■ Nueva República Algo pasa en México

■ Nueva República Algo pasa en México

Es que la ideología tiene que ver directamente con el encubrimiento de la verdad de los hechos, con el uso del lenguaje para ofuscar u opacar la realidad al mismo tiempo que nos vuelve miopes.
Paulo Freire

Estados Unidos es inusual entre las democracias industriales en cuanto a la rigidez del sistema de control ideológico, adoctrinamiento, podríamos decir, ejercido a través de los medios masivos.
Noam Chomskly

Nuestra generación vio en desde 2006 hasta 2018 como crecía una tesis política que se oponía al manto dominante, fue en ese enorme periodo que poco a poco se corrió el velo de la ideología, como la entiende Zizek, y descubrimos que el discurso hegemónico capaz de desentenderse de guerras, pestes y crisis era en realidad la causa, los síntomas eran las crisis. No es que la libertad hubiera llegado al punto en el que fuéramos aptos para adquirir deuda y luego suicidarnos como sociedad, más bien, habíamos llegado al punto en donde la sobrevivencia era obligada mediante la deuda, tanto en naciones como en individuos, fue en ese contexto que una oposición nutrida de tesis económicas opuestas comenzó lentamente a ganar terreno, no era un terreno electoral ni de poderes fácticos, era el terreno de las ideas el que poco a poco se ocupaba.

Nada nuevo bajo el sol, dirían algunos, las políticas económicas de izquierda tienen siglos de tradición, desde el primer alemán que pensó en la plusvalía hasta el primer uruguayo que logró la legalización de la marihuana. Habrá razón en todo ello, pero el cuestionamiento general del sistema (a esas alturas sacrosanto) de libre mercado nunca había llegado a un punto tan resuelto por una franja tan amplia de ciudadanos de diversos estratos en nuestro país.

Un día como hoy 10 de junio, pero de 1971, al menos 120 voces que habían corrido el velo de la ideología neoliberal fueron silenciadas para siempre. La masacre sucedió sumándose a miles de terribles desapariciones de gente que por toda Latinoamérica denunciaba a ese sistema político que pretendía quitarnos todo. Desapariciones y masacres fueron el precio para mantener el ascenso del turbo capitalismo a la Friedman que aún hoy algunos “perfiles afines al libre mercado” defienden desde trincheras que para las oposiciones verdaderas resultarían irrisorias (léase BOA).

Aún en este clima de absoluta represión, el poder electoral de la derecha permanecía incólume, en el imaginario popular no existía una idea resuelta sobre políticas económicas o recortes sociales obligados por instancias supranacionales, lo de denunciar a los “fifís”, un grupo a lo sumo de 220 mil ciudadanos que controlan dos terceras partes del capital nacional era impensable. Lo de las masacres de estado, aunque terrible, no tocaba el corazón del imperio del capital que seguía su triunfal marcha del progreso sobre cadáveres en toda Latinoamérica.

La política de Friedman concluye aquí, después del desmembramiento de las políticas sociales en muchos países, después del derrumbe de los sistemas médicos universales, cada mes de pandemia habla de una contracción mundial cercana al 2%; en Estado Unidos ya se habla de un 5.9% y en la Zona Euro de un 7.9%; en México vamos por el 6.6%. Se prueba, por enésima ocasión que no era nada sensato entregarle todo el timón y sin reservas a la mano invisible del mercado. No es que los millennials, que votamos por primera vez en 2006, no viéramos las próximas tormentas, o los abundantes recortes al gasto público. Crear una oposición articulada que pudiera hacer algo contra el ominoso sistema clientelar electoral mexicano (ahora lo sabemos) era una tarea que en ese momento se mostraba imposible en el mediano plazo.

Hoy en México sucede algo que los manifestantes del 71 no hubieran imaginado: el sistema clientelar se ha desarticulado, las mafias manadas de la repartición institucional de capital ya no son un instrumento para ganar elecciones, al contrario, hay una franja muy molesta que tendrá que buscar nuevos modos de vida. El gasto social ha aumentado sin precedentes, México es probablemente uno de los países que está más cerca de instaurar un sistema de Renta universal básica. Los privilegios fiscales se están acabando a la par que el estado se robustece y ya suenan en empresas del mundo las siglas de la temida UIF.

Algo pasa en México, pues desde hace décadas el estudio de la política se ha abierto espacio en la mayoría de la población, desde hace décadas se preparaba, como pueblo, la llegada del debate real, cada vez se hace más patente la propuesta: izquierda o derecha, hoy tenemos el manifiesto de la derecha y lo podemos leer con completa calma, independientemente de su origen, sirvan a nuestra generación los documentos del BOA como registro de lo que hoy pasa en nuestro país: perfiles afines al libre mercado se unen en santa cruzada contra la alternativa que hemos construido durante décadas. Siendo claros los términos, habiendo corrido el velo de la ideología y teniendo los números sobre márgenes de ganancia e impuestos anteriormente condonados a aquellos que confirman el frente, los invito a debatir. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ