México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto ¿La pandemia, la economía, la inseguridad? ¡No! Es la corrupción nuestro problema principal

México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto ¿La pandemia, la economía, la inseguridad? ¡No! Es la corrupción nuestro problema principal
Emilio “L” fue extraditado; es acusado de corrupción ■ foto: la jornada

Mientras experimentamos una existencia de terror frente al virus que azota el mundo entero, algunas noticias desvían nuestra atención – este es de alguna forma el propósito – a otros problemas que claro tienen que ver con el negro panorama que vivimos y que nos afectarán en nuestro futuro inmediato.

Las noticias tal y como las vemos desde la perspectiva de una ciudadanía expectante, tienen algo de positivo – tal vez mucho – pero también tienen elementos negativos que hay que repensar, porque por un lado un DELINCUENTE DE CUELLO BLANCO – sin lugar a dudas – quien tenía orden de aprehensión por parte de la INTERPOL, y que fue detenido en España donde se daba una vida de gran lujo, es extraditado después de acuerdos algo obscuros y bajo la mesa que en teoría habría realizado su señor padre con el gobierno de nuestro país, aceptando la extradición – siempre y cuando – pudiera recibir un trato de privilegio a cambio de entregar información que tiene sobre sus antiguos amigos, camaradas y compañeros de partido que realizaron estos actos de corrupción – comprobados por las instituciones a cargo – en donde tiene este señor el descaro de afirmar que es inocente y que fue obligado y presionado para realizar estas actividades delictivas que según su opinión lo liberan de cualquier culpa.

¿De verdad lo liberan de cualquier culpa?
La ciudadanía no ve con buenos ojos – que digamos – que este señor tocado con las culpas de una corrupción flagrante que se exacerbó exponencialmente en el gobierno de su gran amigo Enrique Peña Nieto llegue con esas ínfulas de influyentísimo y lejos de pisar la cárcel – como corresponde – fue llevado a un Hospital de lujo para tratar una enfermedad que según su decir paso desapercibida para las autoridades españolas – sí, como no – y las autoridades aún se creen que nos chupamos el dedo, lo mismo paso con Elba Esther Gordillo que paso tiempo de su condena en un hospital particular aludiendo que tenía aneurismas dentro del cráneo, que claro que nunca sangraron – en todo caso es algo que un porcentaje de la población tiene – y que además nunca fueron intervenidos quirúrgicamente, es decir todo el garlito de un problema de salud se utiliza por los influyentes para burlar la justicia. En el caso de Lozoya se habló de una hernia hiatal y un problema de esófago que también tiene un alto porcentaje de la población – la hernia hiatal – y que el aumento de la producción de ácido clorhídrico y el daño que este causa por la regurgitación al esófago es en gran medida provocado por un estado de tensión provocado a su vez por sus deudas de conciencia.

Pero vamos, el trato de privilegio que se le da a este delincuente – y que no se le da a quien roba un pan para alimentar a sus hijos – provoca en la ciudadanía preocupación, pero puede en teoría entenderlo como un mal menor ante la búsqueda de información que pueda hacer caer peses más gordos que este señor y que quisiéramos ver en la cárcel – dudo que eso pase algún día – como una muestra clara de que la impunidad tan importante que siempre ha existido en nuestros gobiernos está a punto de terminar con el primero y principal objetivo de que los políticos se la piensen para realizar sus actos delictivos y enriquecerse a costa del pueblo al que gobiernan.

Pero si algo tienen que entender las autoridades correspondientes es que actos; como el que este señor pueda irse tranquilamente a su domicilio a esperar su juicio, es al final de cuentas un acto que solamente refuerza la impunidad y al reforzarse esta, se refuerza consecuentemente la corrupción.

Lo único que pudiera justificar de alguna forma – si es que esto es posible – la decisión de una fiscalía que no es tan independiente del ejecutivo, sería que pudiera consolidarse una demanda con bases jurídicas viables para los jefes de Lozoya: Videgaray y, claro, Peña Nieto; y la posibilidad de que ellos tuvieran un proceso judicial por sus actos delictivos y de corrupción – que fueron muchos – y en el mejor de los casos tras un juicio bien sustentado pudieran pisar la cárcel como ha sucedido con ex-presidentes de otras naciones latinoamericanas como Perú.

Y claro, si con base en la información que aparentemente tiene video-grabada este señor, se puede poner en evidencia a legisladores que fueron “maiceados” con recursos para lograr su apoyo a las reformas del inicio de sexenio de Peña Nieto, que mejor; y si la sociedad pudiera ver esos videos como los que vimos – tendenciosamente impulsados desde el poder – de Bejarano y otros – que mejor; para que veamos la calaña de legisladores de partidos corruptos como el mismo PRI, el PAN, el prácticamente extinto PRD y otros como el Verde – los de MORENA no son muy diferentes que digamos – porque los vemos saltar como asquerosos chapulines de un puesto a otro incrementando exponencialmente sus fortunas sin que nadie les toque un solo pelo.

Esto ha pasado aquí también en nuestro terruño de un cielo cruel y una tierra colorada, todos supimos y escuchamos las conversaciones telefónicas en donde la gobernadora Amalia García otorgo bonos de 200 mil pesos a los diputados de la Legislatura de entonces – que aún siguen vigentes en otros puestos – por su voto para la aprobación de la cuenta pública, y ha sucedido una y otra vez sin que nadie haga algo desde el punto de vista penal, y actos de corrupción como son las herramientas legislativas que disfrutaban para gozo propio – que no de los demás – o los gastos exorbitantes que cobran en cosas como gasolina donde facturan mensualmente cifras imposibles de entender de hasta 200 mil pesos.

Y con todo y esto sale un señor que se presenta como coordinador del comité estatal en contra de la corrupción a querer vendernos la idea de que han hecho mucho por que las denuncias han bajado un 50%, ¡que descaro! y este tipo de cosas es algo que la sociedad no debe ya tolerar, esta organización se ha caracterizado por la falta total de eficacia, en otras palabras sirve para maldita la cosa, si las denuncias bajan es porque los denunciantes saben que no van a llegar a ningún lado, y aunque es posible que la corrupción en el gobierno de Alejandro Tello haya disminuido no es mérito de nadie porque la corrupción del gobierno anterior fue exorbitante y no hemos visto ningún proceso que ponga contra la pared ni a Miguel Alonso ni a sus chinches compinches.
Cobrar sin hacer nada es también un acto de corrupción.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ