La intrascendencia del medio ambiente

La intrascendencia del medio ambiente

El pasado 5 de junio tuvo lugar el Día Internacional del Medio Ambiente, el cual en el caso de México, no hubo nada que celebrar; al contrario, pues la Comisión Natural de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) que cumplió en esa fecha 20 años de su fundación, podría enfrentar una reducción del 75 por ciento de su presupuesto, principalmente en su gasto operativo, lo que dejaría a este organismo descentralizado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) con el presupuesto más bajo de su historia. En este sentido, es importante mencionar que los recortes en el sector del medio ambiente han sido recurrentes, por ejemplo, Sin Embargo refirió que de 2015 a 2019 el presupuesto de la Conanp se ha redujo un 39.8 por ciento, y únicamente en 2019 sufrió un recorte de 27.9 por ciento. Ante la dureza de la medida un grupo de exfuncionarios del Instituto Nacional de Ecología (INE), de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), de la Semarnat y de la misma Conanp, hicieron llegar una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), donde le solicitaron revertir el recorte y con esto dejar de mermar a las institucionales ambientales del país. Ante este llamado, el mandatorio acusó que en sexenios pasados este grupo de ambientalistas guardaron silencio al entregarse una gran extensión del territorio a la minería y en proyectos como el aeropuerto que se planeaba construir en el Lago de Texcoco. La interacción descrita anteriormente es la que ha prevalecido desde el inicio de la administración de López Obrador, que consiste en confrontar a todo aquel que no esté de acuerdo en la forma que se conduce el país, en este aspecto, las críticas constructivas o puntos de vista distintos al oficial no son bien recibidos y menos todavía los comparativos con gobiernos anteriores, aunque resulte inevitable hacerlos. Este es el caso de la protección al medio ambiente, pues el gobierno federal insiste en continuar con los recortes presupuestales de la misma forma que administraciones anteriores en un sector ya sumamente castigado.

La intención de disminuir los fondos a la Conanp tiene implicaciones muy severas para la conservación del medio ambiente, por ejemplo, en cuanto a la prevención de pandemias, el mantener el equilibrio ecológico y los ecosistemas en buenas condiciones, disminuye el riesgo de transmisión de virus y otros patógenos del medio silvestre al humano. En el caso de las Áreas Naturales Protegidas (ANP), se reducirá de forma importante su vigilancia pues el personal a cargo no tendrá lo básico para trabajar y recorrer las grandes distancias de las zonas que monitorean. Según el diario El País, en el caso de las playas de Oaxaca si no se revierte el recorte, las inspecciones serán limitadas durante el arribo de las tortugas marinas que nadan hasta las playas de esa entidad en los meses de marzo a julio para desovar, lo que podría incrementar el tráfico de sus huevos. La Conanp también tiene una relación estrecha a través de proyectos para ordenar las actividades de ejidos y comunidades indígenas que están dentro o cerca de las ANP, por ejemplo, al facilitar equipo para la elaboración de artesanías e invitar a los artesanos a ferias para vender sus productos. Asimismo, interviene en el desarrollo de las comunidades al incentivar la conservación de la riqueza biológica de las regiones, las cual es fundamental para sostener servicios ambientales. La situación no sería tan preocupante si Conanp tuviera acceso a otras fuentes de financiamiento, no obstante, la partida presupuestal que reciben del gobierno federal es la más importante. Según datos publicados en La Jornada (Maya), en 2012 se destinaban 73 pesos por hectárea, al final del sexenio pasado únicamente 17 pesos y actualmente en 2020 cerca de 10 pesos, con los que la Conanp tiene la obligación de realizar vigilancia, monitoreo, restauración, impulsar proyectos productivos, entre otros, en cada una de las más de 900 millones 800 mil hectáreas que conforman las ANP.

A la luz de los hechos, se pueden apreciar las consecuencias de escatimar en la protección del medio ambiente y de los recursos naturales del país, en este sentido, para alguien a quien le disgusta tanto ser comparado con sus predecesores, el sentar las bases para una implementación adecuada y transparente de la política ambiental, sería un mejor legado que proyectos como el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas.

Eso sí sería actuar diferente.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ