Reconocimiento y retos de la cobertura en educación superior

Reconocimiento y retos de la cobertura en educación superior

Las universidades públicas estatales (UPES) tienen una función esencial en la preparación de los jóvenes en el territorio nacional. Existen 34 UPES en México, y de éstas, 9 están en graves problemas financieros. Y a dos años del nuevo gobierno su situación no se ha resuelto: acumulan un pasivo de 16 mil millones de pesos (con acumulados históricos), que en el caso de la BUAZ asciende alrededor de 2 mil millones, y representa el 130 por ciento del subsidio ordinario anual. Y si una deuda, para ser manejable, no debe rebasar el 56 por ciento del presupuesto de un año, significa que es una deuda impagable, a menos que se produzca algún programa especial de Gobierno Federal.

Si una de las grandes prioridades de la 4T es el rescate de los jóvenes, este debe de incluir el apoyo a las UPES. Ahí está gran parte de las soluciones a dicha prioridad. Ahorita sigue siendo la misma cobertura en educación superior de hace años, 3 de cada 10 jóvenes están dentro de las universidades, lo cual significa que 7 están excluidos. Aunque este indicador podría moverse con la apertura de las nuevas Universidades para el Bienestar (Una en Pinos). Si al Programa de Jóvenes Construyendo el Futuro al primer año le destinaron 40 mil millones de pesos, y luego lo bajaron a 27 mil millones, significa que con la diferencia (13 mil millones) se podría avanzar en la solución al déficit histórico de las universidades públicas estatales. Y con el saneamiento, se ponían las bases para iniciar otra época de la educación superior en México.

Para el caso de Zacatecas, la BUAZ de los años 90 a la fecha, prácticamente doblo su matrícula. Pero lo ha hecho en carreras poco pertinentes. El 30 por ciento es de Bachillerato, que en sentido estricto no es educación superior, y otro 30 por ciento (de educación superior) está concentrado en escuelas enormes, como son Derecho, Contabilidad y Psicología. En Derecho, por ejemplo, 7 de cada 10 egresados no trabaja en el ejercicio de su carrera, por tanto, la inversión pública en ese sentido no ha sido productiva. Las cuentas conservadoras dicen que al menos debe reorientarse el 20 por ciento de la matrícula. Pero las administraciones pasan y no hacen nada al respecto. Las clientelas políticas de esas escuelas siguen siendo fuertes porque se convierten en centros definidores de la elección de las autoridades. Esto es, el grupo político que controla la BUAZ tiene a las preparatorias y a estas escuelas grandes, y con ello controla las sucesiones rectorales. Las otras 30 Unidades Académicas se sujetan a los dictados de las cinco gigantes.

Es muy importante que gobierno federal apoye a las Universidades a sanear sus finanzas y doblar su matrícula, no hacerlo es una ceguera intolerable. Sin embargo, también debe hacerlo de forma condicionada: obligar a las UPES a mejorar la calidad de su matrícula, y por calidad, decimos la pertinencia de la misma. Por lo pronto, la UAZ es de las universidades que aceptan al 80 por ciento de sus aspirantes, y eso es de aplaudir. También esperamos que se decidan a mejorar la calidad de su matrícula: disminuyan donde es redundante y produzcan oferta innovadora.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ