Issstezac: ¿qué clase de monstruo, madre mía?

Issstezac: ¿qué clase de monstruo, madre mía?

Después de insistir durante muchos años, se logró lo insólito: se ha realizado por fin una auditoría externa al Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado de Zacatecas (ISSSTEZAC), y ahora con la participación de un despacho contable que, a diferencia de ocasiones anteriores, no presenta conflicto de intereses. Para la realización de este proyecto trabajó durante mucho tiempo la disidencia magisterial primero, ahora el Movimiento de Bases para la Defensa del ISSSTEZAC y de manera muy importante puede señalarse la participación de la Diputada Local Alma Gloria Dávila.

La relevancia de los resultados de esa auditoría es mayúscula porque permite tener un diagnóstico muy bien fundamentado sobre la situación del Instituto y no “dar palos de ciego” a la hora de plantear alternativas para darle solvencia a corto, mediano y largo plazo. Dicho de otra forma, para resolver un problema, es básico saber con certeza en qué consiste. Y dicho de otra más: es urgente ya que quienes han participado en el desfalco en el que se encuentra el ISSSTEZAC, respondan por ello.

En cuanto a los resultados, cabe la expresión “no se puede tapar el sol con un dedo”. No podrá permanecer oculto que la administración de esta institución se ha dado siempre en la mayor de las ilegalidades, que el fondo de pensiones no ha recibido el 30% del total de cuotas y aportaciones como lo señala la ley, y que la parte empresarial se ha ido a la ruina por causa del clientelismo y oportunismo con los que se ha manejado la nómina de los trabajadores del Instituto. En pocas palabras, que las cuotas que, quincena tras quincena, nos descuentan a los trabajadores, se gastan en la mala, muy mala administración de esos recursos. Igual se puede afirmar de las aportaciones que la parte patronal realiza (cuando eso ocurre, pues la propia auditoría dará cuenta de que la aportación patronal no llega al Instituto en tiempo y forma, además de los casos en que las propias cuotas descontadas al trabajador, no se enteran al Instituto): se malgasta. Explicando todo lo anterior:

1. La operación del ISSSTEZAC ha estado siempre al margen de la legalidad: carece de convenios formales con los entes públicos aportantes, carece de una base de datos confiable que informe sobre los tabuladores de los salarios de los trabajadores cotizantes, no realiza las visitas de verificación a los entes públicos que la ley mandata para obtener certeza de la veracidad de las nóminas de los trabajadores de los entes públicos aportantes (la parte patronal) y por lo tanto no hay certidumbre de que las cuotas y aportaciones que recibe sean las correctas, es decir, que contemplen las altas, bajas, licencias y modificación de sueldos de los trabajadores cotizantes. Es decir, las cuotas y aportaciones que recibe el Instituto carecen de todo control, hasta de lo más básico: cuántos trabajadores deben cotizar y a cuánto deben ascender sus cuotas.

2. Son millones de pesos que por diversos conceptos se le adeudan al Instituto, pero sus administradores no hacen su trabajo de cobranza. ¿Sabía usted que en la enorme planta administrativa del Instituto existe un Departamento de Cobranza y a nosotros, quienes a fin de cuentas sostenemos a esa administración, nos cuesta bien caro?

3. Según lo previsto por la ley 2015, en su artículo 132, el 30% del total de las cuotas y aportaciones que recibe el Instituto deben integrarse al Fideicomiso Fondo de Pensiones. Sin embargo, eso no sucede porque antes de ingresar a ese fondo, los recursos se desvían a los gastos de funcionamiento o a otros gastos operativos o de administración o de… ¿cómo llamarles? (remito al lector o lectora a los siguientes puntos). NOTA: Según el estudio actuarial entregado en 2018, desde 2013 a la fecha, esos gastos no bajan de 500 millones de pesos.

4. Los gastos en servicios personales (nómina del Instituto) han llevado a la quiebra al área empresarial. ¿Puede usted imaginar que el sueldo de un auxiliar administrativo alcanza los 30 mil pesos mensuales?

5. La corrupción ha sido el modus operandi del ISSSTEZAC. Una casta de burócratas ha gozado de salarios más allá de lo marcado por los tabuladores de gobierno del estado y, por si fuera poco, se han otorgado a sí mismos y con el permiso de la Junta Directiva, todo tipo de bonos, estímulos y prestaciones que no están contempladas en la ley. Esta misma élite se ha dado el gusto de comer en restaurantes y hospedarse en hoteles bajo el auspicio de la tarjeta empresarial del Instituto, ya lo verá que sí.

6. Los sindicatos que “oficialmente” representan a los trabajadores han sido cómplices, partícipes y beneficiarios del saqueo y depredación que aqueja al ISSSTEZAC: por ley la Junta Directiva autoriza los sueldos y salarios cada año, además de que los mismísimos líderes sindicales han participado de millonarias prebendas traducidas en “apoyos para festejos”, “gratificaciones anuales”, “pago por conclusión de trabajos como consejero”, “estímulo por metas alcanzadas” “apoyos para asistencia a (supuestos) eventos sindicales”, entre otros conceptos.

Imaginemos entonces una tierra de nadie donde cada quién llega, toma como botín cuanto desea, lo comparte con sus cómplices y se va dejando nada… ESO ES EL ISSSTEZAC. La inevitable pregunta, ahora, es: ¿y ahora qué sigue? Enfermedades piden remedios.

*Integrante del Movimiento de Bases por la Defensa del ISSTEZAC.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ