí deteriorado sistema educativo a medio año de haber suspendido de manera súbita las clases presenciales –áulicas-, no ha habido alternativa alguna que sustituya tanto a las sesiones presenciales como a los maestros; las decisiones que se han tomado a manera de alternativa, han sido insuficientes, incluso, insatisfactorias; no toman en cuenta ni la experiencia ni la opinión de los maestros que son quienes conocen a sus educandos y al contexto.

Lo cierto es que, de prolongarse más tiempo las clases en línea, se agravaría todavía más el retraso escolar, esto lo veríamos en tres indicadores: aprovechamiento escolar, deserción y, rezago educativo; sobre este tenor, el informe que proporciona la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), señala que el impacto negativo afectará mucho más a grupos vulnerables. Esta emergencia sanitaria hará más marcada la brecha educativa no tan solo en México sino en toda América Latina, ¿por qué la aseveración de que la educación agoniza?, de siempre se ha dicho que el Estado no ha asumido su papel de educador, dado que ha priorizado a la instrucción –enajenación y/o alienación-, la que irresponsablemente ve como sinónimo de educación.

Expertos internacionales advierten que si se prolonga por siete meses más la ausencia de alumnos de manera presencial en los centros educativos, la pérdida del aprendizaje será de un año completo de escolaridad (la Jornada, México. 29/07/20, p15), la propia Unesco lo reafirma, argumenta que la educación no presencial afectará de manera negativa los niveles de conocimiento particularmente en la educación básica. Aún antes de la pandemia, los alumnos latinoamericanos ya mostraban grandes deficiencias en cuanto a la adquisición de aprendizajes principalmente en el área de matemáticas y comprensión lectora, esto es una clara muestra de que a las autoridades gubernamentales y educativas no les interesa la educación de su pueblo, solo lo usan para enriquecer a los empresarios y a ellas mismas –vía los moches y el diezmo-.

¿Será que la llegada del Covid-19 es providencial y permitirá a futuro poner orden al actual desastre educativo?, lo cierto es que la pandemia evidenció debilidades que ya enfrentaba el sistema educativo mexicano; recurro a datos duros que proporcionan organismos internacionales; el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estima que miles de niños y adolescentes de familias en mayor pobreza, se verán obligados a desertar. El programa en mención informó antes de la crisis sanitaria que un 17% de la población en México, tenía rezago educativo, y más de la quinta parte de la población de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Michoacán y Guerrero mostraba dicho rezago –seguramente que las autoridades gubernamentales y educativas tienen otros datos-.

Las problemáticas educativas no tenderán a resolverse mientras predominen estos dos males: el Covid-19 y la corrupción. Antonio Guterres, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) informa que esta pandemia ha provocado la mayor paralización educativa de la historia y el cierre de escuelas de más de 160 países, lo que afecta aproximadamente a mil millones de estudiantes (La Jornada. México. 5/08/20). Esta información es alarmante, espero y el presidente de la república y el secretario de educación pública reflexionen muy bien sobre este tenor, la deserción escolar ha ido en aumento incluso en el nivel de educación inicial y preescolar; por supuesto que esto no solo obedece a la pandemia, sino también a las desigualdades educativas y sociales, mismas que se han enquistado.

La Unesco estima que en 180 países, 23.8 millones de alumnos entre kínder y universidad están en riesgo de abandonar sus estudios o de no tener acceso en próximos ciclos escolares debido al impacto económico de la pandemia (La Jornada. México, 5/08/20, p.10). Mientras en nuestro sistema educativo mexicano se siga manifestando la obsesión por apoderarse de este bien social –el de la educación-, es seguro que las futuras decisiones tendrán sesgos significativos, mismos que harán perder aún más, el rumbo de la educación. El desastre educativo se resarcirá en la medida en que vaya desapareciendo la corrupción y que se vele realmente por el bienestar social.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ