Día Internacional de la Mujer Indígena. Propuesta de Programa Especial para la Superación de los Retos que enfrentan las Mujeres Indígenas en México

Día Internacional de la Mujer Indígena. Propuesta de Programa Especial para la Superación de los Retos que enfrentan las Mujeres Indígenas en México

No hay sector de la población más vulnerable en México que una mujer indígena, más aún, si ella padece alguna discapacidad que no le permita desenvolverse adecuadamente en la sociedad; así lo concebía Gilberto Rincón Gallardo en su tiempo candidato a la Presidencia de la República por el Partido Democracia Social en el 2000. Lamentablemente la brecha de oportunidades es abismal entre una mujer mestiza y una indígena, no se diga en lo educativo, en lo laboral, en lo político y en todas aquellas actividades que ya de por sí han costado mucho esfuerzo a nuestras mujeres. En nuestro país y, de acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, las mujeres indígenas son quienes sufren más discriminación por su situación social, por su identidad étnica y su condición de género. En este contexto, la Encuesta Intercensal 2015, señala que la población indígena asciende a 12 millones 25 mil 947 personas, lo cual constituye el 10.1% de la población total y, de ellas, el 51.1% son mujeres, es decir, 6 millones 146 mil 479. La citada Comisión reconoce que a pesar de que hay presencia de la población indígena en todos los estados de la República Mexicana, más del 75% se concentra en ocho entidades principalmente: Oaxaca (14.4%), Chiapas (14.2%), Veracruz (9.2%), México (9.1%), Puebla (9.1%), Yucatán (8.8%), Guerrero (5.7%) e Hidalgo (5%). Entre las mujeres que hablan una lengua indígena se encuentran 3 millones 786 mil 673 mujeres y, en todo nuestro país tenemos 68 pueblos indígenas, muchos de los cuáles enfrentan desigualdad y carencia de oportunidades. Creo que las cifras antes descritas sobre la población indígena debieran motivar una mayor participación de organizaciones, instituciones y universidades para garantizar el ejercicio pleno de sus Derechos Humanos Fundamentales, especialmente a nuestras hermanas, cuya condición como ya se dijo, es mucho más grave en restricciones a sus prerrogativas, pues incluso, los mismos hombres indígenas las discriminan y en casos graves como en comunidades de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, son vendidas por sus usos y costumbres; lamentablemente, estos casos no se denuncian por lo que no existen cifras exactas de estos eventos ya que de igual forma, el precio varía dependiendo de la edad de la niña, si es virgen o si tiene hijos, lo anterior, de acuerdo con la página electrónica del infobae (https://www.infobae.com) donde también se especifica que las niñas y mujeres indígenas son sujetas a la práctica ancestral de la dote a partir de la cual, niñas y adolescentes se entregan en matrimonio a cambio de bienes como terrenos, animales, panes o cerveza. Estos escenarios y más, constituyen el amplio rosario de calamidades que enfrenta este importante sector de la población olvidado hasta por por las consignas de grupos que reclaman derechos feministas. Así las cosas, propongo desde esta tribuna de opinión un Programa Especial para la Superación de los retos que enfrentan las Mujeres Indígenas en México, donde se especifique un diagnóstico efectivo por estado y las posibilidades de actuación desde el punto de vista educativo, de salud reproductiva, de generación de oportunidades económicas, de empleos, de posicionamiento en la política y espacios de decisión donde se involucren y formen parte de la cúspide del desarrollo y no del sótano en donde han sido históricamente confinadas. Llegó la hora de las mujeres indígenas, desde hace años se requieren investigaciones y estrategias gubernamentales de amplio calado para hacer posible que ya nunca más sean discriminadas o condenadas a cargar a sus hijos en las espaldas mientras piden una moneda, sembrando y cosechando productos legales o ilegales al estilo de la época feudal, caminando grandes distancias para conseguir agua; basta de tanta opresión contra ellas y no cerremos los ojos ante su realidad. Finalmente, el pasado lunes 5 de septiembre se conmemoró el Día Internacional de la Mujer Indígena, fecha que pasó desapercibida para muchos y que precisamente se instituyó para recordar a Bartolina Sisa, valerosa mujer que encabezó una sublevación indígena contra la corona española en el territorio de Bolivia y que fue asesinada precisamente ese día. Estoy convencido de que hemos perdido mucho de la creatividad, del valor, de la inteligencia, del trabajo que nuestras mujeres indígenas han podido aportar y que nunca han tenido el cauce por donde desembocar toda su magia que sin dudan, haría de México una patria más
grande.

*Docente-investigador de la Unidad
Académica de Derecho de la UAZ
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ