Inseguridad: consecuencia de la desigualdad y la corrupción

Inseguridad: consecuencia de la desigualdad y la corrupción

La inseguridad y la violencia que se ha padecido en los últimos días es el tema de todos los días en los cafés, noticieros, redes sociales, periódicos, en fin, en todos lados se habla de los hechos violentos más recientes que han ocurrido en el país o en el lugar donde vivimos. Toda la sociedad se siente expuesta a ser víctimas de la inseguridad; se vive con miedo de ser víctimas de algún delito en cualquier momento; todo ello ha generado que de manera legítima algunos le reclamen al nuevo Gobierno Federal de poner cartas en el asunto y de acabar con la violencia e inseguridad que azota a nuestro país desde hace ya algunos años. Si bien es cierto que México pareciera un país en guerra y que todos los días la inseguridad se apodera de la sociedad, no podemos pensar en que la violencia y la inseguridad son problemas que surgieron de manera espontánea y casi de la nada, son una problemática muy compleja, por lo tanto, tampoco podemos suponer que la violencia e inseguridad se terminarán con unas cuantas decisiones y acciones de un nuevo gobierno (en este caso el de AMLO).

La inseguridad es consecuencia de malas políticas sociales que generaron abismales diferencias sociales, pobreza y desempleo; es consecuencia de una mala estrategia en seguridad emprendida por Felipe Calderón que ocasionó un derramamiento de sangre innecesario en el país, y, sobre todo, es consecuencia de la corrupción, que hicieron que las instituciones encargadas de brindar seguridad y de impartir justicia, se corrompieran. Por lo tanto, es imposible pensar en terminar con la violencia y la inseguridad sin replantear primero las políticas sociales, sin cambiar de estrategia de seguridad y sin disminuir la corrupción.

Si se pretendiera terminar con la inseguridad y la violencia solo atacando a los malhechores y a los grupos delictivos (como el PRIAN lo haría) sería como atender el problema por “encimita”, sin atender de raíz la problemática.

No es falsa la situación de violencia que se vive y es legítimo que la sociedad pida respuestas al respecto, pero eso nos puede conducir a ser parte de una estrategia de manipulación por parte de la oposición. Ante el tema de la inseguridad, la sociedad está muy lastimada y por lo tanto vulnerable, es fácil de manipular su percepción, es fácil de que se le mal informe, es fácil de que se causé pánico al respecto; eso es lo que los políticos de oposición están haciendo, se entiende que es su estrategia. La sociedad debe comprender perfectamente que la principal estrategia de la oposición actualmente, es culpar al gobierno actual de la problemática que se causó años atrás en los gobiernos del PRI y del PAN; uno de esos problemas es la inseguridad.

La corrupción es el cáncer de nuestro país; así como el cáncer va enfermando las células, órganos y partes del cuerpo humano hasta que poco a poco se hace una metástasis total, la corrupción va lastimando poco a poco a cada sector de la sociedad, va debilitando a las distintas instituciones, va carcomiendo lentamente el tejido social, va penetrando hasta lo más profundo de la política y del sistema de impartición de justicia; la corrupción contagia a las mayorías hasta tener una sociedad descompuesta, insegura, violenta y sin valores. Todo por la ambición al dinero y al poder.

La corrupción por sí sola es un gran mal para nuestra sociedad, todos nos quejamos de ella, todos hemos sido testigos de ella; pero, la corrupción también es la madre de la mayoría de los problemas que aquejan a nuestro México, uno de esos problemas es la inseguridad, que se agrava y se imposibilita su erradicación por culpa de los corruptos, de esos políticos, policías y militares (con muchas honrosas excepciones) que formaban o forman parte de las nóminas de los grupos delictivos.

Los partidos de oposición se frotan las manos en espera de que la actual estrategia de seguridad sea un combate de frente a la delincuencia; quieren convencer a la sociedad de que los lamentables hechos de violencia que se han vivido los últimos meses, son culpa del cambio de gobierno; quieren hacer creer a las mexicanos y mexicanas que lo que se necesita es que el gobierno rete a los grupos delictivos. La oposición sabe por experiencia propia que una estrategia de seguridad como ellos la plantean genera más violencia y muerte de ciudadanos; saben por experiencia propia que ocurriría una crisis mayor; pero tal vez es lo que quieres, para ver si el electorado los voltea a ver de nuevo.

Para atender el problema de la violencia e inseguridad en México, es importante reducir la pobreza en el país, para que de esa manera la sociedad tenga suficientes opciones de ganarse la vida y dejen de engordarle las filas a la delincuencia a cambio de unos cuantos pesos; es importante también erradicar la corrupción para contar con autoridades e instituciones confiables, solo así se disminuirá considerablemente los índices delictivos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ