Educación a distancia, ¡muy a distancia!

Educación a distancia, ¡muy a distancia!

Nadie educa a nadie, nadie se
educa a sí mismo, las personas
se educan entre sí con la mediación
del mundo.
Paulo Freire

En este año de la pandemia, en el sector educativo surge una emergencia de enormes magnitudes, esta emergencia ha puesto a maestros, alumnos y autoridades en situación crítica; no se estaba preparado para cambiar de una manera intempestiva el enfoque de una actividad educativa presencial a una meramente virtual. Esta pandemia tomó por sorpresa a la sociedad entera, al sector educativo lo puso en grandes dificultades para cerrar el ciclo escolar 2019-2020, los comentarios sobre este respecto, no se dejaron esperar, haré mención solo de dos de ellos:

Se puso en duda el aprovechamiento de los alumnos y la manera de evaluarlos, en algunas entidades federativas se tomó la determinación de no reprobar a ningún alumno que haya cursado este último ciclo. En otras, no se estuvo de acuerdo en ello, incluso una secretaria de educación aberrantemente externó en una conferencia de prensa que no era posible una aprobación masiva, pocos días después, se retractó.

De manera oficial se informó que al cierre del ciclo escolar 2019-2020 no se supo nada de más de 5 millones de alumnos de preescolar, primaria y secundaria, en consecuencia, se presume que los mismos o más de ellos, no se enteraron acerca del registro al ciclo escolar 2020-2021.

Ante esta situación, el país se encuentra en riesgo de empeorar el logro educativo, lo ha señalado en reiteradas ocasiones un organismo de posturas meramente neoliberales; la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), misma que colocó a México en su medición del año 2018, como uno de los países peor evaluados en el aprendizaje particularmente de matemáticas, ciencias y comprensión lectora. Dicho sea de paso, esto hace suponer que es el Estado el que “educa”, no así los maestros –este supuesto queda al análisis del lector-; es coyuntural el hecho de que se piense en la elaboración de un nuevo modelo educativo, mismo que, en efecto, el Estado sería el promotor pero quien lo debe construir es el colectivo de docentes, padres de familia y alumnos, principalmente.

La pandemia ha orillado a que se cambie de estrategia para “educar” a los estudiantes, para ello, en un primer momento, se implementó el programa “aprende en casa I”; en dicho programa, la alternativa era seguir manejando los contenidos que se diseñaron para trabajarlos de manera presencial y ahora se haría virtualmente, con el servicio de internet como única herramienta y, muy a pesar de que los docentes no estaban preparados para trabajar esta modalidad, tuvieron que hacerlo. La finalidad era la de promover en lo posible el acercamiento entre maestros y alumnos, sin embargo, o se ignoraba o no se consideró que el 20% de la población estudiantil no tiene acceso a la red de internet. Reitero, no se han generado alternativas de impacto que contrarresten la afectación, daño o desastre que ha ocasionado esta pandemia al sistema educativo; consecuencia de ello, se ha evidenciado la disminución del acceso al sistema educativo, provocando aún más, una profunda desigualdad. Al respecto, puntualizaré algunos aspectos que intervienen en esta problemática educativa:

De siempre, se ha vivido en México una discriminación estructural, a grado tal que, al menos 21 millones de niños son víctimas de la pobreza, esto se acentúa en la población indígena -8 de cada 10 la padecen-, hoy, con la pandemia se han acrecentado más estas cifras (Red por los Derechos de la Infancia en México).

Los niños que necesitan más de la educación –en todos los sentidos y dimensiones-, son los que están más privados de ella; esto lo vemos con el incremento de la deserción escolar a partir del nivel de secundaria, sin contar con el rezago, que de suyo, es muy elevado.

Poco más del 20% de los hogares no cuenta con computadora ni acceso a internet, de los educandos que sí cuentan con este servicio, el 16% no saben como usarlo. El problema se agrava puesto que, gran parte de las instalaciones educativas, no cuentan tampoco con el equipo tecnológico suficiente.

A la fecha, se calcula que 5 millones de niños y adolescentes se encuentran fuera del sistema educativo, ¡esto es injusto, inconcebible, reprobable y hasta reprochable! ¿Este es el gobierno que merece México?

Concluyo, a la fecha, las alternativas que se han tomado –Aprende en casa I y Aprende en casa II-, es muestra del rezago que se vive en el rubro educativo, este problema no es causa solamente de la pandemia, ha sido consecuencia de los altos índices de corrupción, misma que ha afectado enormemente a todos los sectores de la sociedad. El gobierno no ha sabido o no ha querido enfrentar este problema con absoluta responsabilidad, siguen con esas posturas autoritarias y centralistas, no hacen partícipes en las decisiones a los actores centrales del hecho educativo y, lo que es peor, seguirán fortaleciendo a un sistema que tanto lo han criticado –el neoliberal-, no saben bien a bien lo que es la educación y, perdón por ser reiterativo, no involucran a quienes sí saben de ello –los maestros-.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ