¿Morena organiza y moviliza a la sociedad a favor de la 4T?

¿Morena organiza y moviliza a la sociedad a favor de la 4T?

Salvo casos aislados de algunos militantes de Morena, la vinculación con la sociedad no es su fuerte, menos organizarla y movilizarla de modo sistemático como se requiere para apuntalar la 4T, desde abajo, desde los cimientos de la sociedad. Creen que basta que se impulse la 4T desde arriba en gobiernos, cámaras y puestos del partido. Morena desvinculada del pueblo, no conoce sus demandas y necesidades que son dinámicas y cambiantes en la pandemia, confían en que las movilizaciones de cada tres años sean suficientes, pese al nombre y origen del partido: Movimiento Regeneración Nacional y, peor aún, en que la 4T siendo un proyecto de cambios muy amplios e importantes que lo impulsa centralmente AMLO, no todo el gobierno, ni todo el Congreso, ni todos los de Morena, creen que sea suficiente.

Lo que representa que peligre la 4T de quedar solo en un buen deseo, no en una realización plena de trascendencia histórica. Veamos: “El Rescate de Pemex” al que ha llamado AMLO, sin la democratización e independencia del sindicato petrolero no es viable, sería a medias. La reforma laboral de 2019 puede quedar a medias, en el intento o peor: en la simulación, si no la hacen suya y la aplican los trabajadores y cuentan con un tribunal real la justicia laboral. Ninguna Ley camina sola, sin un tribunal auténtico y que erradique la corrupción. Estos son solo dos ejemplos, la 4T cuenta con muchos proyectos, tantos como los que necesita el pueblo y la nación para avanzar.

La mayoría de los militantes de Morena están ocupados en puestos de la misma organización; en gobiernos: federal, estatales y municipales o, bien, en las cámaras legislativas federales o estatales. Si duda muy ocupados. Pero no vinculados directa, sistemática y permanentemente con la sociedad, menos aún con los trabajadores, salvo excepciones. No se trata de que dejen sus compromisos ni de que los lleven a medias, sino de asumir su responsabilidad con el pueblo y Morena.

Si algún gobierno se vinculó, organizó, movilizó y luchó con el pueblo, los trabajadores, campesinos, maestros, cooperativistas, intelectuales y artistas fue el de lázaro Cárdenas de 1934-40, su gran obra estuvo precedida y acompañada siempre del vínculo permanente y grandes luchas sociales y políticas, antes, durante y después de las elecciones. La expropiación petrolera, la reforma agraria, la educación científica, la creación de CFE, etc., fueron también obras de grandes luchas del pueblo, no solo obras de proyectos.

Por su parte AMLO ha recorrido la nación de cabo a rabo, igual: antes, durante y después de las luchas electorales de Tabasco y las de 1988, 1994, 2006, 2012 y 2018, más las marchas de Tabasco al DF, el desafuero de 2005, por Pemex en 2008, por el gobierno del DF en 2000 y hoy mismo como presidente. Que no es el caso de Morena.

No se ha visto un manifiesto y un proyecto del partido para consolidar la 4T, parece que sus militantes confían en que se realice de arriba abajo, lo que resulta inviable y aun puede llevar al fracaso a la 4T, ya que tiene muchos enemigos: la oligarquía y sus corifeos de derecha, los medios (des)informativos y los aparatos ocultos de EUA . AMLO ha llamado a rescatar Pemex, el objetivo es fundamental, pero sin un sindicato independiente y democrático es inviable, carece de una fuerza organizada y permanente.

La reforma laboral de 2019 centra su atención en la libertad sindical, es un avance, pero no será viable si los trabajadores no la ejercen como titulares del derecho de libertad e independencia sindical, y no cuentan con tribunales de justicia laboral para obligar a que se cumpla. La ley sola no camina, tienen que ser los trabajadores organizados los que exijan que se cumpla, y la Junta Federal actual no obliga a que los patrones la cumplan, ya que sigue igual que antes.

La mayoría de los trabajadores desconocen sus derechos. El T-MEC, capítulo 23, artículo 23.10 de “Concientización Pública y Garantías Procesales”, llama a los gobiernos a promover la concientización de los trabajadores de sus derechos y a garantizar al libre acceso a los tribunales laborales para que esos derechos se cumplan. Pero no se hace. Ni Morena ni la izquierda lo exigen, menos lo organizan.

La gran falla de la estructura y el sistema del cambio en Brasil durante los gobiernos de Lula, estuvo en el PT, que no llamó a la sociedad a organizarse ni a todos los trabajadores, salvo a los de la CUT, la base del partido de Lula. Descuidando la participación de la mayoría del pueblo y de la clase trabajadora de Brasil. Ese descuido y debilidad del PT fue aprovechado por la derecha brasileña e internacional.

Dentro del gobierno, el Congreso de la Unión y Morena no hay unidad en lo fundamental, las corrientes y los grupos defienden más sus intereses de grupo o individuales, que los sociales y nacionales. Muchos coinciden más con los empresarios que con AMLO y la 4T, como el caso del outsourcing; más con los empresarios que con la justicia social en materia ambiental y agraria; más con los intereses patronales que con erradicar la corrupción de la Junta Federal.

Aún los tiempos son favorables para la 4T, no los desaprovechemos, que será la única garantía popular que asegure que el cambio democrático dure más de un sexenio. Consideremos los últimos 22 años de Latinoamérica, sus cambios, avances y retrocesos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ