Recursos y médicos se agotan: la tormenta a la que nos dirigimos

Recursos y médicos se agotan: la tormenta a la que nos dirigimos

La salud de los mexicanos ha estado abandonada por años, y ahora la pandemia lo ha hecho visible de manera violenta. La obligación del confinamiento ocurre por la baja capacidad del sistema de salud de gestionar el contagio: deben ocultar a la población dentro de sus casas. Si la población tuviera una situación de salud aceptable y los hospitales estuvieran debidamente equipados y con personal suficiente, sería innecesario el confinamiento. La economía lo ha resentido: así de caro nos ha salido el olvido de la salud.

Si la mortandad en México por el contacto con el virus es tan alta, se debe a la comorbilidad de la población. En cristiano significa que el 70 por ciento de la población está enferma. 7 de cada 10 mexicanos o tiene obesidad, o hipertensión, o diabetes u otras enfermedades que hacen de los cuerpos vulnerables. Repetimos: ‘el 70 por ciento de la población en México está enferma’. ¿Caemos en la cuenta lo que esto significa? ¡Que tenemos décadas sin desarrollo! Y las políticas sociales han sido una basura. Alguien podía pensar que es algo asociado a la pobreza, pero esto es medianamente cierto. En el norte del país, donde se concentra la producción del PIB nacional, se aglomera la obesidad. Es una sociedad enferma más allá de los procesos de ingreso. Es tal la situación, que la atención hospitalaria del total de las personas que padecen enfermedades crónicas es impagable.

Una política exitosa de salud implica que la mayoría de la población vive sana: es la base misma del bienestar. Para lo cual, se debe impactar en los hábitos de la población. Sin educación para la salud, no hay bienestar. Y medidas de incentivos e inhibiciones efectivos, como el caso de los impuestos especiales a los refrescos y la comida ‘chatarra’.

Sin embargo, la realidad se nos vino encima y se debe actuar en la emergencia. Este gobierno y los que siguen deben invertir en salud de manera importante, recordemos que ya antes de la pandemia había insuficiencia de medicamentos y de médicos. Y en un par de meses se podía resolver el tema de los abusos con el presupuesto. Nada justifica que a la fecha esté faltando de todo. El símbolo es el cubrebocas de telita sintética de 2 pesos que les ofrecen a los médicos. Los reportes indican que la falta de médicos ha generado agotamiento en los que ya tienen 3 meses sin descanso y aunque a nivel nacional ya se registra una tendencia a la baja, Zacatecas está en su fase ascendente por lo que un escenario posible es escalofriante: sin posibilidades de regresar al confinamiento, con los médicos cansados, sin capacidades hospitalarias y en pleno ascenso de los contagios, con una población extremadamente vulnerable por comorbilidades. Si anexamos la situación de la pobreza extrema de miles de familias en pleno empoderamiento de grupos delictivos, significa que se está formando una tormenta perfecta. Los gobiernos Federal y estatal, que son los que tienen mayor capacidad presupuestal y de conocimientos, debería de estar ya operando medidas de alto impacto para mejorar la salud de la población por la vía más inmediata: Activación física y mejor alimentación, la lucha contra las refresqueras será otra etapa que debe de ser acompañada por la población.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ