Entregan apoyos del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias

Entregan apoyos del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias
Aspecto de la ceremonia y entrega de becas ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ Fueron 92 los beneficiados y el monto global a repartir es de 7.8 mdp

 

En Albedrío, la novela que el escritor mexicano Daniel Sada publicara en 1989 se narran los días de una compañía de húngaros (gitanos) que viajan por el árido norte de México sobre un ajado camión que sirve como vivienda y guarida para los artilugios de su vida, entre ellos, un pequeño proyector de cine rústico que lanza una vieja e incompleta película.

El universo narrativo de Sada pudiera parecer ahora lejano y demasiado ficcional, sin embargo en algunos rincones de ese suelo árido que el escritor narró aún sobreviven esos personajes que fascinaron al creador, los húngaros o gitanos, y la colonia Vista Hermosa, en el municipio de Río Grande, Zacatecas, es uno de esos lugares.

Con la idea de encontrar un registro de su llegada y preservar la identidad, costumbres y tradiciones, pero también entender cómo se hilan los estilos de vida de los húngaros con la de los habitantes de Río Grande, un colectivo conformado solamente por mujeres de la colonia Vista Hermosa ha sido beneficiado con el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC) en su edición 2019, por el proyecto “Comunidad invisible: compilado de memorias entre gitanos y no gitanos en el municipio de Río Grande”.

Iris Juárez Galván, maestra en estudios culturales e integrante del colectivo, refiere que el proyecto surge de la necesidad de vincularse con dicha comunidad, porque siempre han estado presentes, se convive con ellos todos los días y además porque se busca desmitificar la imagen que se tiene del gitano, pues no son peligroso, no son rateros, pero sí son personas en situación de vulnerabilidad económica y social, con usos y costumbres muy particulares.

“Los niños no van a la escuela; la mayoría no sabe leer y escribir, y si lo saben es para fines muy prácticos, pero que conviviendo todos los día con ellos y en días extraordinarios como en bodas, cumpleaños, reliquias -porque son profundamente religiosos, pero no católicos- hacen bailes y actividades a los que invitan a gente de su confianza” detalla la investigadora, quien añade que se tiene que entender eso para una convivencia sana, que no tiene porqué ser peyorativa sino entender que a pesar de sus diferencias, se convive en un mismo espacio.

Esta reflexión llevó al colectivo a preguntarse también por el registro de estos gitanos, pues no existe, al menos en Río Grande, documento que hable de su llegada, pues ni siquiera ellos, los húngaros, lo tienen claro, porque hasta su lugar de origen es confuso y entre los de una región con otra hay variantes dialécticas poco estudiadas, por lo que el proyecto también pretende ser una invitación para que profesionales de la lingüística vaya y estudie la variante que está “muy transformada y rica”.

Este proyecto es apenas uno de los 92 beneficiados de este 2019, pues en un acto sin precedentes, a decir de Alfonso Vázquez Sosa, titular del Instituto Zacatecano de Cultura, el programa registró un incremento de 96 por ciento con respecto a 2018, cuando se destinaron 4 millones de pesos ascendiendo a este año a 7 millones 800 mil pesos, por lo que para esta edición pudo aumentarse el número de los beneficiados de 88 a 92.

Este aumento presupuestal para los apoyos del PACMyC, que lleva entregándose de manera ininterrumpida en Zacatecas desde hace 25 años, muestra a decir de Vázquez Sosa, que es prioritario para la Secretaría de Cultura atender a las comunidades que cuentan con prácticas, tradiciones y patrimonio que es importante preservar, rescatar y difundir y sobre todo de aquellas más marginadas que hicieron que la convocatoria se reorientara.

Ante la presencia de José Enrique Pérez Franco, director de Desarrollo Regional y Municipal de la Dirección General de Culturas Populares, de la Secretaría de Cultura, Ulises Mejía Haro, presidente municipal de Zacatecas y Susana Palacios, jefa de la Unidad de Culturas Populares del IZC, se hizo entrega del recurso, de manera simbólica a 11 beneficiarios de los proyectos seleccionados, destacando los trabajos de “Elaboración de sillas para montar bordadas de pita de maguey” de Cristian Cabral Román; “Tradicionales nieves de garrafa” de María Aragón; “Tastoanes, tradición que perdura” de Juana Reyes y “Atlas florístico de plantas usadas para la étnica Wixárica” de Ana Martínez.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ